Saltar al contenido

Miel adulterada y sin origen

171119

La Comisión Europea rechaza exigir que en la etiqueta figure además de la procedencia el porcentaje de miel de cada país.

miel sin origen
Trabajos de recolección de la miel

Consumidores

Los consumidores españoles cuando compren miel ignorarán qué tanto por ciento de materia prima procede de cada país.  Será miel adulterada y sin origen. El dictamen de la Comisión Europea tiene la culpa del que se rechazó el proyecto de real decreto del Ministerio de Agricultura donde se exigía que figurase en la etiqueta, no solo la procedencia de la misma, sino el porcentaje de miel de cada país, recogiendo las demandas de los productores. El Ministerio elabora ahora una nueva disposición que no entrará en vigor hasta el próximo 20 de enero.

Directrices comunitarias

Recogiendo las directrices comunitarias, los industriales cuando envasen una miel con mezcla de varios países, deberán poner en sus etiquetas los puntos de origen, pero no tienen la obligación de ordenar esa lista en función del volumen de materia prima procedente de cada país. Tampoco tendrán la obligación de poner el porcentaje de materia que viene de cada nación.

Etiqueta fraude

Las cooperativas agroalimentarias denuncian que, con esa normativa, en la práctica un tarro con un 1% de miel española y un 99% procedente de china podrá ser etiquetada de forma automática como “Miel china y española”, o lo que es lo mismo Miel sin origen , en su opinión, supone un fraude para el consumidor pues consumirán miel sin origen.

O lo que es lo mismo que decir, y siendo claros que, "los consumidores españoles cuando adquieran miel desconocerán qué tanto por ciento de materia prima procede de cada país,  consumirán miel adulterada y sin origen".

Regulación

Desde 2003, la regulación en el etiquetado de miel contemplaba la obligación de que en la misma se informara si se trataba de miel procedente de la Unión Europea, de terceros países o de la UE y de terceros países, lo cual no aportaba transparencia a los consumidores.

Ante las demandas de los productores españoles, Agricultura intentó su modificación con el fin de defender los intereses de los productores nacionales aportando una mayor información en el etiquetado con uno proyecto de real decreto, ahora devuelto por Bruselas.

Importación/Exportación

España importa anualmente una media de más de 30.000 toneladas de Miel adulterada y sin origen, de las que la partida más importante corresponde a la procedente de China que llegó en 2015 a las 17.000 toneladas, desplazando las importaciones desde otros países como Argentina, que se mantiene por encima de las 10.000 toneladas.

España tiene una producción media de 30.000 toneladas de miel que realizan más de 30.000 apicultores con 2,8 millones de colmenas, aunque el grueso de la producción se concentra en unos 5.500 apicultores profesionales. Exporta más de 20.000 toneladas de miel de calidad, especialmente al resto de la UE y a países árabes.

Denuncias

Desde el sector se vienen denunciando reiteradamente las importaciones de mieles de baja calidad barata a menos de dos euros, frente a unos costes medios de la producción en España de 2,7 euros por kilo. Según las organizaciones agrarias, desde la campaña 2015-2016 el precio de la miel en origen acumula una caída cercana al 40%.

Miel adulterada y sin origen

Y es que desde España y Europa mucho se habla de que las mieles de los "terceros" países son mieles adulteradas y sin garantías de sanidad. Mieles a las que se les añade azúcar y otros componentes.

Pero a la hora de la verdad, y si tan mala es la miel que se puede importar, cómo es que los políticos europeos no protegen y apuestan más por la calidad de la miel española y europea, con unas ciertas y mayores garantías de higiene y calidad.

Por qué "empujan" a las empresas productoras y vendedoras de miel a tener que pujar en los mercados internacionales por productos de baja calidad en busca de precios ridículos, teniendo en el apiario europeo mieles en cantidades suficientes para abastecer buena parte del mercado europeo  de la miel. 

Cómo puede ser que los españoles consumamos miles de toneladas de miel asiática, teniendo miel española y europea que, sin desmerecer las demás y para el mercado europeo, nos ofrece unas garantías mayores.

Proteccionismo

En realidad, mucho proteccionismo al apicultor europeo y muchas limitaciones sanitarias y de cualquier otro tipo para  nuestros productos y, al final, cuando de precio se trata, los lobbys de las empresas envasadoras, productoras y comercializadoras pierden la vergüenza. Estas multinacionales se aliarán, siempre en contra del consumidor, para convertir nuestro 1% de miel en el caballo de Troya que disimulará e introducirá en nuestro mercado el otro 99% de otras mieles y sucedáneos de miel a precios ridículos.

Al final, casi todos contentos.

¡Y ya sabéis a quiénes me refiero con el casi!

 

 

 

 

2

Procesamiento de miel cruda 160819-

    Miel Pasteurizada

Una vez que el apicultor recolecta la miel de su cosecha, inmediatamente debe realizar el procesamiento. La miel cruda se cristaliza cuando se deja reposar. Es necesario calentarla a una temperatura  entre 150 y 170 grados porque transporta la bacteria que causa el botulismo. Esta bacteria puede ser peligrosa ya que es la misma bacteria que causa la intoxicación alimentaria.

La miel es más dulce que el azúcar de mesa. El problema con el azúcar artificial de mesa es que es de color blanco una vez refinada. En bruto sin procesar es marrón. La miel se pasteuriza para eliminar las bacterias como el botulismo para que sea seguro comer y añadir sobre otros alimentos.

 

    Miel cruda de Color Dorado

El color de la miel, realmente, no es dorado. Es clara y pastosa antes de que se cocine hasta el punto en que se carameliza. También tiene su función en la medicina y en muchos suplementos vitamínicos.  Cruda y sin procesar tiene un alto nivel de antioxidantes y enzimas. Además de que ayuda en la digestión, también posee otras propiedades saludables.

 

    Desplazando al Maíz

Lo bueno de la miel es que está reemplazando lentamente al jarabe de maíz. Éste se utiliza en muchos de los alimentos que comemos hoy en día. Está relacionado con la diabetes porque la gente abusa y lo come en cantidades elevadas. La miel está sustituyendo al jarabe de maíz porque es un producto natural. El jarabe de maíz se procesa mecánicamente.

La miel también se usa en la cerveza y otras bebidas como los tés. Se está convirtiendo en un producto sumamente útil que impulsa a muchos apicultores a producir miel de alta calidad. Durante los últimos 2700 años, según la historia, la miel se usó en medicina para proporcionar alivio tópico para las erupciones. También para tratar la irritación de la piel. La condición llamada MRSA (pronunciada -mersa- un tipo de infección por estafilococos resistente). La miel también es buena para mezclar con limón para curar la laringitis. También se usa para tratar la conjuntivitis contagiosa  (ojo rosado).

    Formas diferentes de procesar la miel

Entre las más comunes está la miel en panal que se calienta y se trata a través de la pasteurización. De ahí se obtiene la miel cruda. Es la base para la miel pasteurizada que se ve en las tiendas hoy en día. Se recomienda a los padres que tengan cuidado cuando administren productos de miel a sus bebés. Los niveles de ácido y la posible exposición a las bacterias del botulismo les puede producir una intoxicación. Es por eso que siempre se aconseja comer miel que haya sido pasteurizada.

No sabemos a qué tipo de exposición química u orgánica han estado las abejas que produjeron la miel. Por ello debemos ser prudentes. Consumamos miel que haya sido tratada o elaborada por un agricultor orgánico que produzca miel cruda. Ese es el tipo de miel más seguro que podemos ingerir. No nos expondrá a bacterias perjudiciales para la salud.

Procesamiento de miel cruda 160819- 1

Muchos apicultores están tratando de certificar la miel que producen como miel orgánica. Han dejado de creer en producir un producto usando pesticidas y químicos dañinos. Los productos orgánicos son la mejor opción. Estos agricultores solo producen un producto en las fincas, plantaciones o tierras que no están tratadas con productos químicos.

Para que se pueda considerar una agricultura ecológica tiene que adaptarse a unos estrictos estándares de calidad. El apicultor se adherirá a ellos pues es lo que el mercado espera de su producto. Los apicultores suelen conocer la forma natural de las cosas, especialmente cuando se trata de la miel que producen.