Ahumador

Herramientas apícolas y Complementos

Para trabajar cómodo, más y mejor

Aunque podría decirse que con las herramientas apícolas tendrías una estancia bastante tranquila en los dominios del colmenar, seguramente sentirás que te falta algo, y te aburrirás bastante sin hacer nada, únicamente mirando el afanoso trabajo de las laboriosas abejas.
herramientas apicolas
Diversas herramientas apicolas

 

Pero para que no te sientas tan aburrido como un jubilado en el parque, te voy a dar otra serie de materiales, los complementos,  igualmente necesarios en las labores apícolas y que deberás tener siempre a mano, pues estás entre animales irracionales y nunca sabrás que ocurrirá un segundo después y a qué herramienta deberás echar mano.

Ahumador

En primer lugar, y pieza inherente e imprescindible al trabajo apícola, tenemos el ahumador, otra de las herramientas apícolas fundamentales y complemento indispensable para deambular entre las colmenas. Sin portar tu ahumador, te puedes llegar a sentir como un cowboy sin su revolver.
Usando éste, con comedimiento y sin abusar, lograremos mantener el enjambre ocupado en “apagar el incendio”.
Cuando con el fuelle del ahumador impulsamos el humo hacia la piquera de la colmena, lugar de acceso de las abejas, las reacción de las guardianas ante esta niebla caliente es colocarse de espaldas a la entrada y comenzar a batir sus alas para expulsar el humo para impedir que entre en el nido.
Esos momentos hasta que la colmena retoma su normal actividad nos permitirá aprovechar a realizar algunas de las tareas que debemos de hacer.

Rasqueta

Otra de las herramientas apícolas y complemento a tener en cuenta, pues su utilización siempre facilita el trabajo, es la rasqueta, una de las herramientas apícolas con forma de espátula que nos ayudará a separar las piezas de la colmena que estén pegadas por los propóleos.
En otras ocasiones también puede ser una ayuda para realizar otras funciones impropias de esta herramienta apícola. Un día nos puede servir de destornillador o ser un gadget que nos sacará del apuro y usaremos para cualquier función que imaginemos. En el apiario nunca se sabe qué necesitarás durante la jornada.

Pinzas Levanta cuadros

Esta práctica herramienta apícola, la pinza levanta cuadros, nos permite prender los cuadros a cierta distancia desde los marcos de madera y manipularlos sin tocar la cera ni molestar a las abejas. Con la espátula se pueden despegar los cuadros.

Cepillo de Desabejar

 

Cepillo
Cepillo

 

Otra herramienta apícola fundamental, el cepillo apícola, será otro complemento para usar en las ocasiones que necesitamos extraer los cuadros de la colmena y retirar las abejas para hacer cualquier revisión.
Igualmente será necesario para hacer la recolección de la miel.
Lógicamente se utiliza para retirar las abejas de los cuadros sin hacerlas ningún daño y con la mayor delicadeza.
Se recomienda que éste sea de madera y con cerdas naturales o sintéticas suaves.
Además de estos 3 utensilios que siempre deben acompañar al apicultor, existen otra serie de suplementos quizás menos importantes pues no son de uso diario, que igualmente deben de formar parte de la caja de herramientas apícolas.
Algunos de ellos son:
Escapes que se coloca entre la cámara de cría y el alza o alzas que queremos que abandonen las abejas.
Alimentadores, para colocar cuando hay escasez de alimento en el campo o cuando necesitamos hacer alguna alimentación especial por enfermedad o alguna campaña de cría.
Cuchillo desoperculador, utilizado cuando queremos centrifugar los cuadros llenos de miel y necesitamos retirar los opérculos de cera que cubren las celdillas para que se produzca el madurado de la miel.
Fijadores de cera,  que se usan para adherir las láminas de cera prefabricadas a los alambres del cuadro y evitar que se desprendan con las altas temperaturas que se alcanzan en el interior de la colmena.
Extractores, especie de tanque redondo en cuyo interior se introducen varios cuadros, 2, 3, 4, 6, 8, etc., y son sometidos a un movimiento centrifugo, como una lavadora, que consigue extraer la miel.
Estos extractores puede ser manual o estar provisto de un motor que facilita el trabajo.
Decantadores, un tanque en donde se coloca la miel después de ser extraída de los cuadros. En este depósito se consigue que las impurezas, abejas y otras partículas, después de unos días de reposo, suban a la superficie y facilitando su retirada.
Al igual que el extractor suele estar fabricado en acero inoxidable y su capacidad es desde unos 50-75-100-200 kilos, hasta varias toneladas.
Mesa Desoperculadora, fabricada en acero inoxidable, permite que la retirada de opérculos sea más sencilla y que el exceso de miel sea recuperado después de pasar a través de una tela en dónde quedan retenidos los tapones de cera.
Probablemente a muchos de vosotros conozcáis una apicultura más tradicional y artesanal, sin tantos aparatos que convierten una afición en una actividad demasiado artificial y mecanizada con el uso de tanto accesorio.
Es verdad, yo también lo pensaba y, no en vano, los primeros años como apicultor novel mi trabajos fueron totalmente artesanales.
Nada de extractores, mesa desoperculadora, decantador, etc., únicamente el buzo, la careta, las botas, los guantes, el ahumador, un cepillo antiguo que me regalo mi tío, con las cerdas ya curvadas por el uso.
También compré alguno más, como los alimentadores de diferentes tipos, el peine o el cuchillo para desopercular, la centrífuga, etc., etc.,…
Más tarde, cuando la afición fue convirtiéndose en una ocupación, me di cuenta de que el trabajo es más productivo y rinde más si utilizas y aprovechas aquellos inventos que nos puedan facilitar la vida.
El trabajo, más y mejor con comodidad.

 

¡Salud y Suerte!

Deja un comentario