Superpoblación de reinas asesinas 201120

avispa asiatica

El nido contenía unos 500 avispones asesinos 

200 de ellos resultaron ser avispones hembra, reinas asesinas

 

Los países norteamericanos de Estados Unidos y Canadá se enfrentan a un enorme desafío en los últimos años.

Para intentar frenar la invasión de este insecto, el entomólogo Sven-Erik Spichiger, lidera el programa de seguimiento del avispón gigante asiático, también conocido como «avispón asesino» por la gravedad de su picadura, que puede llegar a causar hasta la muerte.

Spichiger y su equipo encontraron recientemente un nido cerca de la Columbia Británica que contenía, ni más ni menos, 500 de estas criaturas de aspecto amenazador; de las que casi 200 de ellas eran reinas asesinas. Es el peor nido detectado en los últimos meses.

 

Avispas asesinas
Fuente: Departamente de Agricultura del estado de Whasington

 

La letal picadura de las avispas ‘asesinas’

 

Los avispones asesinos son extremadamente peligrosos tanto para los humanos como para las abejas melíferas.

 

Los avispones gigantes asiáticos son una especie invasora en los Estados Unidos y Canadá. Miden cinco centímetros y son el avispón más grande del mundo.

Aunque los avispones son un riesgo para las abejas melíferas estadounidenses y canadienses, y los cultivos que éstas polinizan, no son tan mortales para los humanos como su apariencia hace suponer.

Al igual que ocurre con las avispas comunes, esta especie no suele atacar a las personas, sino que su picadura responde a una reacción defensiva. Aún así, en el momento en que se siente amenazada puede picar. Es fundamental, saber diferenciar la avispa común de las reinas asesinas asiáticas para evitar riesgos.

 

avispas reinas asesinas

 

La gran capacidad de reproducción de las avispas reinas asesinas dificulta su eliminación. Por ejemplo, se está probando con un sistema que echar un insecticida a algunas avispas que, después, cuando llegan al nido esparcen entre los restantes ejemplares.

En España, todos los años de detectan varios nidos de esta especie, siendo Galicia una de las zonas más afectadas.

Investigadores y autoridades del estado de Washington (noroeste de EE.UU.) se han mostrado preocupados ante la llegada, por primera vez al país, de la conocida como «avispa asesina»,  lo que genera inquietud por su peligrosidad e impacto sobre la fauna local.

El avispón asiático gigante es considerado una especie invasora por su potencial colonizador y por constituir una amenaza grave para las autóctonas, especialmente para las abejas melíferas, a las que ataca mortalmente en el caso de los adultos y devora a las larvas y ejemplares jóvenes.

La situación de las abejas es ya alarmante en EE.UU. y gran parte del mundo debido a la drástica reducción de sus poblaciones en los últimos años por la contaminación y el uso de insecticidas, por lo que la llegada de un depredador tan letal como el avispón asiático podría tener consecuencias devastadoras para la especie, cuya polinización resulta clave para el ecosistema.

avispas asesinas vespa madarinia
                                                                          Vespa madarinia

Las «avispas asesinas» (Vespa mandarinia) miden unos cinco centímetros, tienen grandes cabezas naranjas con enormes ojos y un abdomen rayado negro y amarillo.

 

Además de la amenaza que supone para las abejas locales, se calcula que el avispón asiático gigante es responsable de la muerte de hasta cincuenta personas cada año en Japón, de donde es originaria, ya que si un individuo recibe varias de sus tóxicas picadas, puede fallecer incluso sin tener alergia a estos insectos.

La «avispa asesina» fue detectada por primera vez en EE.UU. por el Departamento de Agricultura del estado de Washington en diciembre de 2019, aunque su ciclo vital empieza en abril, cuando las avispas reinas salen de su hibernación, por lo que se entiende que la mayoría de los avistamientos estén ocurriendo estos días.

El momento de mayor peligrosidad de esta especie llega a finales del verano y en otoño, cuando las avispas salen a la caza de abejas para almacenar proteínas que alimenten durante la época de frío a las futuras reinas que saldrán cuando empiece un nuevo ciclo en abril.

En cuanto a las personas, los expertos indican que, si bien no es normal que las avispas ataquen a humanos, en caso de que lo hagan, sus aguijones son tan largos y potentes que ni tan siquiera un traje de apicultor puede proteger de ellos.

 

 

Incendio en París 260519

incendio notre dame

Incendio en Notre Dame 260519

¿Dónde están las 150.000 abejas de Notre Dame?

    Apicultura Urbana

Dónde se fueron las 150.000 abejas que vivían en Notre Dame desde 2013, después de que la catedral de París quedara parcialmente calcinada? Eso mismo es lo que nos preguntamos todos los amantes de la naturaleza y la apicultura. Notre Dame acogía una colonia de abejas de la miel, formada por 3 colmenas con unos 50.000 individuos cada una. Formaba parte de un proyecto de recuperación de la apicultura urbana. Las colmenas se cree que se quemaron y desaparecieron a consecuencia de las altas temperatura y el agua de las mangueras de los bomberos.

Incendio en París-¿Dónde están las 150.000 abejas de Notre Dame?
incendioincendio en notre dame
Las colmenas de Notre Dame se habían salvado de las llamas. Se han salvado del desastre por muy pocos metros, pero las colmenas siguen en pie como las estructuras de piedra de la propia catedral (Beeopic).

   História de una Tragedia

Las dramáticas imágenes de fuego y humo en la catedral de Notre Dame han dado la vuelta al mundo en los últimos días. El incendio ha obligado a repasar uno por uno los detalles y secretos de uno de los edificios más emblemáticos de París.
Uno los aspectos poco conocidos es la existencia en los tejados de la catedral de una colonia de abejas. Instalada en 2013 como parte de un proyecto de recuperación de la apicultura urbana en la capital francesa.

    ¿Qué ha pasado con las tres colmenas de Notre Dame?

Todos vimos las imágenes de la tarde y noche del miércoles 15 de abril y nos temimos lo peor.
La calcinación total de esta pequeña colonia de abejas,  la muerte de las aproximadamente 150.000 abejas residentes en el tejado de Notre Dame fue, si no el peor, uno de los peores finales que se podían esperar.

    50.000 almas

En esta época del año, cada una de las tres colmenas instaladas en este emblemático lugar además podría tener unos 50.000 individuos aproximadamente.
incendio notre dame
  
Los responsables de la empresa de apicultura Beeopic, gestora y conservadora de las colmenas de Notre Dame, publicó el miércoles día 15 diversos mensajes en las redes sociales. En ellos se mostraba su preocupación por las abejas de la catedral. Agradecían los mensajes de apoyo y solidaridad recibidos inmediatamente después de producirse el incendio.

    Drones

Las dificultades de acceso a la zona afectada no permitieron tener noticias de las abejas catedralicias hasta la tarde del jueves 16. Uno de los drones utilizados por los cuerpos de bomberos y policías que actúan en la zona calcinada lo mostraron. Pasadas las 16 horas, las primeras imágenes de las diversas zonas de tejados de Notre Dame.  En ellas los responsables de Beeopic pudieron localizar claramente el lugar en el que habían instalado las colmenas.

    Proyecto Apicultura Urbana en París

Los tejados de Notre Dame ocupan una zona amplia de la catedral y sus edificios anexos. La primavera de 2013, Notre Dame se incorporó al proyecto de apoyo a la apicultura urbana de París.  Por lo tanto se decidió que el enclave más apropiado para instalar las colmenas era el tejado situado sobre la sacristía, cerca de la plaza Juan XXIII.
“En la ciudad (París), las temperaturas más cálidas, la diversidad de plantaciones, los métodos de cultivo sin fertilizantes y pesticidas, la proliferación de espacios verdes, las plantaciones en terrazas, los alféizares de las ventanas y los patios encantan a las abejas”, relata la página de Notre Dame.
Las imágenes cenitales de esta zona sur de la catedral mostraron la tarde del jueves que las colmenas de Notre Dame se habían salvado de las llamas. Se han salvado del desastre por muy pocos metros, pero las colmenas siguen en pie como las estructuras de piedra de la propia catedral. Así lo explicaban la noche del jueves 16 los responsables de Beeopic a través de redes sociales como Instagram y Facebook.

    Aún hay Esperanza…

Las noticias son en principio esperanzadoras. Pese a que es evidente que la integridad física de las cajas con las colmenas no significa que las colonias de abejas sigan vivas y en buen estado. Como indicaban desde Beeopic, la proximidad del fuego, el humo, las altas temperaturas y el agua lanzada por los bomberos pueden haber provocado daños (de momento incalculables) en la colonia melífera de Notre Dame.
    “Humo, calor, agua … veremos si nuestras valientes abejas todavía están con nosotros tan pronto como tengamos acceso a la zona”, informaban los responsables de las colmenas de Notre Dame.

    Recuperación de la biodiversidad urbana

    La página en internet de la catedral de Notre Dame explica con detalle el origen y significado de las instalación de colmenas de abejas en su tejado.
    “Notre Dame de Paris, que alberga la colmena, está completamente asociada con la preservación de la biodiversidad dinámica. Desea recordar la belleza de la Creación y la responsabilidad del hombre con respecto a ella”, indica esta página web oficial.
    Las colmenas de Notre Dame fueron instaladas de forma altruista por Nicolas Géant, apicultor y director de Beeopic, que tiene muchas otras colmenas en los techos de París.

Variedad abeja

    Las abejas de las colmena de Notre Dame son de la variedad Hermano Adam  (Adam o abeja Buckfast). Una raza conseguida hace aproximadamente un siglo por hibridación de variedades de abejas resistentes a enfermedades como la acariosis.

    París, ciudad del amor y de las abejas

    “En la ciudad (París), las temperaturas son más cálidas y la diversidad de plantaciones. Los métodos de cultivo sin fertilizantes y pesticidas, la proliferación de espacios verdes, las plantaciones en terrazas. Los alféizares de las ventanas y los patios encantan a las abejas”, relata la página de Notre Dame.
    El papel de las abejas “es indispensable en la naturaleza, su presencia es un signo de buena salud de nuestro medio ambiente y su preservación también está salvando el planeta”, indica esta página en internet antes de recordar varias relaciones de personalidades católicas con las abejas y la apicultura (San Ambrosio, quién fue obispo de la ciudad de Milán , es el santo patrón de los apicultores).
Salud y Suerte