Profecía de Einstein

 

“Sin las abejas la vida en la tierra no duraría más de cuatro años”. Es una aseveración en la que coinciden científicos de todo el mundo, quienes basan su teoría en la importancia que tienen estos insectos para la naturaleza en su conjunto.

Pero esta frase tan manida es una variación de un eslogan de protesta que usaron apicultores belgas en una manifestación. Como os podéis imaginar se registraba todo cuanto decía y escribía Einstein, y jamás dijo algo así, que además es tan inconcreto e impreciso.

En la película The Happening (El Incidente/El fin de los tiempos), de M. Night Shyamalan, retomó una frase atribuida a Albert Einstein que dice “Si la abeja desapareciera del planeta, al hombre solo le quedarían 4 años de vida”. Esta cita resulta de lo más interesante y aterradora en momentos como los que estamos viviendo hoy en el mundo.

En la película dicen algo muy cierto… si uno quiere que se preste atención a algo, no hay nada mejor que ponerlo en boca de alguien reconocido y respetado.

Leer que si las abejas desaparecen, nosotros le seguiremos en 4 años, es sin duda aterrador, y si lo dijo Einstein, más todavía. Y si le agregamos, que las abejas están desapareciendo… la realidad es la mejor película de miedo.

Pero el asunto es que no hay ningún registro de que Einstein haya dicho tal frase. Investigadores especializados en citas de Einstein han buscado por todos lados, por sus libros, sus escritor, sus entrevistas, dichos, etc., y nada. Incluso realizaron una revisión en los medios gráficos (fotos) desde 1955, año en que él falleció.

El primer registro de esta frase aparece en 1994, en el contexto de una protesta de apicultores en Bélgica. La frase se distribuía en un panfleto de la unión de apicultores. Ellos decían que si los forzaban a salir del negocio, por culpa de precios bajos de la miel importada, entonces junto con ellos desaparecerían las abejas, y si ellas desaparecían, también lo haría el hombre. Las razones que daban es que el 85 por ciento de las plantas europeas dependen de las abejas para reproducirse. Será una reacción en cadena, decían. Y tenían razón.

Lo que era falso de su discurso era la atribución a Einstein de semejante dicho. Esa frase ha circulado por todos los medios del mundo desde hace años, y más desde que se hiciera evidente el colapso y la desaparición de las abejas de la miel.

Actividad ancestral

 

La actividad apícola se realiza desde la antigüedad, sin embargo los mayores avances se tienen a partir de la explotación industrial. Actualmente la apicultura enfrenta importantes retos — entre otros — la creciente mortalidad de las colmenas sin causas aparentes, el aumento de enfermedades y depredadores, el uso de químicos sintéticos en la agricultura, de transgénicos y el abandono del sector rural.

Innovaciones técnicas

Ahora bien, las innovaciones realizadas en las últimas décadas están basadas en perfeccionar o adaptar técnicas en zonas concretas, mejorar herramientas o hacer el trabajo de apicultor lo más rápido y llevadero posible. Pero hasta ahora no se ha alcanzado ninguna innovación que marque un antes y un después. Es decir, los materiales y los procesos son los mismos que en el siglo pasado.

Interés internacional

 

Afortunadamente, hoy en día, existe interés en el tema por parte de un organismo internacional, la Organización para la Investigación Industrial y Científica de la Mancomunidad de Australia. La Iniciativa Global para la Salud de las Abejas Mellíferas con microchips busca conocer las causas de su declive.

Experimentos con microchips

 

Del experimento saldrán volando las abejas con microchips. Para ello les serán colocados microsensores o microchips en el tórax de estas 10 mil abejas. En el proyecto participan expertos de México, Brasil, Nueva Zelanda y Reino Unido.
Explican que se trata de preparar abejas con microchips que pesan 5.4 miligramos, miden 2.5 milímetros y contienen una batería que genera su propia energía por la vibración. Entre los muchos datos que registra esta tecnología se encuentra la distancia recorrida desde que sale de la colmena, dieta, exposición a pesticidas, datos del clima y del hábitat.
En fin, la apicultura ha demostrado que puede transformarse en una herramienta idónea para el desarrollo territorial, fundamentalmente en la agricultura familiar sobre la base de modelos asociativos, actividad que requiere ser valorada por la importancia milenaria que la antecede y rescatada en beneficio de todos los habitantes del planeta.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.