Saltar al contenido

APICULTURA

Sin medidas el sector apícola “está destinado a desaparecer”

26/09/2018 - 10:56 AM

Apicultores expusieron dificultades en la Junta de Durazno.
Sin medidas el sector apícola “está destinado a desaparecer” 1
Durazno, Víctor Rodríguez | “Más que el cambio climático, lo primero es la falta de políticas de convivencias. No queremos llegar a la imagen que se ve en una parte de China donde las abejas desaparecieron y ahora se está polinizando por seres humanos a mano”, dijeron, Alicia Cardone, apicultora de Durazno y el Técnico Apícola Néstor Causa, de la Sociedad Apícola Uruguaya, que se refirieron al efecto que ha producido en el sector el modelo agrícola sojero en el Uruguay por el uso de Glifosato en perjuicio de la producción de la abeja, al ser recibidos en sesión ordinaria de la Junta Departamental de Durazno.
“Las abejas no solo son productoras de la miel sino también del polen, el propóleo, la jalea real, la apitoxina, y no son valoradas en general por su principal efecto para la biodiversidad y los seres humanos, que es la polinización. Durante mucho tiempo hemos efectuado las gestiones pertinentes para que en el marco de lo que es la carrera de agronomía, la materia de apicultura sea una materia obligatoria y no optativa, a los efectos de que egresen con un mayor conocimiento de lo que son los efectos de la polinización”, dijo Causa.
Uruguay. “El problema es el modelo agrícola. En base a los registros, en el Uruguay existen unos 3.000 apicultores aproximadamente y unas 580.000 colmenas. En el 2006 una proyección de producción apícola planteaba que en el año 2017 en el Uruguay iban a haber 750.000 colmenas y 5.500 apicultores, pero la realidad marcó que en el 2006 se instalaba fehacientemente el modelo agrícola y eso cambió. Siempre se plantean los problemas apícolas como problemas del cambio climático, pero para nosotros lo primero es la falta de políticas de convivencias que es lo que permanentemente estamos reclamando sumado a la poca valoración de los polinizadores. Es el modelo agrícola es el que nos ha perjudicado todo este tiempo. Vivo en el departamento de Soriano, en la localidad de Palmitas y hace 30 años que estamos con esta actividad. Cuando arrancamos era común sacar entre 50 y 60 kilos de miel por colmena y en la actualidad estamos entre 15 y 20 kilos de miel por colmenas, es un costo alto, y le tenemos que sumar los costos de alimentación, suplementación con proteínas, hemos perdido mucha calidad y eso hace que tengamos una abeja débil y más susceptible a las condiciones naturales y a las aplicaciones” dijo Causa.
“Si bien nuestra gremial no tiene competencia para opinar con propiedad sobre las metodologías de producción agrícola y forrajera, no tenemos dudas de que el uso de los suelos basado en glifosato elimina toda posibilidad de una oferta sostenida y variada de néctar y polen. Las rotaciones que tanto se promueven, en los hechos no se dan como corresponde y vemos miles y miles de hectáreas que durante años son cultivadas con soja. La monotonía floral y la ausencia de otras floraciones en el resto del año obligan a los apicultores a mover sistemáticamente sus colmenas y a una extrema sensibilidad en la producción de miel en las extensas áreas destinadas a la soja, dependiente de los regímenes de lluvia y temperatura tan variables en años recientes”, agregó.

El censo de explotaciones se incrementa un 19% en los últimos cuatro años - Es la cuarta productora de miel a nivel nacional con el 6% del mercado español

17.09.2018 | 01:05




La apicultura está de moda en Galicia. Pese al azote de la avispa velutina, que puede llegar a destruir casi un tercio de una colmena, el sector no para de crecer en la comunidad. La gran explosión se ha producido en los últimos cuatro años en los que el censo de colmenas se ha disparado un 41% y el de los productores, un 19%. El primer porcentaje supone multiplicar por ocho el crecimiento que se ha producido a nivel nacional.

El sector de la miel en Galicia tiene una especial característica. En su mayoría, los apicultores son amateurs. El Ministerio de Agricultura los denomina hobbistas. Son pequeños apicultores que producen miel, sobre todo para el autoconsumo, y que no son profesionales.

Para ser profesional, el ministerio establece que las explotaciones deben contar con más de 150 colmenas. Esta especial configuración de la apicultura gallega también ha provocado que la crisis la golpease con menos virulencia ya que no estaba tan profesionalizada como en otras comunidades.

Récord de explotaciones. El pasado mes de marzo, últimos datos oficiales del Ministerio de Medio Ambiente, el número de explotaciones apícolas en Galicia alcanzó las 4.213. Es la cifra más alta de la historia. En la última década, ha crecido un 21%, frente a un 14% de la media nacional.

El número de colmenas se dispara. El censo de colmenas no para de aumentar en Galicia. En la última década el incremento ha sido del 83% hasta las 167.977 del pasado mes de marzo. Pero el gran crecimiento se ha producido desde 2015. En estos cuatro años, el número se ha disparado un 41,2%. Es ocho veces más que el crecimiento que ha habido a nivel nacional.

Tercera con más explotaciones. Galicia es la tercera comunidad con más explotaciones, solo superada por Castilla y León (5.458) y Andalucía (5.008). En cuanto al número de colmenas ocupa el sexto puesto con casi 168.000. También es la cifra más alta de la historia. Los tres primeros puestos con más colmenas son para Extremadura (625.676), Andalucía (563.611) y Castilla y León (438.820). Entre las tres suman el 40% de las instalaciones que hay en España.

Pocos profesionales. Del total de explotaciones que hay en Galicia, solo el 5% son profesionales. Es decir, cuentan con más de 150 colmenas. Como ocurre con la agricultura en Galicia, el minifundismo también está presente en el sector apícola. Solo hay tres comunidades con un porcentaje menor: Asturias, Canarias y Navarra. La media nacional de productores profesionales está en el 18% y la líder es Extremadura con el 58%. El sector español es el que tiene el mayor nivel de profesionalización de la Unión Europea.

Cae la producción de miel. La producción de miel en España está por debajo de las 30.000 toneladas. Tras la recuperación después del acusado descenso de 2012, que se atribuye a la pérdida de colmenas debido a las malas condiciones climáticas, en 2016 y en 2017 volvió a caer.

Cuatro comunidades producen el 65%. La producción de miel se concentra en cuatro comunidades: Andalucía (21,1%), Comunidad Valenciana (19,6%), Castilla-León (15,8%) y Extremadura (10,7%). Entre las cuatro concentran más del 65% del total.

Cuarta productora. Galicia, con 2.051 toneladas al año, es la cuarta productora de miel. Posee el 6,6% del mercado. Por delante están Andalucía (6.549 toneladas) y Comunidad Valenciana (6.090).