Saltar al contenido

Entrenamiento para apicultor

050719

Introducción

El entrenamiento para  apicultor, como cualquier deporte u ocupación que se debe cultivar, es una práctica que consume mucho tiempo y un cierto capital. Por ello será necesario mucho entrenamiento para llegar a ser un buen apicultor y llegar a hacer de ésta una afición rentable. La mayoría de los apicultores perciben la apicultura como un trabajo serio. Y ésto a pesar de que esta pasión una vez fue declarada un simple pasatiempo. Actualmente se ha convertido en una actividad que mueve un mercado de alimentos de millones de dólares. La industria de la apicultura ha recorrido un largo camino. Se tratará de un simple pasatiempo, pero actualmente está en las mesas de todo el mundo.

Herencia Familiar

Muchos apicultores que no pertenecen a una familia con tradición apícola, tendrán que aprender de un apicultor experimentado, observar sus técnicas y seguir sus consejos. Éste se convertirá en su maestro. Probablemente tendrá años de experiencia y conocerá la biología y costumbres de las abejas.  Es posible que pueda visualice el futuro de una explotación apícola sólo con mirar el entorno.   Hasta es posible que vislumbre qué resultados obtendrá y si la temporada saldrá bien.

 

    Producto de la miel

Mucha gente desconoce que, aunque escatológico, la miel es el alimento de las abejas después de ser regurgitado. Las abejas no solo fabrican la miel, sino que también se alimentan de ella durante los meses de invierno. Estos meses, a causa de las condiciones climatológicas de esta fría estación, no hay flores en el  campo. La miel es una forma para que puedan mantener su alimento durante los meses fríos, una especie de conserva.

Por increíble que parezca, las abejas han logrado dominar el arte de la supervivencia durante los meses de invierno.

Los apicultores también deben ser conscientes de que deberán alimentar a sus enjambres en ciertas épocas del año en las que no hay producción de miel. Las abejas son más activas durante los meses cálidos. Será entonces, probablemente en invierno, cuando deberán alimentar a las abejas artificialmente. Existen jarabes y otro tipo de preparados alimenticios especiales para alimentar el enjambre. Muchos apicultores alternan la actividad apícola con la agricultura, otra manera de ganarse la vida cuando hace frío.

La apicultura, aunque puede parecer barato, es un pasatiempo costoso. La colmena, base principal de esta actividad, puedes fabricarla con una simple caja, de madera u otros materiales, dónde se colocarán algunos cuadros con cera. Esta estructura para empezar es suficiente y permitirá vivir a las abejas.

Pero lo realmente fundamental, y es ahí dónde está el coste, es que debes saber dónde colocar las cajas para que las abejas se sientan atraídas y quieran construir en ella sus panales. Es eso y no otra cosa, lo que requiere de mucho tiempo y un gran aprendizaje.

 

     Prácticas fundamentales

Tienes que entrenar para ser un buen apicultor y estar bien formado en el área de entomología. Debes conocer qué insectos son compatibles con las abejas. Algunos se alimentan de abejas, como las chaquetas amarillas, los avispones y las avispas, pero son principalmente los ácaros unos de las más importantes. Insectos molestos porque son tan pequeños que necesitas un microscopio para estudiarlos con detalle.

Las ciencias de la naturaleza juegan un papel muy importante en la adquisición de la experiencia de un apicultor. La mayoría de las personas no son conocedoras de esta ciencia y los elementos constituyentes de la misma que son importantes y necesarios. Es fundamental tener una idea de cómo manejar las abejas y qué hacer para mantener su hábitat saludable y evitar que las plagas amenacen o ataquen a las colmenas y maten a las abejas.

 

      Afición o Pasión

Hay muchos pasos involucrados en la educación y la capacitación adecuadas de un apicultor. Se requiere una persona comprometida, seria y dedicada a esta forma de vida. Una tradición que en algunas familias ha perdurado durante generaciones.

Entrenamiento para apicultor 050719 1

Colmenar Los Castaños en Ruijas-2008

Muchas personas aprenden a través de las generaciones de bisabuelos, abuelos y padres. En mi caso heredé esta apasionante afición de mi tío, cura del pueblo de Ruijas en Valderredible. Mi tío sí que era la aptitud y la actitud apícola personificada.

Empezó como una curiosidad, una tradición familiar y una forma de vida que atraía a los niños. Ni siquiera se trataba de ganar dinero, en realidad era solo una tarea más de su misión pastoral, pero a lo largo de los años progresó lentamente hacia una empresa que vendía su miel como un producto como los huevos, la carne u otros productos lácteos.

     Sigue siendo un mercado rentable.

Mirar la miel y contemplar esos tonos de ámbar acaramelados, indican que es una de las ambrosías más dulces y sabrosas del mundo.

 

 

Trasladar abejas
Del porta-enjambres a la colmena

Trasladar abejas a la colmena 030719

Desde el porta-enjambres

Al fin llegó ese momento tan esperado pero que tanta ansiedad te producía. Es el día en el que deberás empezar o acabar la jornada transfiriendo tus abejas al nuevo hogar. Una vez terminada esta operación el primer trabajo del apicultor  estará hecho.

1-Has elegido un sitio para tu colmena en el que no será derribado por un viento fuerte, ni será molestado por mascotas o humanos.

2-Has comprado todo el equipo correcto y, aunque estás nervioso por el estreno,  te sientes bien usándolo. Te pruebas tu equipo apícola y te resulta cómodo, además te sientes bien y confías en que estarás razonablemente protegido contra las picaduras de abejas.

3-Durante los fríos meses de invierno, encargaste el pedido de abejas y la empresa te notificó que las abejas fueron enviadas con éxito.

4-Esta mañana ha recibido una llamada de la oficina de correos, y un empleado, bastante nervioso, te ha pedido amablemente que vengas a recoger y retirar de su oficina el alborotado  paquete de insectos picadores.

    Daños y Bajas del combate

Recoges tus abejas y percibes que, aparte de unas cuantas muertas en el fondo del recipiente, deberás estar preparado para que algunas no sobrevivan al estresante viaje que se les ha pedido que soporten, las abejas se ven saludables. Ahora, todo lo que tiene que hacer es transferir las nuevas abejas del contenedor porta-enjambres hasta la colmena que ha sido acondicionada para ellas.

    Sus "armas"

Tenga a mano su ahumador, bien cargado de material que produzca humo abundante, blanco e inodoro y que no sea dañino para los seres vivos, cuando esté listo para transferir sus nuevas abejas del envase o contenedor de envío a la colmena. También, si cabe esto es más importante, asegúrese de estar vestido con su equipo de apicultura: Careta, buzo o traje de apicultor blanco o de colores claros, guantes, botas, etc.

Debes buscar una pequeña caja dentro del porta-enjambres que te llegó. Este pequeño contenedor acoge a tu nueva reina. La parte superior del porta-enjambres está cubierta con un corcho. Retire el corcho y verá una segunda tapa que está hecha de azúcar.

    En su trono

Cuelgue el contenedor de la reina en el interior de tu colmena. Debes colocarlo entre dos cuadros o marcos que estén en el centro de tu colmena recién preparada. Perfore la parte superior de la tapa de caramelo con un clavo. A las abejas obreras les será más fácil liberar a la reina si ya hay un pequeño agujero en la barrera de azúcar. Cuando use la cuña, tenga mucho cuidado de no apuñalar inadvertidamente a la reina. No podrás volver a comprar una reina de reemplazo después de los meses de invierno. Cuando las obreras hayan atravesado la barrera de azúcar, la reina podrá escapar a la colmena.

Una vez que tenga a la reina en la colmena, use su ahumador y coloque una bocanada de humo en el porta-enjambres de envío. Agite suavemente el contenedor de envío de las abejas, permitiendo que éstas salgan y caigan en la colmena. Cuando ya no pueda sacar más abejas del porta-enjambres, deberá acercarlo y colocarlo próximo a la colmena. Las que aún permanezcan allí encontrarán la forma de abandonarlo y entrar en la colmena. Asegúrese de insertar un comedero con un jarabe simple a base de azúcar en la colmena.

    Tranquilas trabajan mejor

Deja a tus nuevas abejas solas y tranquilas por una semana. Durante esta semana, las abejas se aclimatarán a su nuevo hogar. La reina empezará a poner huevos y las abejas comenzarán a hacer miel.

Es conveniente realizar la operación de transferir las abejas de su porta-enjambres de envío a la colmena, muy temprano al amanecer cuando apenas a salido el sol y aun hace fresco o al atardecer cuando se haya puesto el sol.

Enlace

3. Tareas de Verano 020419

El verano es la época en la que las abejas están más atareadas. Asimismo, será una época en la que el apicultor está más atareado. Debe aplicar en sus colmenas ciertos trabajos de verano que son indispensables si quiere obtener unos buenos resultados.

A)   Sopesado

     El examen de una colmena en verano parte, básicamente, de su peso. Se levanta desde atrás, se estima el sitio disponible y, en consecuencia, la posibilidad de una intervención. Este será uno de los trabajos de verano indispensables para conocer el estado de nuestros enjambres.
 
   En los grandes colmenares la inspección, por ejemplo, de una colmena de cada diez, incluyendo pesadas, de tipo medio y ligeras, completa el sopesado precisando el estado de las colonias. 
 
  El pesado exacto de una colmena da una idea mucho mejor. Además, apoya las observaciones que podamos hacer sobre la intensidad de la pecorea o sobre la situación en el tiempo en los periodos de la secreción de néctar.
 
  Si numerosas colonias aumentan de peso, las que se estancan o reducen su actividad. Deben ser inspeccionadas para descubrir la razón de su estado (enjambrazón, enfermedad o cambio de reina) y, eventualmente, ponerles remedio.
 

B)  Inspecciones

  Otro de los Trabajos de Verano esenciales serán las inspecciones. A partir de la colocación de la primera alza, la colmena no debe ser abierta o inspeccionada sino cuando se le vaya a colocar la segunda alza, a menos que del exterior se deduzca una enfermedad o accidente.
 
   La inspección más simple se limita a levantar la entretapa y, de un vistazo, estimar el estado del alza: desocupada, ocupada a medias o casi llena. Entre los estirados, los encerados, colocados en los mismos lugares (por ejemplo 2, 4, 7 y 9) en todas las alzas, darán cuenta de la capacidad para obrar y de la necesidad, más o menos creciente, de agregar una nueva alza.
 
  Para las colmenas trashumantes alejadas de 50 a 100 km. y más del domicilio, las inspecciones tendrán lugar quincenal o mensualmente. El intervalo entre dos vueltas varía en función de lo que los informes de los trashumantes de una misma región se comunican en sus casuales encuentros y de los datos meteorológicos.
 
   Se puede colocar, sobre cuatros hojas de periódico, un alza (encerados y estirados en primavera, encerados solamente a causa de la tiña de verano) que las abejas ocuparán y estirarán si -agradable sorpresa- se desencadena bruscamente una fuerte mielada.
 

C)   Prevención de la barba

    Trabajos de Verano como la prevención de la barba serán indispensables para evitar el debilitamiento de la colmena. Las colmenas que hacen barba (racimo delante de la entrada) van a enjambrar o les falta aire. Esta reacción de asfixia no debería producirse jamás. El remedio definitivo es mediante el aumento del tamaño de la piquera y de una forma provisional levantando el cuerpo. Deslizando un calzo (una piedra) entre el cuerpo y el basamento fijo.
 
   A pleno sol y orientadas al sur, las abejas no hacen la barba cuando la piquera ocupa todo el frente de la colmena a una altura de 1´5 a 2 cm.
 

D)   Supresión de colmenas defectuosas

 
  Las colonias improductivas sin motivo conocido y válido (enjambre tardío, enfermedad  accidente, etc.) deben ser suprimidas. Esto no implica que deban perder sus abejas, cuadros y provisiones.
 
   Se emplean dos métodos: la dispersión y la reunión.
 
  a)   La dispersión se aplica sobretodo en primavera. Consiste en sacar de la colmena defectuosa los cuadros de puesta y provisiones con los cuadros que lleven e introducirlos en las otras colmenas del apiario que resultan así reforzadas.
     La operación se hace sin luchas durante la mielada. En otros periodos, con las abejas menos dispuestas, es necesario aprovechar el centro de un buen día, no introducir sino un solo cuadro y ahumar copiosamente o rociar con jarabe la colmena receptora, así como el cuadro introducido.
      Es inútil, en la dispersión, buscar la reina mala, pues en la colmena en que resulte introducida desaparecerá.
  b)  La reunión se realiza ventajosamente en verano. Agrupa dos colonias: una débil que se da a la otra, fuerte, que la recibe.
 
    Durante la mielada, colocar la colonia a suprimir sobre la colonia fuerte ahumada un poco, dos hojas de periódico entre cuerpo y alza, facilitan la reunión. No dejar entrada propia a la colmena de arriba: su reina desaparecerá, sus abejas saldrán por la piquera de abajo.
 
   Fuera de las épocas de traída de néctar, la operación debe desaconsejarse. Si a pesar de todo se quiere reunir, deberá tomar algunas precauciones como ahumar fuertemente. Separar las poblaciones con tres o cuatro hojas de periódico. Después rociar con jarabe de azúcar las abejas y los cuadros o anestesiar las poblaciones con nitrato amónico.
 
  Las pecoreadoras de una colmena desplazada o suprimida no se pierden: penetran en las colonias vecinas en que son aceptadas.
 
  Resulta cómodo y ventajoso suprimir las colonias defectuosas o en exceso con motivo de la trashumancia. Para ello, una vez instalado, en su lugar de trabajo, por ejemplo, el espliego, un colmenar compuesto por buenas colmenas, se traerán las colonias a suprimir. Se instalarán sobre el techo o al lado de las colmenas en forma que las colmenas casi se toquen. Una hora después o bien tres-quince días más tarde se reúnen las dos colonias superponiéndolas por el método del periódico o, incluso, sin periódico u otras precauciones. Los fondos fijos hacen en este momento un buen servicio. No dejar entrada a la colonia superior. En la recolección, la miel reemplazará la puesta de esta colonia.
 

E)    Trasvase

 
    Estos Trabajos de Verano también son importantes. Reservamos el término trasvase al paso de las abejas, puesta e, incluso, provisiones de una colmena fija a una colmena de cuadros. Corrientemente son empleados dos métodos:
 

    Primer método:

 
     Retirar la colmena fija dejando en el sitio su soporte formando el fondo y, a menudo, la rampa de vuelo.
     _   Voltear la colmena fija hasta dirigir su base abierta hacia arriba.
   _   Sacar las abejas de la colmena fija ahumándola o por golpeteo (martilleando a la cadencia de un golpe por segundo) y hacerlas pasar a un caza-enjambres, corcho u otro recipiente provisional.
 
    Algunos apicultores desean saber si la reina ha pasado con las obreras al caza-enjambres o permanece en la colmena. Para ello, colocan el caza-enjambres o la colmena, su abertura basal hacia abajo, sobre un tejido negro. Diez o quince minutos más tarde, si la reina en periodo de puesta se encuentra entre las abejas, se trasvasa durante el periodo de actividad. Los huevos caerán sobre el tejido negro, en el que es fácil percibirlos.
    _   Desmontar la colmena fija y ajustar los panales a las dimensiones de los bastidores.
  _  Colocar los panales en los cuadros cuidando que las celdas queden en posición correcta; sujetarlas, rodeando bastidor y panal, con una liza o alambre.
    _   Introducir los cuadros en una colmena; pasar las abejas a ella; alimentar.
     
   Las lizas roídas por las abejas serán sacadas en pedazos. En cuanto a los alambres, convendrá retirarlos diez o quince días después del trasvase, cuando los panales ya estén soldados a los bastidores. 
 

    Segundo método:

 
   _   En un cuerpo de colmena colocar bastidores provisto de cera estampada o preferiblemente estirados.
    _   Sobre el cuerpo de colmena así preparado, colocar un separador de reina, después una entretapa provista de una abertura un poco menor que la base de la colmena fija.
    _   Sacar las abejas de la colmena fija (ver el primer método).
    _   Poner la colmena fija, conteniendo puesta y provisiones, como si se tratara de un alza, sobre la abertura de una entretapa; taponar con escayola, mastic o cualquier otro material apropiado, la piquera de la colmena fija, así como los intersticios que pudieran, en su base, permitir el paso de las abejas.
  _   Hacer penetrar las abejas en la colmena de cuadros por la tabla de vuelo: se establecerán en el cuerpo; las obreras subirán a la colmena fija; la reina, retenida en por el separador, queda en la colmena de cuadros.
    _    Después del nacimiento del pollo de la colmena fija, es decir veinticinco días después de la operación, se puede quitar esta colmena, la entretapa agujereado y el separador de reinas. Cerrar la colmena de cuadros. Sacar las abejas de la colmena fija; hacerlas pasar a la colmena de cuadros. Desmontar la colmena fija y recolectar la miel que contiene.

emigracion-jovenes

Apicultura evita emigración juventud

El programa del IFAI involucra a productores de toda la provincia. Muestra cómo la apicultura evita la emigración de la juventud. Ya hay más de 200 colmenares en plena producción.

El nuevo Programa de Apicultura Subtropical Sustentable, desarrollado por el Instituto de Fomento Agropecuario e Industrial (IFAI), concita el interés de los jóvenes. Éstos ven en la producción de miel una alternativa más para quedarse y vivir de lo producido en la chacra. De esta forma la apicultura evita la emigración de la juventud. El curso que se impartió se acompañó con la entrega de insumos y el seguimiento para el desarrollo de la actividad. Esta acción motiva a los hijos de los colonos a seguir con el trabajo en el campo, pero sumando nuevas alternativas.
El citado programa se desarrolla en El Soberbio, Fachinal, Cerro Corá, Profundidad y en las 2000 hectáreas de Puerto Iguazú. Estos lugares fueron seleccionados por su cercanía a las áreas protegidas lo que asegura un producto de una calidad inigualable por la vegetación existente. Y eso hace distintiva a la miel misionera en el mercado local, nacional e incluso internacional.

Emigración

En el paraje Yabotí, se constató que entre las mujeres y los jóvenes existe más interés por la apicultura. El seguimiento que está haciendo el IFAI les da más seguridad para apostar por la apicultura. Esta actividad económica evita la emigración de la juventud e invita a buscar en su producción otro ingreso para vivir del trabajo en la chacra.

Curso

Alfredo Ramírez, un joven apicultor que realizó el curso, tiene 15 años. Está cursando el 3 año de la secundaria y comparte su tiempo entre el estudio y las abejas. “Me gusta mucho lo que hago, quiero seguir con la apicultura. Hice un trabajo de investigación para que en la escuela conocieran lo básico del mundo de las abejas. Mis compañeros también se interesaron. Estoy decidido a seguir estudiando para quedarme en la chacra y ampliar mis conocimientos sobre la miel y sus beneficios”, afirmó durante la entrega de equipamiento para que trabajen con más comodidad.
Otro de los jóvenes del paraje Yabotí, Eugenio Javier Arndt, 19 años, comentó que “en el curso aprendió mucho". Mi familia sabía obtener miel de forma artesanal, pero esto nos amplió la posibilidad de trabajo porque ahora sabemos cómo conservar nuestras colmenas. Nos enseñan como tratar a las abejas. A detectar enfermedades que les afectan para lograr más producción. Estoy entusiasmado. Mis padres me ayudan para ampliar las colmenas. También quiero quedarme en la chacra y vivir de esto. Aplicando lo aprendido te das cuenta que el trabajo de las abejas es insustituible”.
Lucas Ariel Arndt , 17 años, vive con sus padres también en la chacra. Colabora con los cultivos habituales de hierba, tabaco, maíz, mandioca y otros. “Vi en la apicultura la posibilidad de quedarme aquí y obtener más ingresos. El curso me motivó y gustó mucho. Quiero dedicarme a esto porque sé que hay mucho futuro”, indicó.
Oportunamente la coordinadora del programa, Graciela Hedman, explicó que “estamos trabajando en la colonia Yabotí con buenos avances. Ahora entregamos los equipos protectores  y otros insumos para más comodidad de los apicultores. Estos son lugares de excelencia en Misiones que nos aseguran un producto único y que se destacará en el mercado por los árboles y la floración existente en la reserva”.
El Programa de Apicultura Subtropical Sustentable reúne a colonos que tienen sus chacras colindantes con áreas protegidas y los parques provinciales. “Además de capacitarlos, también se les entrega los insumos necesarios para la tarea y se les acompaña en la comercialización del producto según las exigencias del mercado.”, recordó la funcionaria del IFAI.