Ecosistema de Enjambres 120819

enjambres abejas ecosistema

Ecosistema de Enjambres 120819

Primavera

La primavera es el momento en que las abejas se reproducen y se puede observar el ecosistema de enjambres.  El medio natural de multiplicación de colonias para las abejas se llama enjambre. El período de formar enjambres en primavera  suele durar alrededor de tres semanas.

enjambre 1 1 - Ecosistema de Enjambres 120819 - El Apicultor Español: Actitud y Aptitud Apícola

 

Barba de abejas

Cuando la colmena tiene demasiada población en los meses de verano, cuando el ecosistema está en plena cosecha, se forman los llamados enjambres en barba de abejas. El enjambre que se formó dentro de la colmena se desborda por la piquera y queda colgando de ésta, formando la barba de abejas.

Normalmente, en el ecosistema, un solo enjambre de abejas se divide en dos durante el período de enjambre. Eventualmente, sobretodo si los enjambres se forman en barba de abejas, pueden formarse otros más pequeños, enjambres secundarios, terciarios, etc.

En esta entrada trataremos de cómo es el Ecosistema de Enjambres.

enjambre barba

Aunque parezca caótica la situación, en realidad piensa que si te encuentras con un enjambre estás de suerte, ya que podrás tener una nueva colmena sin que sea necesario que compres un enjambre, o salgas al campo en su busca.  Única y simplemente será necesario que coloques otra colmena vacía al lado de la barba de abejas.

Dentro de esta nueva colmena añadirás panales nuevos con cera sin estirar y algún panal con miel operculada. Coloca la entrada próxima al enjambre en barba de abejas. Ayudándolas con un poco de humo de tu ahumador te será fácil empujar y recoger el nuevo enjambre y preparar así una nueva colmena. Ellas solas entrarán como corderos a su nuevo corral.

 

   Checkerboarding o Tablero de Ajedrez

 

El enjambre generalmente significa una pérdida de fortaleza de la colmena, lo que a su vez conlleva una pérdida de producción.  Por ello los apicultores tratan de desalentar este comportamiento. Para eliminar la necesidad de enjambrar en sus colmenas los apicultores compran nuevas abejas reinas cada primavera para reemplazar a sus viejas reinas.

Éstas, las reinas viejas, son más propensas a enjambrar ya que se las nuevas reinas vírgenes son más productivas y hacen puestas más abundantes. Las colmenas necesitan un cambio de reina,  al menos, cada 3 años para mantener su  población en pleno rendimiento.

 

   Colonia de Inicio

Otro método comúnmente utilizado por los apicultores para desalentar la formación de nuevos enjambres es la creación de una colonia de inicio. Crear una colmena de arranque y luego dividirla anima a las abejas a permanecer en sus colmenas.

Algunos apicultores creen que las abejas solo necesitan enjambrar cuando tienen abundante comida en la colmena. Los apicultores que suscriben esta teoría utilizan un método llamado checkerboarding o tablero de ajedrez.

Para desactivar ese instinto que lleva a sus abejas a enjambrar, el apicultor retira unos panales en sus colmenas, algunos de los cuadros de miel, e introduce en su lugar cuadros con cera nueva estirada. Las abejas perciben que no tienen miel de reserva  y por lo tanto se elimina en las abejas la necesidad de enjambrar.

 

     Reina Vieja

Es inusual que las abejas enjambren cuando hay una reina joven en la colmena de abejas. A medida que pasa el tiempo y la Reina envejece es cuando la colmena se prepara normalmente para formar nuevos enjambres. Por lo general la reina mayor se va con el enjambre primario, dejando una reina virgen en su lugar. Cuando la reina vieja se prepara para enjambrar con el enjambre primario, deja de poner huevos.

Se concentra en ponerse en forma para volar cuando salga de la colmena (será la única vez que la reina volará desde que salió en su vuelo nupcial). Cuando los enjambres más pequeños abandonan la colmena, suelen ir acompañados de una reina virgen.

 

   Reina Virgen

Cuando un enjambre deja la colmena por primera vez, las abejas no suelen alejarse demasiado de la colmena que siempre han conocido. Después de huir del nido, las abejas se asientan en una rama de un árbol cercano o debajo de un alero de una edificación.

Las abejas obreras se agrupan alrededor de la reina, protegiéndola. Una vez que tienen a la reina protegida, abejas exploradoras recorren los alrededores. Una vez que hallan un lugar adecuado para establecer una nueva «colmena», lo convertirán en su nuevo hogar.

 

   Abastecimiento

Algunos apicultores ven el enjambre como una ventajosa manera de abastecer sus colmenas. Un criador de abejas experimentado no tiene problemas para capturar un enjambre. Los apicultores pueden usar una feromona para atraer el enjambre de abejas.

 

     Abejas Africanizadas

Cuando pululan, las abejas no llevan comida adicional con ellas. La única miel que pueden tomar de la colmena paterna es la miel que consumen.    Aunque las abejas normalmente se agrupan solo durante la primavera, no ocurre lo mismo con las abejas africanizadas.

Mal llamadas abejas asesinas, en los climas tropicales donde habitan pueden crear mas de un enjambre. Las abejas africanizadas también enjambran cuando tienen dificultades para encontrar comida en su ecosistema.

Por lo general, las abejas no persiguen a las personas cuando están en su ecosistema y forman parte de un enjambre, pero su presencia en un lugar causa mucho temor en las personas. Normalmente es habitual que se llame a un apicultor para capturar un enjambre de abejas.

 

Entrenamiento para apicultor 050719

entrenamiento para apicultor

Entrenamiento para apicultor

050719

Introducción

El entrenamiento para  apicultor, como cualquier deporte u ocupación que se debe cultivar, es una práctica que consume mucho tiempo y un cierto capital. Por ello será necesario mucho entrenamiento para llegar a ser un buen apicultor y llegar a hacer de ésta una afición rentable. La mayoría de los apicultores perciben la apicultura como un trabajo serio. Y ésto a pesar de que esta pasión una vez fue declarada un simple pasatiempo. Actualmente se ha convertido en una actividad que mueve un mercado de alimentos de millones de dólares. La industria de la apicultura ha recorrido un largo camino. Se tratará de un simple pasatiempo, pero actualmente está en las mesas de todo el mundo.

Herencia Familiar

Muchos apicultores que no pertenecen a una familia con tradición apícola, tendrán que aprender de un apicultor experimentado, observar sus técnicas y seguir sus consejos. Éste se convertirá en su maestro. Probablemente tendrá años de experiencia y conocerá la biología y costumbres de las abejas.  Es posible que pueda visualice el futuro de una explotación apícola sólo con mirar el entorno.   Hasta es posible que vislumbre qué resultados obtendrá y si la temporada saldrá bien.

 

    Producto de la miel

Mucha gente desconoce que, aunque escatológico, la miel es el alimento de las abejas después de ser regurgitado. Las abejas no solo fabrican la miel, sino que también se alimentan de ella durante los meses de invierno. Estos meses, a causa de las condiciones climatológicas de esta fría estación, no hay flores en el  campo. La miel es una forma para que puedan mantener su alimento durante los meses fríos, una especie de conserva.

Por increíble que parezca, las abejas han logrado dominar el arte de la supervivencia durante los meses de invierno.

Los apicultores también deben ser conscientes de que deberán alimentar a sus enjambres en ciertas épocas del año en las que no hay producción de miel. Las abejas son más activas durante los meses cálidos. Será entonces, probablemente en invierno, cuando deberán alimentar a las abejas artificialmente. Existen jarabes y otro tipo de preparados alimenticios especiales para alimentar el enjambre. Muchos apicultores alternan la actividad apícola con la agricultura, otra manera de ganarse la vida cuando hace frío.

La apicultura, aunque puede parecer barato, es un pasatiempo costoso. La colmena, base principal de esta actividad, puedes fabricarla con una simple caja, de madera u otros materiales, dónde se colocarán algunos cuadros con cera. Esta estructura para empezar es suficiente y permitirá vivir a las abejas.

Pero lo realmente fundamental, y es ahí dónde está el coste, es que debes saber dónde colocar las cajas para que las abejas se sientan atraídas y quieran construir en ella sus panales. Es eso y no otra cosa, lo que requiere de mucho tiempo y un gran aprendizaje.

 

     Prácticas fundamentales

Tienes que entrenar para ser un buen apicultor y estar bien formado en el área de entomología. Debes conocer qué insectos son compatibles con las abejas. Algunos se alimentan de abejas, como las chaquetas amarillas, los avispones y las avispas, pero son principalmente los ácaros unos de las más importantes. Insectos molestos porque son tan pequeños que necesitas un microscopio para estudiarlos con detalle.

Las ciencias de la naturaleza juegan un papel muy importante en la adquisición de la experiencia de un apicultor. La mayoría de las personas no son conocedoras de esta ciencia y los elementos constituyentes de la misma que son importantes y necesarios. Es fundamental tener una idea de cómo manejar las abejas y qué hacer para mantener su hábitat saludable y evitar que las plagas amenacen o ataquen a las colmenas y maten a las abejas.

 

      Afición o Pasión

Hay muchos pasos involucrados en la educación y la capacitación adecuadas de un apicultor. Se requiere una persona comprometida, seria y dedicada a esta forma de vida. Una tradición que en algunas familias ha perdurado durante generaciones.

colmenar - Entrenamiento para apicultor 050719 - El Apicultor Español: Actitud y Aptitud Apícola

Colmenar Los Castaños en Ruijas-2008

Muchas personas aprenden a través de las generaciones de bisabuelos, abuelos y padres. En mi caso heredé esta apasionante afición de mi tío, cura del pueblo de Ruijas en Valderredible. Mi tío sí que era la aptitud y la actitud apícola personificada.

Empezó como una curiosidad, una tradición familiar y una forma de vida que atraía a los niños. Ni siquiera se trataba de ganar dinero, en realidad era solo una tarea más de su misión pastoral, pero a lo largo de los años progresó lentamente hacia una empresa que vendía su miel como un producto como los huevos, la carne u otros productos lácteos.

     Sigue siendo un mercado rentable.

Mirar la miel y contemplar esos tonos de ámbar acaramelados, indican que es una de las ambrosías más dulces y sabrosas del mundo.

 

 

3. Tareas de Verano 020419

Trabajos de Verano. Prevención de la Barba.

3. Tareas de Verano 020419

El verano es la época en la que las abejas están más atareadas. Asimismo, será una época en la que el apicultor está más atareado. Debe aplicar en sus colmenas ciertos trabajos de verano que son indispensables si quiere obtener unos buenos resultados.

A)   Sopesado

     El examen de una colmena en verano parte, básicamente, de su peso. Se levanta desde atrás, se estima el sitio disponible y, en consecuencia, la posibilidad de una intervención. Este será uno de los trabajos de verano indispensables para conocer el estado de nuestros enjambres.
 
   En los grandes colmenares la inspección, por ejemplo, de una colmena de cada diez, incluyendo pesadas, de tipo medio y ligeras, completa el sopesado precisando el estado de las colonias. 
 
  El pesado exacto de una colmena da una idea mucho mejor. Además, apoya las observaciones que podamos hacer sobre la intensidad de la pecorea o sobre la situación en el tiempo en los periodos de la secreción de néctar.
 
  Si numerosas colonias aumentan de peso, las que se estancan o reducen su actividad. Deben ser inspeccionadas para descubrir la razón de su estado (enjambrazón, enfermedad o cambio de reina) y, eventualmente, ponerles remedio.
 

B)  Inspecciones

  Otro de los Trabajos de Verano esenciales serán las inspecciones. A partir de la colocación de la primera alza, la colmena no debe ser abierta o inspeccionada sino cuando se le vaya a colocar la segunda alza, a menos que del exterior se deduzca una enfermedad o accidente.
 
   La inspección más simple se limita a levantar la entretapa y, de un vistazo, estimar el estado del alza: desocupada, ocupada a medias o casi llena. Entre los estirados, los encerados, colocados en los mismos lugares (por ejemplo 2, 4, 7 y 9) en todas las alzas, darán cuenta de la capacidad para obrar y de la necesidad, más o menos creciente, de agregar una nueva alza.
 
  Para las colmenas trashumantes alejadas de 50 a 100 km. y más del domicilio, las inspecciones tendrán lugar quincenal o mensualmente. El intervalo entre dos vueltas varía en función de lo que los informes de los trashumantes de una misma región se comunican en sus casuales encuentros y de los datos meteorológicos.
 
   Se puede colocar, sobre cuatros hojas de periódico, un alza (encerados y estirados en primavera, encerados solamente a causa de la tiña de verano) que las abejas ocuparán y estirarán si -agradable sorpresa- se desencadena bruscamente una fuerte mielada.
 

C)   Prevención de la barba

    Trabajos de Verano como la prevención de la barba serán indispensables para evitar el debilitamiento de la colmena. Las colmenas que hacen barba (racimo delante de la entrada) van a enjambrar o les falta aire. Esta reacción de asfixia no debería producirse jamás. El remedio definitivo es mediante el aumento del tamaño de la piquera y de una forma provisional levantando el cuerpo. Deslizando un calzo (una piedra) entre el cuerpo y el basamento fijo.
 
   A pleno sol y orientadas al sur, las abejas no hacen la barba cuando la piquera ocupa todo el frente de la colmena a una altura de 1´5 a 2 cm.
 

D)   Supresión de colmenas defectuosas

 
  Las colonias improductivas sin motivo conocido y válido (enjambre tardío, enfermedad  accidente, etc.) deben ser suprimidas. Esto no implica que deban perder sus abejas, cuadros y provisiones.
 
   Se emplean dos métodos: la dispersión y la reunión.
 
  a)   La dispersión se aplica sobretodo en primavera. Consiste en sacar de la colmena defectuosa los cuadros de puesta y provisiones con los cuadros que lleven e introducirlos en las otras colmenas del apiario que resultan así reforzadas.
     La operación se hace sin luchas durante la mielada. En otros periodos, con las abejas menos dispuestas, es necesario aprovechar el centro de un buen día, no introducir sino un solo cuadro y ahumar copiosamente o rociar con jarabe la colmena receptora, así como el cuadro introducido.
      Es inútil, en la dispersión, buscar la reina mala, pues en la colmena en que resulte introducida desaparecerá.
  b)  La reunión se realiza ventajosamente en verano. Agrupa dos colonias: una débil que se da a la otra, fuerte, que la recibe.
 
    Durante la mielada, colocar la colonia a suprimir sobre la colonia fuerte ahumada un poco, dos hojas de periódico entre cuerpo y alza, facilitan la reunión. No dejar entrada propia a la colmena de arriba: su reina desaparecerá, sus abejas saldrán por la piquera de abajo.
 
   Fuera de las épocas de traída de néctar, la operación debe desaconsejarse. Si a pesar de todo se quiere reunir, deberá tomar algunas precauciones como ahumar fuertemente. Separar las poblaciones con tres o cuatro hojas de periódico. Después rociar con jarabe de azúcar las abejas y los cuadros o anestesiar las poblaciones con nitrato amónico.
 
  Las pecoreadoras de una colmena desplazada o suprimida no se pierden: penetran en las colonias vecinas en que son aceptadas.
 
  Resulta cómodo y ventajoso suprimir las colonias defectuosas o en exceso con motivo de la trashumancia. Para ello, una vez instalado, en su lugar de trabajo, por ejemplo, el espliego, un colmenar compuesto por buenas colmenas, se traerán las colonias a suprimir. Se instalarán sobre el techo o al lado de las colmenas en forma que las colmenas casi se toquen. Una hora después o bien tres-quince días más tarde se reúnen las dos colonias superponiéndolas por el método del periódico o, incluso, sin periódico u otras precauciones. Los fondos fijos hacen en este momento un buen servicio. No dejar entrada a la colonia superior. En la recolección, la miel reemplazará la puesta de esta colonia.
 

E)    Trasvase

 
    Estos Trabajos de Verano también son importantes. Reservamos el término trasvase al paso de las abejas, puesta e, incluso, provisiones de una colmena fija a una colmena de cuadros. Corrientemente son empleados dos métodos:
 

    Primer método:

 
     Retirar la colmena fija dejando en el sitio su soporte formando el fondo y, a menudo, la rampa de vuelo.
     _   Voltear la colmena fija hasta dirigir su base abierta hacia arriba.
   _   Sacar las abejas de la colmena fija ahumándola o por golpeteo (martilleando a la cadencia de un golpe por segundo) y hacerlas pasar a un caza-enjambres, corcho u otro recipiente provisional.
 
    Algunos apicultores desean saber si la reina ha pasado con las obreras al caza-enjambres o permanece en la colmena. Para ello, colocan el caza-enjambres o la colmena, su abertura basal hacia abajo, sobre un tejido negro. Diez o quince minutos más tarde, si la reina en periodo de puesta se encuentra entre las abejas, se trasvasa durante el periodo de actividad. Los huevos caerán sobre el tejido negro, en el que es fácil percibirlos.
    _   Desmontar la colmena fija y ajustar los panales a las dimensiones de los bastidores.
  _  Colocar los panales en los cuadros cuidando que las celdas queden en posición correcta; sujetarlas, rodeando bastidor y panal, con una liza o alambre.
    _   Introducir los cuadros en una colmena; pasar las abejas a ella; alimentar.
     
   Las lizas roídas por las abejas serán sacadas en pedazos. En cuanto a los alambres, convendrá retirarlos diez o quince días después del trasvase, cuando los panales ya estén soldados a los bastidores. 
 

    Segundo método:

 
   _   En un cuerpo de colmena colocar bastidores provisto de cera estampada o preferiblemente estirados.
    _   Sobre el cuerpo de colmena así preparado, colocar un separador de reina, después una entretapa provista de una abertura un poco menor que la base de la colmena fija.
    _   Sacar las abejas de la colmena fija (ver el primer método).
    _   Poner la colmena fija, conteniendo puesta y provisiones, como si se tratara de un alza, sobre la abertura de una entretapa; taponar con escayola, mastic o cualquier otro material apropiado, la piquera de la colmena fija, así como los intersticios que pudieran, en su base, permitir el paso de las abejas.
  _   Hacer penetrar las abejas en la colmena de cuadros por la tabla de vuelo: se establecerán en el cuerpo; las obreras subirán a la colmena fija; la reina, retenida en por el separador, queda en la colmena de cuadros.
    _    Después del nacimiento del pollo de la colmena fija, es decir veinticinco días después de la operación, se puede quitar esta colmena, la entretapa agujereado y el separador de reinas. Cerrar la colmena de cuadros. Sacar las abejas de la colmena fija; hacerlas pasar a la colmena de cuadros. Desmontar la colmena fija y recolectar la miel que contiene.

Apicultura evita emigración juventud 17319

ifaiweb

emigracion-jovenes

Apicultura evita emigración juventud

El programa del IFAI involucra a productores de toda la provincia. Muestra cómo la apicultura evita la emigración de la juventud. Ya hay más de 200 colmenares en plena producción.

El nuevo Programa de Apicultura Subtropical Sustentable, desarrollado por el Instituto de Fomento Agropecuario e Industrial (IFAI), concita el interés de los jóvenes. Éstos ven en la producción de miel una alternativa más para quedarse y vivir de lo producido en la chacra. De esta forma la apicultura evita la emigración de la juventud. El curso que se impartió se acompañó con la entrega de insumos y el seguimiento para el desarrollo de la actividad. Esta acción motiva a los hijos de los colonos a seguir con el trabajo en el campo, pero sumando nuevas alternativas.
El citado programa se desarrolla en El Soberbio, Fachinal, Cerro Corá, Profundidad y en las 2000 hectáreas de Puerto Iguazú. Estos lugares fueron seleccionados por su cercanía a las áreas protegidas lo que asegura un producto de una calidad inigualable por la vegetación existente. Y eso hace distintiva a la miel misionera en el mercado local, nacional e incluso internacional.

Emigración

En el paraje Yabotí, se constató que entre las mujeres y los jóvenes existe más interés por la apicultura. El seguimiento que está haciendo el IFAI les da más seguridad para apostar por la apicultura. Esta actividad económica evita la emigración de la juventud e invita a buscar en su producción otro ingreso para vivir del trabajo en la chacra.

Curso

Alfredo Ramírez, un joven apicultor que realizó el curso, tiene 15 años. Está cursando el 3 año de la secundaria y comparte su tiempo entre el estudio y las abejas. “Me gusta mucho lo que hago, quiero seguir con la apicultura. Hice un trabajo de investigación para que en la escuela conocieran lo básico del mundo de las abejas. Mis compañeros también se interesaron. Estoy decidido a seguir estudiando para quedarme en la chacra y ampliar mis conocimientos sobre la miel y sus beneficios”, afirmó durante la entrega de equipamiento para que trabajen con más comodidad.
Otro de los jóvenes del paraje Yabotí, Eugenio Javier Arndt, 19 años, comentó que “en el curso aprendió mucho». Mi familia sabía obtener miel de forma artesanal, pero esto nos amplió la posibilidad de trabajo porque ahora sabemos cómo conservar nuestras colmenas. Nos enseñan como tratar a las abejas. A detectar enfermedades que les afectan para lograr más producción. Estoy entusiasmado. Mis padres me ayudan para ampliar las colmenas. También quiero quedarme en la chacra y vivir de esto. Aplicando lo aprendido te das cuenta que el trabajo de las abejas es insustituible”.
Lucas Ariel Arndt , 17 años, vive con sus padres también en la chacra. Colabora con los cultivos habituales de hierba, tabaco, maíz, mandioca y otros. “Vi en la apicultura la posibilidad de quedarme aquí y obtener más ingresos. El curso me motivó y gustó mucho. Quiero dedicarme a esto porque sé que hay mucho futuro”, indicó.
Oportunamente la coordinadora del programa, Graciela Hedman, explicó que “estamos trabajando en la colonia Yabotí con buenos avances. Ahora entregamos los equipos protectores  y otros insumos para más comodidad de los apicultores. Estos son lugares de excelencia en Misiones que nos aseguran un producto único y que se destacará en el mercado por los árboles y la floración existente en la reserva”.
El Programa de Apicultura Subtropical Sustentable reúne a colonos que tienen sus chacras colindantes con áreas protegidas y los parques provinciales. “Además de capacitarlos, también se les entrega los insumos necesarios para la tarea y se les acompaña en la comercialización del producto según las exigencias del mercado.”, recordó la funcionaria del IFAI.

Abejero Europeo 170319

Abejero europeo
Abejero Exterminador 270319
Abejero Europeo

Abejero europeo

Exterminador de velutinas

170319

Esta especie de halcón ha hallado en la velutina, de mayor tamaño, un alimento perfecto que le hace un plato volante más apetitoso.

Así es el Abejero Europeo, el ave que puede liquidar la velutina.
Los ornitólogos han visto que las poblaciones de esta rapaz aumentan al ritmo que la avispa.
Trampas caseras que tiran de una mezcla a base de cerveza negra y azúcar; una red caza-mariposas unida a la tapa de una caja metálica de galletas. Pértigas para fumigar nidos; redes eléctricas; y hasta explosivos.
Las tácticas para tratar de controlar la plaga de la velutina son muy imaginativas. Las trampas han creado gran expectación en Asturias aunque no han sido lo eficaces que se esperaban, provocando, además, daños colaterales a otros insectos.
Pero durante el tiempo en el que ha logrado asentarse esa avispa en casi todo el territorio, un ave rapaz ha seguido sus pasos. Así es el abejero europeo, el ave que puede liquidar la velutina.
Es el abejero europeo, un depredador natural de ese insecto.
Su población crece en el noroeste con la misma velocidad con la que lo ha hecho la velutina. Se cumple así la Ley de oferta y la demanda. A mayor número de especies invasoras, en la misma proporción crece el número de aves depredadoras como el Abejero Europeo.
Y eso es una señal alentadora para controlar la plaga. «Hemos pasado de 1’3 parejas reproductoras por zona analizada, a 2’7, coincidiendo en años en que la velutina se ha propagado más», apunta el ornitólogo José Manuel Fernández.

Investigador adscrito a la Universidad de Alcalá de Henares, Fernández y Salvador Rebollo llevan años realizando proyectos en varios municipios de Galicia donde el insecto ha producido graves daños.  Los resultados, muy preliminares, apuntan a ese crecimiento del ave en las zonas de expansión del insecto. No será la solución definitiva, pero puede ayudar.

¿Pero qué es el abejero europeo?
Así es el abejero europeo, el ave que puede liquidar la velutina.
Como explica la Sociedad Española de Ornitología (SEO-Birdlife), es una rapaz que se alimenta de avispas y abejorros, y de forma preferente de sus larvas. Cría en zonas de clima templado y húmedo y solo habita en la cornisa cantábrica y el norte de la península. Para manipular panales y avisperos, «el abejero europeo cuenta con unas adaptaciones morfológicas muy particulares, que consisten en la posesión de un pico corto y fino para extraer fácilmente las pupas de los panales, unos dedos protegidos por escamas para evitar la acción de los aguijones, y los párpados inferiores cartilaginosos más duros que en otras rapaces», apuntan desde la SEO.
Con todo José Manuel Fernández resalta que es una especie poco estudiada, por lo que advertir cuántos ejemplares de Abejero Europeo hay es aventurado. El atlas de la SEO calcula entre 900-1.300 abejeros europeos repartidos por la zona norte; pero ahora, al menos en puntos de Galicia donde han llevado a cabo sus estudios, se constata un crecimiento al calor de la avispa velutina.

«Todo apunta a que hemos dado con un depredador de la velutina»

Los investigadores llevan años esperando dar con un método eficaz y natural para combatir la avispa asiática sin dañar a otras especies. José Manuel Fernández participa en una investigación que trata de averiguar si una especie de ave rapaz se alimenta mayoritariamente de velutina

José Manuel Fernández es ornitólogo y forma parte de un equipo de investigación de la Universidad de Alcalá de Henares, del departamento de Ecología que dirige Salvador Rebollo. Los dos son de Marín, y desde el 2004 están realizando proyectos de investigación en Galicia. El último de ellos trata de determinar si el abejero europeo, un ave rapaz, es un depredador natural de la velutina, un hallazgo que sería importante para conseguir un mecanismo de control natural de la avispa asiática que no afecte a otras especies, como sí ocurre con los cebos actuales, en los que sí resultan atrapados otros insectos. Los primeros resultados de este estudio se presentaron hace unos días en unas jornadas.

 

-¿En qué consiste la investigación?
– Nuestras investigaciones, financiadas fundamentalmente por el Ministerio de Ciencia y Tecnología y el Ministerio de Economía y Competitividad, tratan sobre todo de saber qué servicios prestan las aves para el medio ambiente.
A raíz de esto surgió el tema de la velutina, por la inquietud social que se vivía por aquí. Sabíamos que había un ave, el abejero europeo, que se alimentaba de himenópteros, sobre todo de avispas.
Se nos ocurrió que seguramente esta ave estaría consumiendo la avispa asiática. Entonces, lo que hicimos este año fue detectar los nidos de esta ave, el abejero europeo, subir, colocarles cámaras y un sensor de movimiento, de manera que cada vez que se movía una cría o llegaba un adulto, sacaba una foto cada treinta o cuarenta segundos.
Este método ya lo hemos usado en estas mismas zonas con otras especies para saber qué comían, y son métodos que no producen ningún altercado ni daño en la reproducción de estas aves.
-¿Y qué consiguieron averiguar?
-Comprobamos que el 70 % de los panales que los adultos traían a los nidos para alimentar a las crías eran de celdas grandes.
Solo puede haber dos especies que tengan estas celdas grandes, o la avispa asiática o la nuestra, la vespa crabro, y eso solo lo podemos diferenciar de forma molecular, de manera que el contenido de ese estudio lo vamos a llevar a Madrid para que a partir de las moléculas determinen y sacar una proporción para ver de ese 70 % cuáles serían velutina y cuáles serían crabro.
Se han recogido muestras tanto en el interior del nido como en las cercanías. De todas formas, todo apunta a que es asiática, porque nosotros cuando subíamos a colocar las cámaras en los nidos, encontrábamos presencia siempre de la vespa velutina, nunca vimos una vespa crabro por las proximidades.
También porque en las muestras que trajimos para llevar a Madrid, algunas de las larvas que estaban sin comer ya tenían un tamaño suficiente para poder identificarlas y siempre era velutina.
Otro detalle importante es que la crabro la mayoría de las veces cría en oquedades de árboles, y ahí ya resulta más difícil acceder o al menos sacar el panal entero, de manera que los panales que llegan al nido deberían ser más pequeños, y lo que vemos en las fotografías tiene un tamaño más grande. Pero, bueno, son hipótesis a la espera de los resultados.
-¿Hay muchos abejeros europeos en esas zonas?
-Precisamente otro de los temas llamativos de esta ave es que tenía en nuestras zonas de estudio una densidad de parejas reproductoras, pero esa densidad se vio duplicada más o menos sobre los años 2014-2015, justo coincidiendo con el auge fuerte de la velutina.
Entonces, tenemos varios frentes. Por un lado, según lo que vemos en los nidos, todo indica que el abejero europeo va a comer mayoritariamente vespa velutina.
Por otro lado, tenemos que la población de abejeros se ha duplicado a raíz de la expansión de la asiática. Y esto nos hace confirmar que hay una serie de aves que son defensas naturales. Tenemos que conocerla para poder protegerla y que siga ejerciendo esta función.
-Si se confirman los datos de la investigación, existiría un depredador natural para la velutina.
 -Claro, todo apunta a ello. A ver, no va a ser la solución. Las especies en la naturaleza se ajustan, entonces lo que está ocurriendo es que como hay más velutina, hay más parejas reproductoras de abejero.
-¿Es posible conocer la influencia que está teniendo la presencia de abejeros sobre la población de velutina?
 -Basándonos en los pisos de panales que nos aparecían en los nidos, hicimos una estimación del consumo. Conociendo la densidad de abejeros que había en la zona, estimando la cantidad de paneles que estaban consumiendo las crías al día más el número de días que están allí, y fijando un tamaño medio de los nidos, hicimos una estimación de 700 panales, un mínimo de 500 a un máximo de 1.000 nidos que pudieron eliminar en cada una de las zonas.

 

-En caso de que se confirmen los datos, ¿sería posible aumentar de forma artificial la presencia de abejeros europeos?
-Esto entraría en el nuevo proyecto que pretendemos desarrollar en los próximos años. Necesitamos conocerlo, saber dónde crían, y desde el conocimiento podríamos al menos facilitarle las cosas o no destruirlas para que no afectemos a los ejemplares que están. ¿Ampliar la población? Eso hay que estudiarlo y requiere tiempo.

 

 

Salvar a las Abejas 121018

Salvar a las Abejas 121018

Salvar a las Abejas 121018

Para salvar las abejas, diálogo entre apicultores y agricultores

121018

Hablamos con la directora de la Cámara de Procultivos de la ANDI, María Helena Latorre, en Al Campo.

 

Salvar a las abejas
Las abejas deben ser protegidas

 

Salvar a las abejas es fundamental para preservar la vida en el planeta tal como la conocemos hoy en día.

El uso indiscriminado de plaguicidas, además de agravar el cambio climático, ha puesto en peligro, no sólo la subsistencia de las abejas, si no de todas las formas de vida.

Y esto no ocurre solo en Colombia sino que todo el planeta se ve afectado de igual forma. Es el momento de moderar el uso de esta serie de agentes contaminantes, que afectan por igual a cielo, tierra y agua de ríos y mares, para no poner en riesgo la agricultura y la apicultura.

En definitiva, la vida del ser humano como especie, pues no cabe duda que sería el primero en verse afectado por los desmanes de su modo de vida.

 

María Helena Latorre

 

Sobre el tema ha trabajado la Cámara Procultivos de la ANDI, entidad que agremia a productores de insumos agrícolas, plaguicidas y fertilizantes.

En el programa Al Campo, de la emisora Caracol Radio, hablamos con su directora, María Helena Latorre, quien destacó un programa que incentiva el diálogo entre agricultores y apicultores, para que trabajen de la mano en procura de buenas prácticas.

Sólo así se podrán proteger a las abejas y su polinización del cambio climático. La abeja es, de todos las especies de polinizadores, la piedra angular y especie vital, sin la cuál no existiría, al menos en la proporción en que se realiza hoy, el ingente trasiego de polen, básico e imprescindible, entre millones de árboles, flores y plantas. Sus tareas polinizadoras son vitales para la producción mundial de alimentos. Es vital salvar a las abejas.

Asimismo añadió que, en efecto, parte del problema de las abejas es el uso indiscriminado de plaguicidas. Pero también incluyó como causas de los problemas de salud de estos insectos, la explotación  y uso abusivo de la tierra que provocan los monocultivos, el cambio climático, la trashumancia y otros factores. Y señaló que la entidad a su cargo está promoviendo encuentros entre apicultores y agricultores para que, de la mano, impulsen las buenas prácticas apícolas y agrícolas y que  trabajen armónicamente.

Nos contó que en estos encuentros han acudido a la técnica de Andragogía, que es un conjunto de técnicas destinadas a la educación de los adultos. Y añadió que uno de los propósitos de la campaña, salvar a las abejas, es que haya un manejo responsable de los plaguicidas e insistió en que se busca que la agricultura y apicultura se unan y puedan trabajar como socios que son.

 

Guía práctica para reconocer la velutina

guia practica velutina

Guía práctica para reconocer la velutina

Emerxencias da varias pautas para distinguir la especie y determinar la urgencia de la retirada del nido

Tamaño y color son las dos características que diferencian a la avispa asiática de la autóctona a simple vista. También la forma y colocación de los nidos sirven de prueba para saber si se encuentra ante un grupo de velutinas o se trata de una falsa alarma. En total, cuatro pautas que proporciona la Axencia Galega de Emerxencias (Axega) para identificar los ejemplares de la especie invasora y así colaborar con los servicios de intervención para facilitar la planificación de su retirada tan pronto como sea posible.

 

 

Por tanto, antes de llamar al número habilitado para centralizar la retirada de nidos (012), la Axega pide que se recojan, «na medida do posible e sempre sen comprometer a seguridade, unha serie de datos de importancia para identificación da especie, clasificación da incidencia e organización da actuación»de los servicios de emergencia. Se trata de signos relativamente sencillos de determinar que no exigen rebasar la distancia de seguridad, fijada en cinco metros.
¿Son o no velutinas?

Iniciación a la apicultura 121018

Iniciación a la apicultura

121018

La clausura en el Ramos Carrión contará con el experto Orosman Burgueño

 

Iniciación a la apicultura
Participantes del curso en centro de miel de Sagallos

 

Curso con Salida

En las próximas semanas, más de la mitad de los alumnos del curso de iniciación a la apicultura y a la empresa apícola promovido por la Diputación de Zamora comenzará su andadura profesional en el sector.
Así le consta a Francisco Alonso Anta, ingeniero agrícola encargado de dirigir la formación impartida durante este verano gracias al programa Smart-Rural del área de Desarrollo Económico de la institución provincial.

Participantes

En total, una veintena de personas ha asistido al curso de iniciación a la apicultura, inaugurado el pasado mes de mayo en el Centro de Interpretación de la Miel de Sagallos, desarrollado en la práctica en San Cristóbal de Aliste y clausurado el próximo sábado en el Teatro Ramos Carrión.
Para Anta, el balance es más que «positivo» a tenor de los resultados obtenidos: «Ya casi todos tienen su explotación con colmenas propias y un número importante de ellos, en torno al 60% de ellos, solicitará las ayudas de la Junta de Castilla y León destinadas a la primera instalación de jóvenes agricultores menores de 41 años», resume.

 

A su juicio, hay un «pequeño boom» en el movimiento social asociado a la apicultura. «Hay una creencia generalizada de que es una ganadería con una alta rentabilidad y una rápida recuperación de la inversión. Y debería ser así, pero estamos en años flacos», explica.

 

A su parecer, el cambio climático y la trashumancia están lastrando la actividad en términos generales. «El clima no es lo que era, hay muchos cambios bruscos en la meteorología. En junio por ejemplo estuvo lloviendo otra vez. Si llueve y las reinas no logran fecundar durante los ocho días de vuelo nupcial -el que hacen una vez en sus aproximadamente seis años de vida-, se hacen reinas viejas, dejan de ser fértiles y sus abejas obreras las matan. El nacimiento de una nueva reina en la colmena tarda unos cuarenta o cincuenta días y mientras tanto la colmena está parada, lo que implica tres meses de pérdida», incide lamentando por otro lado el impacto de los apicultores trashumantes llegados principalmente de Salamanca y Cáceres.

 

No obstante, pese a estas circunstancias, cabe recordar que el sector en la provincia goza de una buena salud, más si cabe desde la creación de la Federación de Asociaciones de Apicultores de Zamora el pasado mes de mayo. Por eso, a fin de seguir apostando por el aprovechamiento de los recursos naturales de la provincia en esta materia, el próximo sábado las salas polivalentes del Teatro Ramos Carrión serán el escenario de la clausura de este curso de iniciación a la apicultura y la formación de una empresa apícola.

 

La jornada en el liceo provincial comenzará a las diez de la mañana con la ponencia del apicultor Andrés Rivas, apicultor de San Cristóbal de Aliste que abordará la elaboración tradicional de colmenas de corcho. Media hora más tarde, el experto uruguayo afincado en Gran Canaria Orosman Burgueño ofrecerá una ponencia de introducción a la selección genética en abejas. Tras un parón para la entrega de diplomas y un tiempo de asueto para comer, la programación se reanudará a las 16.30 horas con la charla sobre la multiplicación de la colmena a cargo de este profesional, técnico criador de reinas de Apícola Canaria. La entrada será libre y gratuita hasta completar aforo.

 

9.Jeans que echan humo

Básico de Apicultura

Introducción
En este capítulo mostraremos el conjunto de técnicas aplicadas para la cría racional de abejas, enfocadas a la obtención del máximo provecho de su trabajo, a la vez que aseguramos las adecuadas condiciones para el desarrollo y cuidado de las colonias.
Los trabajos en la apicultura se dividen en Básicos, en los que se realizan las revisiones rutinarias para hacer el seguimiento de las colmenas, y los especiales más específicos que son realizados eventualmente y según sea necesario.
A continuación nos centraremos en los cuidados básicos. En siguientes capítulos trataremos las actuaciones específicas.
Revisiones básicas
Estas revisiones son realizadas periódicamente y tienen como objetivo comprobar el estado general de las colonias respecto a la sanidad, las provisiones de alimentos y las condiciones de las crías, a fin de mantener las condiciones de producción.
¿Qué material necesito?
Para empezar tu trabajo en el apiario, lo primero que tienes que hacer es ir a buscar tu equipo de protección básico:
  • La indumentaria completa, es decir, la careta, suelta, incorporada al buzo o a la chaqueta, los guantes y un calzado apropiado, preferiblemente unas botas de caño alto de color blanco.
  • Ahumador, indispensable para mantener ocupadas las abejas mientras agitan sus alas;
  • Formón o similar que nos permitirá retirar los propóleos antes de separar los cuadros a revisar.
Consejos para mantener un buen, constante y duradero flujo de humo
¿A qué apicultor novato no le ha ocurrido “quedarse sin balas” en el momento más crucial del duelo?
Imaginad por un momento que nos quedarnos sin humo, justo en el momento más necesario, cuando en que estamos revisando el interior de una colmena, con la parte superior de la colmena abierto y con todo el enjambre alterado.
¡Qué situación mi general y yo sin afeitar!
Para evitar la pérdida de nuestro escudo de protección, el humo, en primer lugar como combustible deberemos usar el material apropiado.
  • Podremos utilizar paja seca, serrín, corteza de árboles, etc.
  • Telas de algodón como la de jeans (mis viejos levis 501 me dan su último servicio).
  • Será un material que su combustión no irrite a las abejas o al apicultor.
  • El humo debe ser denso, blanco, frío y sin olor fuerte.
  • El material a utilizar no puede ser de origen animal por su olor y que podría contaminar la miel.
  • Para hacer menos irritante el humo se pueden incluir plantas aromáticas como el eucalipto.
Encendido del ahumador
  1. Después de abrir el ahumador y comprobar que, debidamente colocado, dispone de un soporte que permite la formación de una cámara de aire bajo la materia combustible, colocaremos una pequeña cantidad de ésta .
  2. Añadiremos a este material algunos pedazos de papel o cartón que faciliten el inicio de la combustión.
  3. Iniciar el fuego en el fondo de la cámara de combustión.
  4. Presionar sobre el fuelle lentamente para que vaya iniciándose.
  5. Una vez que el humo empiece a aparecer presionaremos sobre el fuelle más rápidamente.
  6. Rellenaremos completamente la cámara de combustión del ahumador.
  7. Cerrar el ahumador.
Nota: Tanto para encender como de combustible recomiendo el uso de la tela de algodón de los pantalones vaqueros o jeans. Además de su lenta combustión, similar a la de una mecha en cámara lenta, lo que alarga los periodos entre recarga y encendido, también produce un humo blanco, abundante y sin olores agresivos.
Efectos del humo en las abejas
La aparición del humo en la colmena provoca que las abejas se sientan amenazadas y por naturaleza al percibir fuego ellas llenan su buche de miel para que en caso de tener que abandonar la colmena tendrán reservas para 2 o 3 días hasta formar una nueva colmena. Esta acción hace que las abejas se vuelvan menos agresivas. Además el humo actúa enmascarando las hormonas producidas por ellas mismas, impidiendo la comunicación de la colonia. Con esto se produce una total desorganización en el sistema de alarma e defensa de la colmena. Ésto nos permitirá hacer nuestro trabajo más tranquilos y sin tantos sobresaltos, aunque eso sí, deberemos actuar rápidamente porque, cuando desaparece el humo, aparece la agresividad.
Recomendaciones para el manejo de colmenas
  1. Por supuesto es indispensable el uso de vestimenta adecuada. Es el primer mandamiento del buen apicultor.
  2. Las revisiones es recomendable hacerlas por lo menos por 2 apicultores, para garantizar más seguridad.
  3. Estas revisiones deberán realizarse por los laterales o por detrás de las colmenas, nunca por delante de la piquera ya que esto entorpece el libre deambular de las abejas, con los posibles accidentes.
  4. El apicultor debe ser cuidadoso en el manejo de las colmenas, evitar movimientos bruscos, golpes en las cajas, alborotos excesivos y el uso de perfumes. Si no son respetados estos principios, el ganado se irritará y se volverá más agresivo.
  5. Las revisiones se deben realizar en días claros y sin nubes, sin lluvia o niebla. También se evitarán los días con demasiado frío.
  6. Las preferencias horarias, por regla general, serán de 8:00- 11:00 y de 14:00-17:00, siendo preferible el horario de mañana.
  7. Siempre las revisiones deberán ser breves, evitando revolver la colmena en exceso.
    De esta manera evitaremos:
    Resecamiento de las crías.
    Exposición de las crías al sol.
    Evitaremos el pillaje.
  8. Cambiar los cuadros viejos (con cera vieja o con roturas) por otros con cera estirada u operculada, situándolos intercalados con aquellos con cría en el centro del nido. Todos los años se hará una sustitución de al menos el 20% de los cuadros. Este cambio será hecho en los periodos de grandes floradas.
  9. Tras la revisión, el apicultor deberá cavar una zanja en el suelo y enterrar el resto de la cámara de combustión del ahumador. En caso de que haya agua, ésta se utilizará para apagar el resto del material de combustión.
Nota: Apagar el resto del material de combustión del ahumador es absolutamente necesario para evitar incendios en áreas de instalación de apiarios.
Cuáles serán nuestros controles en la revisión?
  1. La primera comprobación a llevar a cabo al abrir la colmena, será descubrir la presencia de la reina, caracterizada por la colocación de un único huevo por celda;
  2. Calidad de postura de la reina: esto se puede comprobar por la homogénea distribución de los huevos en el cuadro;
  3. Condiciones de desarrollo del enjambre: esta es valorada por el número de cuadros con cría y alimento;
  4. Existencia de alimento (miel y polen): aquí comprobaremos la cantidad de alimento en los cuadros, para valorar la necesidad de alimentar los enjambres;
  5. Espacio disponible en la colmena: se valora la cantidad de cuadros vacíos o no, debiendo estar acorde a la época del año y tamaño del enjambre;
  6. Salud de la colmena: detectar la presencia de síntomas de dolencias y enemigos naturales de las abejas de la colonia.
Separación entre revisiones
En vista de que las revisiones de la colmena tienen por objeto comprobar el estado de las colmenas, éstas dependerán de las diferentes épocas del año y de las condiciones climáticas de la región. Siendo así, la recomendación es que las visitas se realicen de la siguiente manera y tiempo:
  • En periodos de floración, con gran flujo de néctar las revisiones tienen que producirse cada 2 semanas, posibilitando que el apicultor controle mejor el almacenamiento de la miel;
  • En periodos de escasez de alimentos las revisiones deben producirse cada 3 o 4 semanas. Ahora solo estamos controlando el mantenimiento de los enjambres.
Hasta la próxima entrada.

 

¡Salud y Suerte!

8. Captura de Enjambres

Introducción
Una vez hecha la instalación del apiario, instaladas las colmenas encima de sus caballetes definitivos y rodeado todo el colmenar de la apropiada cerca de alambre que evite la entrada de animales, así como la instalación de una tupida tela de un material apropiado, obtenida en algún almacén de productos agrícolas, ésta última para evitar el flujo continuo de abejas a baja altura, evitando accidentes fortuitos con los eventuales e inconscientes personajes que no respetan los carteles de atención que nos habremos preocupado de instalar en las cercanías del apiario, deberemos de iniciar una tarea no menos importante para el correcto inicio y posterior desarrollo de nuestra actividad apícola.

 

  • Se trata de la captura de los enjambre que llenarán nuestras colmenas y que posibilitará la posterior retirada de nuestra cosecha de miel.
Para lograr hacernos con un abundante y productivo ganado melífero lo podremos conseguir de varias maneras.
 
alt=""
 
Comprando enjambres a otros apicultores
Este tipo de poblamiento conllevará las siguientes ventajas:
  • Nos resultará más cómodo pues podremos optar y escoger la calidad del enjambre;
  • De la misma manera, este método nos permitirá controlar la agresividad y productividad de su reina.
Este tipo de compra podrá ser hecha de dos formas:
  • Optando por la compra al peso de las abejas, normalmente en paquetes de 1 o 2 kilos de abejas, con una abeja reina fecundada. Este grupo de abejas se introducirán en un alza con cera estirada dónde se desarrollarán.
  • Otra forma es comprando núcleos de 2, 3 o 4 cuadros, cubiertos de abejas y con los cuadros operculados conteniendo miel, cría y una reina fecundada. Estos cuadros se colocarán en su colmena definitiva dónde el enjambre seguirá su desarrollo.
Captura de enjambres en transición
En mi caso y por experiencia propia, este tipo de enjambres, además de ser los más baratos de conseguir, pues solo se trata de recogerlos de la propia naturaleza, también son más fáciles de trabajar, pues se trata de enjambres maduros y en plena producción que posiblemente hayan abandonado su colmena por superpoblación de ésta.
El único pero, si es que se puede poner alguno, es la imposibilidad de tener un control sobre su calidad genética, ya que es muy difícil, que no imposible, conocer la procedencia del enjambre.
Para realizar la captura de estos enjambres optaremos entre dos tipos de alzas, además de otros muchos gadgets inventados por los apicultores que, igualmente, pueden obtener grandes resultados.
  • Cajas de cartón, con las dimensiones de un núcleo con 4 o 5 cuadros. En cada cuadro colocaremos una tira de cera estirada que actuará como cebo para los enjambres.
  • Cajas de madera, se trata de núcleos o alzas colocadas en el campo, en cuyos cuadros son pegados estrechas tiras de cera estirada (3 a 5 cm), que serán situadas en lugares estratégicos.
Para incrementar el atractivo de las cajas recomiendo utilizar ciertas infusiones de hierbas aromáticas, como puedan ser mentas o hierbabuena, que se usarán para pintar las paredes y panales de las colmenas.
Captura enjambres silvestres
Aunque cada vez se produzca con menos frecuencia, réditos del progreso, no están muy lejanos aquellos días en que era bastante normal encontrarnos enjambres en los lugares más inusitados.
Oquedades y ramas en los árboles, tejados, vigas, muros, cajones de madera abandonados, etc., se encontraban entre las colmenas naturales preferidas por las abejas.
Los sistemas de captura de estos enjambres siempre han de tener el cuenta la consecución del apresamiento del mayor número de abejas y que a la vez se evite la muerte, siquiera, de una pequeña cantidad de ellas.
Una de las características más importantes, que facilita enormemente su captura, es la casi nula agresividad del grupo.
Esta baja agresividad viene dada por la no acumulación del olor que desprende la reina el cuál no impregna cada rincón.
SEA COMO SEA Y AUNQUE SEPÁIS FEHACIENTEMENTE QUE NO VAN A PICAR, NUNCA OLVIDÉIS TRABAJAR DEVIDAMENTE PROTEGIDOS.
RECORDAD EL PRIMER MANDAMIENTO DE LA APICULTURA.
Habitualmente es posible encontrar conglomerados de abejas posados en lugares difícilmente accesibles esperando una señal que les haga partir a su alojamiento definitivo. Este aviso vendrá dado por las abejas exploradoras. Nos encontramos pues ante un enjambre transitorio que es conveniente capturar.
Para su captura sería recomendable disponer de un nido, cuadros de cera estirada, una tela de transporte, una esponja para cerrar la piquera y unas tiras de goma para fijar dicha tela.
Los procedimientos a llevar a cabo, además de estar debidamente equipado, tanto el apicultor y ayudante serán:
  • Aplicar suavemente 3 o 4 bocanadas de humo sobre el enjambre al llegar al lugar;
  • Situar el alza o la caja bajo el grupo de abejas mientras el ayudante deberá dar un golpe seco en el lugar de donde cuelga el enjambre;
  • Volver a aplicar humo donde estaba el enjambre y aguardar unos instantes mientras las abejas se acomodan en su nuevo hogar;
  • Con ayuda del cepillo barreremos las abejas restantes hacia la caja, con cuidado de no aplastarlas, sobretodo la reina.
  • Comprobar que algunas abejas están moviendo las alas sin volar y con el abdomen levantado. Eso querrá decir que la reina se instaló dentro de la colmena.
  • Colocar la tela de transporte encima de la caja, fijarla con las tiras de goma y por encima de ella colocar la tapa;
  • En la piquera de la colmena colocaremos el trozo de esponja para evitar la salida de abejas mientras lo transportamos, preferentemente de noche.
Así como hayamos llegado a la nuevo asentamiento retiraremos la esponja para permitir la salida de las abejas al amanecer.
Será conveniente introducir un cuadro con cría, retirado de alguna colmena fuerte del apiario, en la nueva casa para fijar la atención de las obreras. Dos jornadas después de la llegada deberemos retirar la tela de transporte.
Enjambres Nidificados
Este tipo de enjambres requiere de la participación de un apicultor con más habilidad en este tipo de manejo.
  • Primeramente deberemos proveernos de una colmena con algunos cuadros con cera estirada y con algunos cuadros ya alambrados;
  • Tela de transporte;
  • Cuchillo para cortar los panales;
  • Cuerda, cordones o unas gomas para fijar los panales a los cuadros;
  • Esponja para cerrar la piquera;
  • Una cazuela o similar para colocar los cuadros con miel;
  • Tiras de goma para fijar la tela de transporte.

 

¡Salud y Suerte!