La avispa asiática gigante 161020

La 2ª avispa asiática gigante que escapa

La nueva negligencia señala a científicos de Estados Unidos

 

Miembros del departamento de Agricultura del estado de Washington consiguieron ponerle un rastreador a un ejemplar, pero perdieron su pista

 

Más de 100.000 reinas de avispa asiática cazadas esta primavera: ¡sólo en Asturias!

 

avispa asiática gigante
La avispa asiática gigante (Vespa mandarinia) es la avispa más grande del mundo y puede medir 5cm.

 

Pandemia

En medio de la pandemia de Covid-19, otra amenaza preocupa a los científicos en Estados Unidos: la de la avispa asiática gigante (Vespa mandarinia).

 

Decapitación

La avispa asiática gigante, la avispa más grande del mundo, es capaz de eliminar una colmenas de abejas en cuestión de horas gracias a sus potentes mandíbulas con las que, al igual que hace con otros insectos, corta la cabeza a las abejas.

Invasora Asesina

 

Del mismo modo también puede acabar con la vida de los seres humanos con su potente veneno y su capacidad de morder varias veces en su presa, en este caso en la persona.

Por esta razón, es normal que los científicos estén tratando de frenar la proliferación de esa especie invasora antes que sea demasiado tarde.

Pero “cazar” a las avispas asiáticas gigantes no está resultando una tarea fácil. Los intentos por atrapar a un ejemplar y marcarlo para poder localizar su nido no acaban con éxito.

Hace solo unos días, científicos del Departamento de Agricultura del Estado de Washington (WSDA) consiguieron capturar en la localidad de Blaine una de estas avispas, que en inglés se conocen como “avispones asesinos” (Killer hornets), por su capacidad para diezmar las poblaciones de abejas.

Los científicos utilizaron hilo dental para conectar un dispositivo de rastreo al cuerpo de la avista, con el objetivo de poder conseguir datos de su localización. El problema es que la avispa se les acabó escapando.

El entomólogo Sven Spichiger explicó en una rueda de prensa citada por la CNN que la estratagema empezó funcionando “bastante bien”. Al colocar el dispositivo y soltar la avispa asiática gigante en un manzano, pudieron brevemente rastrear al insecto, pero al cabo de un tiempo perdieron la señal, después que la avispa se introdujese en una zona densamente poblada de vegetación.

A pesar de este relativo fracaso, los científicos son optimistas, puesto que aseguran que con estos datos han podido registrar una dirección inicial del vuelo y así, hablar con propietarios y testigos de esa zona del estado de Washington que dicen haber visto avispas asiáticas gigantes por allí, por lo que no desisten en sus investigaciones.                             

Sin embargo, esta no es la primera vez que el estado rastrea una avispa gigante vivo. El equipo lo hizo a principios de este año, pero el aparato rastreador se cayó del avispón debido a problemas al pegar el dispositivo.

Los expertos aseguran que actualmente hay al menos dos nidos de avispas asiáticas gigantes en el condado de Whatcom, en Washington, y podría existir también un tercero.

Su idea es encontrar un nido para poder aspirar las avispas asiáticas gigantes y usar un gas de dióxido de carbono para eliminar las que queden dentro. El WSDA alerta de que si la avispa asiática gigante se establece en el estado, tendrá un impacto negativo en el medio ambiente, la economía y la salud pública.

Desde el año pasado, se han encontrado en ese estado 18 avispas gigantes asiáticas confirmados, aunque han habido aún más avistamientos adicionales que seguramente reportarán a las autoridades la noticia de otros tantos nidos que, si no se adoptan las  medidas adecuadas, criarán otra nueva generación de avispas asiáticas gigantes que formarán una gran multitud, a modo de ejercito, que invadirá y colonizará toda américa, esta vez empezando por USA.

Este hecho recuerda, a modo de Déjá Vu, lo ocurrido en 1956 con las abejas reina africanas, introducidas en Brasil por Estevan Kerr en el año 1956.

 

 

Total Page Visits: 157 - Today Page Visits: 2

Salvando a las abejas protegemos la vida