Saltar al contenido

6

Síndrome de Desaparición de la Colmena - SDC

 

Este síndrome de desaparición de la colmena - SDC se conoce como de colapso de colonias (o Colony Collapse Disorder, CCD, por sus siglas en inglés). Un fenómeno de la década de los años 2000 por el que una cantidad considerable de abejas obreras de una colmena desaparecen sin motivo aparente.

 

Colador de miel sin uso

Este fue en realidad el motivo para que yo abandonase la apicultura, el síndrome de desaparición de la colmena. Este mediodía regresaba del Camping Valderredible en Polientes y venía buscando a un apicultor conocido para regalarle mi colador de miel. Es el único aparato que me queda en casa, dejando un lado la pequeña biblioteca de literatura apícola . Hace unos años, en el año 2017, por medio de la web Milanuncios vendí las demás máquinas de mi etapa de apicultor. Un madurador y un extractor. Los demás utensilios de mano los regalé.

Mi amigo me enseñó las alzas de las colmenas que acababa de traer de su apiario. Todos los cuadros vacíos de cría, polen o miel. 

Fue una visión que ya conocía y que me reveló la respuesta a mi ofrecimiento. "Te lo agradezco Manu, pero para qué quiero el colador si no hay miel qué colar?"

 

Pago en Especies

Por otro lado, todas las colmenas de mi apiario, unas 25 Colmenas Langstroth con 2, 3 o 4 cuerpos, estaban montadas según el sistema de Permapicultura ideado por Óscar Perone. Por otro lado, este sistema no me ha sido posible aplicarlo con éxito en el norte de España, donde imperan climas continentales. En estos climas fríos únicamente parece tener buenos resultados en los días más tórridos del verano, Julio y Agosto. En esos calurosos días la temperatura ambiental puede asemejarse a los climas de otras latitudes más cálidas. Durante estos meses las colmenas parece que rebosan de vida. Pero una vez finalizados los calurosos días de mielada, iniciado septiembre, esas mismas colmenas decrecen en su actividad y a causa de la poca población acaban muriendo.

 

Según mi modesto parecer, esta escasez de población que se acusa al final de la temporada lleva a las colmenas a su colapso. Posiblemente se deba a que cuando las abejas pecorean, por alguna razón aún desconocida, se desorientan y no saben regresar a su colmena. La causa la desconozco, pero no debe estar muy alejada de lo que ya expresan algunos apicultores, estudiosos o científicos. Es aventurado expresar una sentencia condenatoria, pero mi sensación es que hay demasiados productos transgénicos. Otros tantos fertilizantes. Otros tipos de cultivos no demasiado naturales. Y todo esto no pueden producir ningún efecto positivo en la naturaleza, sino todo lo  contrario.

SDC y Vespas Velutinas

Éstas mismas colmenas, referidas anteriormente, mi socio se las regaló a un apicultor que le ayudó a desmontar nuestro antiguo Colmenar. Eran los primeros años de la década y se empezaba a hacer patente la aparición de esa enfermedad CCD (siglas en inglés). Síndrome que arruina nuestros colmenares. Sería en aquél año, quizás antes, cuando lo sufrimos en nuestras colonias.

Desconocido aún hoy, dicho síndrome empezaba a asolar la apicultura del Real Valle de Valderredible. Este valle del Alto Ebro goza de un micro-clima protegido entre la cordillera Cantábrica por el norte y el Páramo de La Lora al sur. Éstas a su vez escoltan al río Ebro durante todo su curso, desde el Pantano del Ebro, en el Noroeste, hasta la salida del río por el Sureste en el límite con Burgos. Además de dar nombre a la península ibérica, el Ebro actúa como regulador de las extremas temperaturas, de verano e invierno, del clima Continental.  A causa del cambio climático, ni el clima Continental ni la cordillera Cantábrica son capaces de actuar como una barrera para insectos exóticos como la avispa velutina. Precisamente, estas últimas son el insecto exótico que últimamente prolifera por la rivera del río Ebro a su paso por Valderredible.

 

Recuerdos

Como decía, volvía al pueblo pensando en regalar el colador de miel a mi amigo apicultor. Hoy recordábamos aquellos años 80 y 90 en que las colmenas producían miel en grandes cantidades. Me comentó una anécdota de cuando yo le pedí unas alzas para usar en mi apiario ya que no tenía suficientes. Eran otros años y él las tenía todas ocupadas. Hoy me mostró en su garaje, almacén de todos sus aperos y utensilios para el trabajo apícola, la pila de alzas cubriendo toda la pared hasta el techo del enorme espacio.

El hombre regresaba de revisar sus apiarios, sudoroso y cansado. Mientras observaba la carga que traía en su remolque comprendí que el colador regresaría a su lugar de origen en mi garaje.

El colador de miel finalmente acabaría, como una reliquia, colgado de alguna pared de mi casa .

 

 

 

 

Transfiriendo sus abejas a su nuevo hogar

Ya puedes ir transfiriendo las abejas a su nuevo hogar, la tarea de apicultura está hecha. Has elegido un sitio para tu colmena en el que no será derribado por un viento fuerte, ni será molestado por mascotas o humanos. Has comprado todo el equipo correcto y, aunque estás nervioso por el estreno,  te sientes bien usándolo. Te pruebas tu equipo de apicultura y te resulta cómodo, además, modestia aparte, te sienta bien y confías en que estás razonablemente protegido contra las picaduras de abejas. Durante los fríos meses de invierno, usted realizó un pedido para sus abejas y se le notificó que las abejas fueron enviadas con éxito. Ahora ha recibido la llamada de la oficina de correos, donde un empleado de correos, bastante temeroso, le ha pedido amablemente que venga y retire su paquete de insectos picadores enojados de su entorno laboral.

    Daños y Bajas del combate

Recoges tus abejas y notado que, aparte de unas cuantas muertas en el fondo del recipiente (deberías estar preparado para que algunas no sobrevivan a la estresante rutina de viaje que se les ha pedido que soporten) las abejas se ven saludables. Ahora todo lo que tiene que hacer es transferir las nuevas abejas del contenedor transporta enjambres en el que fueron enviadas a la colmena que ha configurado para ellas.

    Sus "armas"

Tenga a mano su ahumador cuando esté listo para transferir sus nuevas abejas del envase o contenedor de envío a la colmena. También asegúrese de tener su equipo de apicultura.

Debes notar un pequeño contenedor dentro del porta enjambres de envío. Este pequeño contenedor es donde se guarda tu nueva reina. La parte superior de su contenedor de envío personal está cubierta con un corcho. Retire el corcho y verá una segunda tapa que está hecha de azúcar.

    En su trono

Cuelga el contenedor de la reina en tu colmena. Debes colocarlo entre los dos marcos que están en el centro de tu colmena recién construida. Perfore la parte superior de la tapa de caramelo con un clavo. A las abejas obreras les será más fácil liberar a la reina si ya hay un pequeño agujero en la barrera de azúcar. Cuando use la uña, tenga mucho cuidado de no apuñalar inadvertidamente a la reina. No podrás volver a comprar una reina de reemplazo después de los meses de invierno. Una vez que las obreras hayan atravesado la barrera de azúcar, la reina podrá escapar a la colmena.

Una vez que tenga a la reina en la colmena, use su ahumador y coloque una bocanada de humo en el paquete de envío. Agite suavemente el contenedor de envío de la abeja, permitiendo que las abejas salgan del contenedor y caigan en la colmena. Cuando ya no pueda sacar a las abejas del recipiente, las debe colocar cerca de la colmena, las abejas que aún se encuentren en ella encontrarán la forma de salir del recipiente y entrar en la colmena. Asegúrese de insertar un comedero con una receta simple de azúcar en la colmena.

    Tranquilas trabajan mejor

Deja a tus nuevas abejas solas por una semana. Durante esta semana, las abejas se aclimatarán a su nuevo hogar. La reina empezará a poner huevos y las abejas comenzarán a hacer miel.

A las abejas les gusta que las transfieran de su contenedor de envío a la colmena, ya sea temprano por la mañana o al atardecer.

Obreras

    La ciencia y tecnología de la apicultura.

La ciencia y tecnología de la apicultura moderna nos ha permitido obtener un producto alimenticio que funciona mucho mejor que el azúcar que está fácilmente disponible. El problema es que la temporada de producción es, desafortunadamente, estacional. Esto se debe a que las abejas son menos activas durante los meses fríos y ralentizan su producción. Desde fines de marzo a principios de agosto se produce la floración y la aparición del polen es abundante. Es la mejor época para que las abejas se alimenten. Es un misterio entender el parecido de las abejas con los humanos. La forma en que perciben los cambios en el clima, el ambiente y la organización de cómo viven se parece mucho a los humanos.

Costumbres

Si las abejas pudieran vivir como humanos, seríamos compatibles. Lo único que separa a los humanos de las abejas es que las hembras no están permanentemente en un ciclo fértil.  Donde los humanos solo tienen un período de gestación de 9 meses y pueden elegir cuántos hijos tienen. Existen lugares tropicales donde las abejas se reproducen constantemente sin interrupciones. Tras el vuelo nupcial en el cuál es perseguida por un enjambre de zánganos, la abeja Reina se apareará con 2 o 3 zánganos y será inseminada por 2 o 3 años. Años en los que seguirá poniendo huevos hasta que el esperma se agote.

[themoneytizer id="29640-28"]

 

La reina produce, una vez que se ha apareado, una puesta de 2000 huevos al día durante la estación de primavera. Puede vivir por otros dos años y luego, cuando su capacidad vaya decreciendo, las obreras criarán una nueva reina para sustituirá y hacerse cargo de la colonia. Básicamente, las abejas reinas tienen la tarea monumental de mantener una población fresca y joven. No todas las colonias son iguales pues aunque las diferentes especies de abejas tengan una vida similar, sus patrones y un calendarios de apareamiento pueden ser diferentes. Los humanos seguimos la misma pauta aunque nuestra necesidad de procrear no depende de cuando cambia la temporada o el clima.

Zumbidos

Las reinas se identifican por su zumbido, distinto del sonido que hacen los zánganos y de las abejas obreras cuando se comunican entre sí. El zumbido de la Reina es más agudo y está constantemente rodeada de zánganos y obreras que la protegen con su vida. Se sabe que vuelan a su alrededor incesantemente, haciendo que el 'servicio secreto' reaccione cuando la seguridad del 'presidente' se ve comprometida y violada. Atacarán cuando se sientan amenazados y protegerán a su reina a toda costa.

Misterios

Así de cerca está la naturaleza de la colmena de la naturaleza humana. Ese es el misterio que muchos apicultores están tratando de aprender. Relacionar la naturaleza de los humanos y su interacción entre ellos. Las colmenas son como una familia gigante dónde la mayoría de las abejas son hembras. Solo una de ellas es fértil y será la Reina. Ella será la que gobierne la colonia para continuar con la próxima generación. Los descendientes para continuar el linaje de la colonia. Esto es lo que hace que la ciencia y la tecnología sean interesantes para las abejas. También para los apicultores que mantienen sus colmenas para proteger y criar a una criatura indispensable para la vida del planeta.

Conclusión

Podremos concluir que las sociedades de abejas son como las sociedades de personas. La diferencia más visible es que vuelan y su capacidad de reproducirse sin parar durante 2 o 3 años, "a razón de 2000-3000 hijos por parto".

 

Equipos de apicultura para la actividad apícola

   Introducción

   La apicultura, como todos los pasatiempos,  requiere de equipos de apicultura para tu actividad apícola. Esto es básico antes de que alguien pueda establecer una colmena exitosa. Por lo tanto, este equipo de apicultura debe comprarse antes de que reciba una llamada de la oficina de correos o de su proveedor para pedirle que acuda a recoger sus abejas. 

     Aunque es posible que si usted es tan impaciente como un servidor de usted, compre sus equipos de apicultura muchos días antes.          

  Además, también necesitará el equipo apícola si usted tiene previsto cazar los enjambres por su cuenta y, esto lo añado por experiencia propia, desea meterlo en su automóvil por si a la vuelta de la esquina le aparece un gran enjambre.  Con esta entrada intentaré que encuentres equipos de apicultura para tu actividad apícola.

Primera Adquisición

    El equipo más obvio y lo más importante que necesitará es la colmena dónde instalarás tus abejas.

    Alzas

    Tu colmena debe tener, dependiendo de las floraciones y el clima, cinco alzas. Las alzas son una parte muy importante de la colmena porque están donde las abejas almacenarán su miel. Estas cinco alzas deben estar entre la parte inferior de la colmena o suelo y la cubierta de la colmena. Estas alzas son muy importantes porque son donde las abejas almacenarán su miel y establecerán su cámara de cría.  

    Una vez que tenga una colmena activa, cada uno de estas alzas contendrá de nueve a diez cuadros. Puedes elegir si quieres una colmena con alzas completas o medias alzas. La ventaja de las alzas normales es que permiten a los apicultores comprar solo una base de este tamaño. La desventaja es que, cuando está lleno, un alza completo puede pesar 100 libras.

  Una vez que tenga una colmena para sus abejas, asegúrese de colocarla en algún lugar que tenga una superficie plana para que la colmena no se incline con un viento fuerte. Y, lo más importante, además asegúrate de colocarlo en un lugar donde los humanos y las mascotas no puedan molestarlo.
    Un espaciador es un complemento, metálico o de plástico, que los apicultores utilizan para mantener fijo el espacio entre los cuadros mientras están en la alza.

    Ahumador

    El siguiente elemento de tu equipo de apicultor, que además necesitará y es imprescindible, es un ahumador o humera. El ahumador es lo que usarás para animar a las abejas a abandonar la colmena cuando te estés preparando para realizar las revisiones periódicas o para cosechar la miel.   

  El ahumador, que es una herramienta muy útil, casi indispensable diría yo,  además, es un utensilio de trabajo extremadamente simple en su diseño, consistente en un embudo y  una cámara de combustión metálicos y un fuelle de cuero o similar.    

  Muchos apicultores afirman que la arpillera vieja o tela de saco limpia es el mejor material para usar en el ahumador porque la arpillera es fácil de encender y ahúma. Otros apicultores prefieren usar mazorcas de maíz secas. 

  Además otra tela que produce bastante humo es el algodón, como por ejemplo las fundas de los antiguos colchones de lana, o la tela vieja de unos jeans viejos, si son unos 501 mejor que mejor. 

    Una vez que se haya encendido el fuego en la cámara de combustión, el fuelle lo mantendrá encendido. El embudo dirige el humo hacia la colmena alentando a las abejas, unas a salir de la colmena ante la alerta de incendio y otras, las abejas guardianas a batir las alas intentando expulsar el humo hacia fuera porque quieren  proteger la cría.

    Alza cuadros, Cepillo Desabejador y otros...

    Otra herramienta que necesitarás es una herramienta de metal. Esta herramienta metálica se utiliza para abrir la colmena, separar los cuerpos de la colmena y raspar los marcos.

  Piense en ello como la herramienta de uso múltiple de la apicultura. Una especie de de destornillador con dos ganchos para agarrar los cuadros.

  Ningún apicultor está listo para recibir su envío de abejas hasta que tengan un cepillo de abeja. Un cepillo de abeja se usa para cepillar suavemente las abejas de modo que el apicultor pueda examinar los marcos.

  Cuando sea el momento de cosechar tu miel, necesitarás una tabla para ahumar. Una tabla para ahumar es una tabla que está cubierta con productos químicos para remover abejas y luego se usa para alentar a las abejas a que dejen una alza y le permitan tomar sus panales.

    Puede encontrar equipos de apicultura, nuevos o usados, con excelentes precios en equipos de apicultura para tu actividad apícola de Amazon. Hay otros catálogos y sitios web que ofrecen equipos de apicultura, y muchos de ellos ofrecen paquetes para principiantes.      Espero haberte ayudado a encontrar equipos de apicultura para tu actividad apícola