Ataque-colmenar-Courel-320x213-1

Pastores eléctricos

Las ayudas de 60.000 euros que beneficiaron en 2017 a 157 explotaciones de colmenas en León y Palencia a la hora de contar con «pastores eléctricos» contra los osos pardos, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha «ajustado» las bases de la convocatoria para amparar a más productores.
En primer lugar, la Consejería, según la orden que hoy publica el boletín oficial de la Comunidad y recogido por Efe, se introduce la posibilidad de subvencionar un pastor eléctrico a aquellas explotaciones que, teniendo menos de 40 colmenas, se distribuyan en más de un asentamiento, excepto si a dicha explotación se le ha subvencionado en los diez años anteriores a la presentación de la solicitud.
En segundo lugar, se añade un nuevo criterio de selección que permite puntuar a los asentamientos ubicados en términos municipales con ataques producidos en los dos años anteriores a la presentación de la solicitud.
Finalmente se introducen una serie de modificaciones relativas al procedimiento administrativo, de manera que sean los Servicios Territoriales de Medio Ambiente los órganos instructores del mismo, modificándose asimismo la composición de la comisión de valoración. Igualmente se establece que sean los citados Servicios Territoriales quienes comprueben la debida justificación presentada por los beneficiarios.
En 2017, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente subvenciona con hasta con 360 euros cada «pastor eléctrico» que los apicultores de Castilla y León instalen para proteger las colmenas de los osos.
Los «pastores eléctricos» son unos cables de bajo voltaje que funcionan con batería y que provocan calambres a los osos cuando los tocan, lo que impide los ataques a las colmenas de abejas.
Las ayudas se dirigen a los asentamientos colmeneros que se ubiquen en la zona de asentamiento del oso en Castilla y León, y hasta ahora sólo se subvencionará la adquisición de pastores eléctricos para explotaciones de al menos 40 colmenas, salvo que se trate de una explotación con un único asentamiento.
Estas ayudas se establecen para evitar agravios comparativos entre las colmenas que están en zonas con presencia del oso pardo y las que estén fuera, y para minimizar el daño que esa especie pueda causar a las explotaciones apícolas de la comunidad. 
Los osos utilizan su olfato para localizar las colmenas y sus garras para rasgar la corteza de los árboles (o las colmenas) y acceder al panal. Su pelaje, muy largo, denso e hirsuto; y su gruesa piel, le protegen de la picadura de las abejas. Sin embargo, la sufren igual que cualquier otro animal si la abeja les propina una picadura en la cara o en el hocico, donde tienen menos pelo y la piel es más fina.

La correcta instalación, imprescindible para que el pastor sea eficaz

 

El reparto de pastores se llevó a cabo en esta primera fase en aquellas zonas con una mayor incidencia de ataques tanto este año como en pasados. La intención es proteger los colmenares que ya fueron atacados y otros próximos.

pastores eléctricos
Instalación de un cercado eléctrico.

Cada uno de los apicultores recibió un pastor eléctrico alimentado por un panel solar junto con 5 rollos (250 m) de alambre galvanizado de 1,5 mm. Esta entrega se hace tras la firma de un acuerdo de cesión por el que la Fundación Oso Pardo cede este material para la protección de albarizas y el apicultor se compromete a utilizarlo siguiendo las indicaciones establecidas. El apicultor también debe informar de cualquier presencia de oso o ataque que se produzca.

«La experiencia de muchos años de trabajo de los equipos de la FOP y de los apicultores de las zonas oseras de la Cordillera Cantábrica nos confirman que estos cierres eléctricos son una medida preventiva absolutamente efectiva para evitar los ataques del oso en las explotaciones apícolas, siempre que se coloquen adecuadamente», apunta Ballesteros.

El experto insiste en la necesidad de seguir unas pautas concretas a la hora de colocar el cierre para que este sea efectivo. Hay que tener en cuenta que el oso no duda en emplear todos los recursos que tenga a mano, como árboles o vallados, para intentar superar el cierre y acceder al colmenar.

 

Pastores electricos

 

 

Los técnicos del FOP concretan que es preciso emplear 4 o 5 hilos paralelos (el primero a 20 cm de distancia del suelo y los restantes a 25-30 cm de distancia entre sí) y una buena toma de tierra. También es imprescindible hacer un mantenimiento adecuado que asegure que no se producen descargas o pérdidas de tensión.

A mayores de las explicaciones de los técnicos, al productor también le entregan un folleto explicativo sobre la instalación del cercado eléctrico para que sea efectivo frente al oso.

Deja un comentario