Saltar al contenido

El tercer producto más adulterado del mundo:

"Envasan un producto que no es miel con su nombre"

Los apicultores denuncian la falta de claridad en el etiquetado de la miel. Aseguran que en muchas ocasiones se trata de productos que distan del extraído en las colmenas españolas.

España genera cerca de 30.000 toneladas cada año, y dentro de nuestro país, Andalucía es la Comunidad que más produce.
"El robo de colmenas está a la orden del día", asegura un apicultor de Coria del Río. Nos explica cómo 70 colmenas tienen que estar cerradas bajo llave. De una colmena se pueden sacar "30 kilos en un año bueno", según afirma.
En España se produce el 50% de toda la miel que se consume, y los apicultores exigen un etiquetado correcto del producto: "Hay una industria que está estafando, envasando un producto que no es miel con su nombre".
Producir un kilo de miel en España cuesta 2,70, un precio que dista de las mieles más baratas del mercado, con las que aseguran "no pueden competir". "Nosotros con lo que podemos competir es con calidad, casi toda nuestra miel se exporta y la que se consume aquí es la que nos traen de fuera".
El aspecto de estos productos también se diferencia de la miel recién extraída. Una de las garantías de que se trata de un producto de calidad es la cristalización de la miel: "Elevan la miel a una temperatura excesiva y destruyen todas sus propiedades con el fin de hacerla líquida".
La información que lleva el etiquetado puede darse que lleve un 1% de miel europea y un 99% de miel de terceros países. Para clarificar el etiquetado deberían poner el país y que tanto por ciento de miel lleva". Estas exigencias ya se negocian con el Gobierno para dar más transparencia al consumidor.
También bajo sospecha está el origen floral que recogen las etiquetas: "Para saber si realmente es una miel de lavanda o de brezo, debemos irnos al ADN de la miel que sería el polen".

Remedios exterminadores de la biodiversidad.

Pesticidas como el glifosato causan pérdidas en apicultura

 

(Foto: Especial)

 

Remedios exterminadores de la biodiversidad. Muchos de los remedios que utilizamos para combatir las distintas enfermedades de las abejas o eliminar parásitos como la varroa, acaban con la biodiversidad. La utilización de neonicotinoides para combatir las plagas en diversos cultivos, es la principal causa de mortandad de las abejas en el Estado de Jalisco. Esto genera una pérdida en la producción de aproximadamente 15 por ciento anualmente. Confirmó un trabajo de investigación surgido en la Maestría en Ciencias de la Salud Ambiental de la Universidad de Guadalajara (UdeG)
En dicho estudio colaboraron el Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA), el Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) y el Centro Universitario del Sur (CUSUR). En coordinación con otras instancias, se tomaron muestras de miel de 30 municipios del Estado y tuvo como objetivo el análisis de la mortandad de la abejas. Un problema que se presenta en todo el mundo.

Neonicotinoides

Al reunirse con apicultores, el Rector del CUCBA, doctor Carlos Beas Zárate dijo que los primeros resultados dan cuenta de las principales afectaciones a ese sistema productivo. Ésta está asociada a un componente de los pesticidas denominado neonicotinoides, derivados de la nicotina.
“La toxicidad es sumamente aguda, afecta la comunicación, longevidad y la navegación de las abejas afectando la vida de la colmena. El estudio sobre este componente es pionero en el ámbito nacional y sirve como un indicador de la calidad ambiental en la entidad. Esto nos ha permitido establecer vínculos importantes con investigadores de otros centros universitarios. Por ejemplo con la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá y con el sector de los apicultores. Queremos ofrecer alternativas y apoyo para su trabajo”, indicó.
La estudiante de la maestría Gilda Ponce, dijo que su línea de investigación estaba enfocada al cambio climático. Al ver la pérdida de polinizadores a nivel mundial por el uso de insecticidas quisieron conocer qué pasaba en Jalisco. ya que no había estudios completos.

Muestreos

“Del 100 por ciento de los muestreos en 30 municipios, 30 por ciento tiene neonicotinoides. Los municipios más afectados son los del Sur y un poco en Atotonilco y en Mascota. En el Norte y, en Los Altos de Jalisco, no hay presencia de ellos, pero sí de otros plaguicidas”.
La coordinadora de la maestría, doctora Silvia Lizette Ramos de Robles, señaló que en el Estado se han presentado pérdidas sustanciales en el número de colmenas por muertes de abejas. Mientras en algunos países, principalmente de Europa están prohibidos, en México todavía se utilizan 7 de este tipo.
“Las dosis que encontramos en miel no afectan la salud humana, pero si a la abeja. Encontramos en ellas dosis letales y por eso la pérdida de estos insectos en Jalisco”, apuntó.
Desde hace 18 años José de Jesús González González se dedica a la apicultura en el municipio de Yahualica de González Gallo. Le preocupa la baja en la producción de miel, debido al fenómeno del colapso de la colmena. En los últimos años ha representado pérdidas hasta del 50 por ciento.
“Supuestamente es por los plaguicidas, con el fenómeno del abandono de colmena llegas a los apiarios y no encontramos abejas. Si tienes 100 colmenas 40 no tienen abejas, nos estamos informando, documentando y repoblando las colmenas, pero representa pérdidas. Antes producía de 3 a 5 toneladas por año y ahora entre 500 y 800 kilos. A esto hay que sumarle que también dependemos del clima, si hay sequía baja la floración”, precisó.