Saltar al contenido

La justicia europea ordena desclasificar informes sobre la peligrosidad del glifosato

"El tribunal prima el derecho a conocer sus efectos sobre el interés comercial"

Secretismo y opacidad, es la única reacción ante la decisión de la justicia europea de ordenar desclasificar informes sobre la peligrosidad del glifosato. Con esta decisión el tribunal prima el derecho a conocer sus nocivos efectos sobre el interés comercial"

Secretismo y opacidad

El secretismo y la opacidad no tienen cabida cuando se trata de la salud y el medio ambiente. El Tribunal de Justicia de la UE ha dictaminado este jueves que los estudios sobre la posible toxicidad del glifosato han de ser públicos. La Corte de Luxemburgo rompe así el velo de oscuridad que rodeaba a los informes sobre el herbicida más usado del continente. Hasta ahora estaban vetados a la consulta por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

Difusión problemática

Cuatro eurodiputados ecologistas y un investigador habían solicitado sin éxito tener acceso a los papeles. El organismo alimentario les entregó parte de la información, pero rechazó proporcionar otros pasajes. Alegaron que su difusión podría provocar un perjuicio comercial y financiero a las empresas que lo venden. Entre ellas se encuentran multinacionales como Monsanto. Además, negó que hubiera un interés público superior que justificase la divulgación. Los solicitantes no se dieron por vencidos y acudieron al Tribunal General de la UE, que les ha dado la razón.
MÁS INFORMACIÓN La UE rebaja la                              categoría carcinógena que la OMS atribuye al glifosato y autoriza el glifosato por otros 5 años.

 

 

Plaguicidas cancerígenos

El glifosato, un producto químico utilizado en los plaguicidas, es legal, y fue declarado como no cancerígeno por la EFSA. Aun así la sospecha sigue acompañándole. En 2015, el grupo de investigación sobre cáncer de la Organización Mundial de la Salud alertó de sus probables efectos cancerígenos. Pero tanto la Comisión Europea como los Estados miembros se mostraron contrarios a prohibirlo. Sin unanimidad la Unión Europea extendió a finales de 2017 su licencia durante otros cinco años con el apoyo de 18 socios comunitarios, nueve votos en contra —entre ellos Francia— y una abstención.

Sentencia de la verdad

En su sentencia, los jueces anulan las resoluciones de la EFSA que impiden el acceso a los estudios. Lo justifican argumentando que el derecho del público a tener información sobre las consecuencias del glifosato. La protección del medio ambiente y la salud es más importante que el secreto de datos sensibles. "Una institución de la Unión, que tramita una solicitud de acceso a un documento, no puede justificar su negativa a divulgarlo basándose en la excepción relativa a la protección de los intereses comerciales de una persona física o jurídica", señala el fallo.
La autoridad alimentaria suele ser celosa en la protección de esa información, dado que puede contener claves sobre cómo elaborar el producto que pueden ser aprovechadas por los competidores. Por ello, trata de mantener un equilibrio entre el interés público y el secreto comercial para no ser objeto de demandas si desvelan determinadas informaciones. "Gracias a la publicación de todos los estudios, en el futuro científicos independientes podrán hacer doble control sobre la ciencia detrás de las evaluaciones de los plaguicidas", celebró el eurodiputado de Los Verdes Florent Marcellesi.

Agencia Alimentaria Europea

Fuentes de la agencia alimentaria europea indican que sus servicios legales estudian ahora cómo llevar a la práctica la sentencia del TJUE. Han valorado de manera positiva que los magistrados aporten claridad sobre cómo deben actuar. "La decisión de la Corte es importante porque nos orienta sobre cómo interpretar la legislación europea en el acceso a documentos públicos". Ha indicado la EFSA en un comunicado.

Apicultores afectados interponen denuncia ante PGR, Profepa, Sagarpa, Salud y Cofepris


Hubert Carrera Palí
Foto: Rodrigo Díaz Guzmán
La Jornada Maya

San Francisco de Campeche
Domingo 30 de septiembre, 2018

Los daños, todavía incalculables, que  para la actividad apícola en la península de Yucatán están ocasionando las fumigaciones aéreas que se realizan con agroquímicos y pesticidas, además del riesgo que conlleva para la salud de los campesinos mayas de toda esta región, se desprende de los resultados del foro El Impacto de los agroquímicos en la apicultura: retos y soluciones, que dieron a conocer manera conjunta investigadores del Colegio de la Frontera Sur (Ecosur).

Rémy Vandame, investigador del Ecosur, señaló que existen muchos impactos no visibles de la aplicación de insecticidas lo que puede afectar a su inmunidad, su capacidad para orientarse en el campo o su fertilidad. Los insecticidas, añadió el investigador, afectan también a las abejas nativas, como las meliponas. 

Estimaciones previas dadas a conocer por los investigadores y los afectados, revelaron que en diferentes comunidades de Campeche, Yucatán y Quintana Roo se han perdido un sin número de colmenas, pues en una comunidad de Quintana Roo se reporta la pérdida de 600 colmenas.

En la comunidad maya de Dzonot Carretero, municipio de Tizimín, Yucatán, se perdieron 26 colmenas, otras 40 resultaron afectadas por mortalidad continua, y 108 se encuentran con una mortandad de abejas del 50 por ciento, además de los posibles riesgos que estas fumigaciones representan para la salud de los habitantes de esos lugares. 

Ante tal situación los afectados ya interpusieron denuncia ante las Procuradurías General de la República (PGR), de Protección al Ambiente; las secretarías de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), de Salud, y la Comisión Federal para la Protección contra los Riesgos Sanitarios (Cofepris). 

Además de la muerte masiva de abejas, se informan importantes pérdidas de plantas melíferas como el box kaatsim, el wuaxim y la majahua, que se encontraban al inicio de floración. 

Aunque no presentaron datos concretos, advirtieron que las principales afectaciones en el estado de Campeche producto del uso de agroquímicos se reporta en las comunidades que se ubican en el corredor chenero, donde se produce la mayor parte de miel que va a parar al mercado.

Apicultores

Apicultores de Quintana Roo refirieron que durante los meses de agosto y septiembre se ha reportado una importante pérdida de colmenas de abejas Apis mellifera en las comunidades de Candelaria, San Felipe I, Nueva Reforma, Saczuquil y Kancabchén. 

El censo de mortalidad rebasa ya las 600 colmenas sumando todos los reportes en las comunidades. La problemática surge a partir de la aplicación del insecticida Fipronil en un cultivo de chile habanero, generando intoxicaciones de manera masiva y rápida. 

Según los apicultores, “las abejas mostraban signos de desorientación, lengua expuesta, dificultad para volar, y en algunos casos, colmenas con muerte de abejas adultas y de abejas jóvenes emergiendo”.

Dijeron que actualmente se realiza un análisis de laboratorio que oriente a los apicultores y contribuya a una toma de decisiones correcta en relación al establecimiento de un marco donde impere una mejor regulación y vigilancia de la aplicación de productos agroquímicos.

Remedios exterminadores de la biodiversidad.

Pesticidas como el glifosato causan pérdidas en apicultura

 

(Foto: Especial)

 

Remedios exterminadores de la biodiversidad. Muchos de los remedios que utilizamos para combatir las distintas enfermedades de las abejas o eliminar parásitos como la varroa, acaban con la biodiversidad. La utilización de neonicotinoides para combatir las plagas en diversos cultivos, es la principal causa de mortandad de las abejas en el Estado de Jalisco. Esto genera una pérdida en la producción de aproximadamente 15 por ciento anualmente. Confirmó un trabajo de investigación surgido en la Maestría en Ciencias de la Salud Ambiental de la Universidad de Guadalajara (UdeG)
En dicho estudio colaboraron el Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA), el Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) y el Centro Universitario del Sur (CUSUR). En coordinación con otras instancias, se tomaron muestras de miel de 30 municipios del Estado y tuvo como objetivo el análisis de la mortandad de la abejas. Un problema que se presenta en todo el mundo.

Neonicotinoides

Al reunirse con apicultores, el Rector del CUCBA, doctor Carlos Beas Zárate dijo que los primeros resultados dan cuenta de las principales afectaciones a ese sistema productivo. Ésta está asociada a un componente de los pesticidas denominado neonicotinoides, derivados de la nicotina.
“La toxicidad es sumamente aguda, afecta la comunicación, longevidad y la navegación de las abejas afectando la vida de la colmena. El estudio sobre este componente es pionero en el ámbito nacional y sirve como un indicador de la calidad ambiental en la entidad. Esto nos ha permitido establecer vínculos importantes con investigadores de otros centros universitarios. Por ejemplo con la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá y con el sector de los apicultores. Queremos ofrecer alternativas y apoyo para su trabajo”, indicó.
La estudiante de la maestría Gilda Ponce, dijo que su línea de investigación estaba enfocada al cambio climático. Al ver la pérdida de polinizadores a nivel mundial por el uso de insecticidas quisieron conocer qué pasaba en Jalisco. ya que no había estudios completos.

Muestreos

“Del 100 por ciento de los muestreos en 30 municipios, 30 por ciento tiene neonicotinoides. Los municipios más afectados son los del Sur y un poco en Atotonilco y en Mascota. En el Norte y, en Los Altos de Jalisco, no hay presencia de ellos, pero sí de otros plaguicidas”.
La coordinadora de la maestría, doctora Silvia Lizette Ramos de Robles, señaló que en el Estado se han presentado pérdidas sustanciales en el número de colmenas por muertes de abejas. Mientras en algunos países, principalmente de Europa están prohibidos, en México todavía se utilizan 7 de este tipo.
“Las dosis que encontramos en miel no afectan la salud humana, pero si a la abeja. Encontramos en ellas dosis letales y por eso la pérdida de estos insectos en Jalisco”, apuntó.
Desde hace 18 años José de Jesús González González se dedica a la apicultura en el municipio de Yahualica de González Gallo. Le preocupa la baja en la producción de miel, debido al fenómeno del colapso de la colmena. En los últimos años ha representado pérdidas hasta del 50 por ciento.
“Supuestamente es por los plaguicidas, con el fenómeno del abandono de colmena llegas a los apiarios y no encontramos abejas. Si tienes 100 colmenas 40 no tienen abejas, nos estamos informando, documentando y repoblando las colmenas, pero representa pérdidas. Antes producía de 3 a 5 toneladas por año y ahora entre 500 y 800 kilos. A esto hay que sumarle que también dependemos del clima, si hay sequía baja la floración”, precisó.