Los Drones contra velutina 060420

drones contra velutina

Los Drones, último adelanto técnico, permite utilizar la ingeniería aeronáutica para destruir nidos de vespa velutina

Amenaza para los polinizadores autóctonos

drones contra velutina
Ingeniería aeronáutica destruye nidos de velutina

 

El Ayuntamiento ha encargado a drones los trabajos de geologalización para eliminar esos nidos de una especie de avispa que supone una amenaza para las especies autóctonas de polinizadores, especialmente las abejas productoras de miel.

Los drones vuelan por las zonas más habituales de implantación de estas colmenas como márgenes de rieras, balsas o canales de pluviales.

Una vez localizados los nidos, se les inyecta un biocidaque introduce un hongo que paraliza las extremidades de las avispas en 48 horas y les provocan la muerte.

La avispa asiática supone un peligro para el ecosistema ya que es un depredador que acaba con las especies autóctonas que son las principales polinizadoras de árboles frutales, las plantas y verduras.

Posiblemente la especie fuera introducida en Francia en algún contenedor de transporte marítimo de importación de productos del continente asiático

Abejero Europeo 170319

Abejero europeo
Abejero Exterminador 270319
Abejero Europeo

Abejero europeo

Exterminador de velutinas

170319

Esta especie de halcón ha hallado en la velutina, de mayor tamaño, un alimento perfecto que le hace un plato volante más apetitoso.

Así es el Abejero Europeo, el ave que puede liquidar la velutina.
Los ornitólogos han visto que las poblaciones de esta rapaz aumentan al ritmo que la avispa.
Trampas caseras que tiran de una mezcla a base de cerveza negra y azúcar; una red caza-mariposas unida a la tapa de una caja metálica de galletas. Pértigas para fumigar nidos; redes eléctricas; y hasta explosivos.
Las tácticas para tratar de controlar la plaga de la velutina son muy imaginativas. Las trampas han creado gran expectación en Asturias aunque no han sido lo eficaces que se esperaban, provocando, además, daños colaterales a otros insectos.
Pero durante el tiempo en el que ha logrado asentarse esa avispa en casi todo el territorio, un ave rapaz ha seguido sus pasos. Así es el abejero europeo, el ave que puede liquidar la velutina.
Es el abejero europeo, un depredador natural de ese insecto.
Su población crece en el noroeste con la misma velocidad con la que lo ha hecho la velutina. Se cumple así la Ley de oferta y la demanda. A mayor número de especies invasoras, en la misma proporción crece el número de aves depredadoras como el Abejero Europeo.
Y eso es una señal alentadora para controlar la plaga. «Hemos pasado de 1’3 parejas reproductoras por zona analizada, a 2’7, coincidiendo en años en que la velutina se ha propagado más», apunta el ornitólogo José Manuel Fernández.

Investigador adscrito a la Universidad de Alcalá de Henares, Fernández y Salvador Rebollo llevan años realizando proyectos en varios municipios de Galicia donde el insecto ha producido graves daños.  Los resultados, muy preliminares, apuntan a ese crecimiento del ave en las zonas de expansión del insecto. No será la solución definitiva, pero puede ayudar.

¿Pero qué es el abejero europeo?
Así es el abejero europeo, el ave que puede liquidar la velutina.
Como explica la Sociedad Española de Ornitología (SEO-Birdlife), es una rapaz que se alimenta de avispas y abejorros, y de forma preferente de sus larvas. Cría en zonas de clima templado y húmedo y solo habita en la cornisa cantábrica y el norte de la península. Para manipular panales y avisperos, «el abejero europeo cuenta con unas adaptaciones morfológicas muy particulares, que consisten en la posesión de un pico corto y fino para extraer fácilmente las pupas de los panales, unos dedos protegidos por escamas para evitar la acción de los aguijones, y los párpados inferiores cartilaginosos más duros que en otras rapaces», apuntan desde la SEO.
Con todo José Manuel Fernández resalta que es una especie poco estudiada, por lo que advertir cuántos ejemplares de Abejero Europeo hay es aventurado. El atlas de la SEO calcula entre 900-1.300 abejeros europeos repartidos por la zona norte; pero ahora, al menos en puntos de Galicia donde han llevado a cabo sus estudios, se constata un crecimiento al calor de la avispa velutina.

«Todo apunta a que hemos dado con un depredador de la velutina»

Los investigadores llevan años esperando dar con un método eficaz y natural para combatir la avispa asiática sin dañar a otras especies. José Manuel Fernández participa en una investigación que trata de averiguar si una especie de ave rapaz se alimenta mayoritariamente de velutina

José Manuel Fernández es ornitólogo y forma parte de un equipo de investigación de la Universidad de Alcalá de Henares, del departamento de Ecología que dirige Salvador Rebollo. Los dos son de Marín, y desde el 2004 están realizando proyectos de investigación en Galicia. El último de ellos trata de determinar si el abejero europeo, un ave rapaz, es un depredador natural de la velutina, un hallazgo que sería importante para conseguir un mecanismo de control natural de la avispa asiática que no afecte a otras especies, como sí ocurre con los cebos actuales, en los que sí resultan atrapados otros insectos. Los primeros resultados de este estudio se presentaron hace unos días en unas jornadas.

 

-¿En qué consiste la investigación?
– Nuestras investigaciones, financiadas fundamentalmente por el Ministerio de Ciencia y Tecnología y el Ministerio de Economía y Competitividad, tratan sobre todo de saber qué servicios prestan las aves para el medio ambiente.
A raíz de esto surgió el tema de la velutina, por la inquietud social que se vivía por aquí. Sabíamos que había un ave, el abejero europeo, que se alimentaba de himenópteros, sobre todo de avispas.
Se nos ocurrió que seguramente esta ave estaría consumiendo la avispa asiática. Entonces, lo que hicimos este año fue detectar los nidos de esta ave, el abejero europeo, subir, colocarles cámaras y un sensor de movimiento, de manera que cada vez que se movía una cría o llegaba un adulto, sacaba una foto cada treinta o cuarenta segundos.
Este método ya lo hemos usado en estas mismas zonas con otras especies para saber qué comían, y son métodos que no producen ningún altercado ni daño en la reproducción de estas aves.
-¿Y qué consiguieron averiguar?
-Comprobamos que el 70 % de los panales que los adultos traían a los nidos para alimentar a las crías eran de celdas grandes.
Solo puede haber dos especies que tengan estas celdas grandes, o la avispa asiática o la nuestra, la vespa crabro, y eso solo lo podemos diferenciar de forma molecular, de manera que el contenido de ese estudio lo vamos a llevar a Madrid para que a partir de las moléculas determinen y sacar una proporción para ver de ese 70 % cuáles serían velutina y cuáles serían crabro.
Se han recogido muestras tanto en el interior del nido como en las cercanías. De todas formas, todo apunta a que es asiática, porque nosotros cuando subíamos a colocar las cámaras en los nidos, encontrábamos presencia siempre de la vespa velutina, nunca vimos una vespa crabro por las proximidades.
También porque en las muestras que trajimos para llevar a Madrid, algunas de las larvas que estaban sin comer ya tenían un tamaño suficiente para poder identificarlas y siempre era velutina.
Otro detalle importante es que la crabro la mayoría de las veces cría en oquedades de árboles, y ahí ya resulta más difícil acceder o al menos sacar el panal entero, de manera que los panales que llegan al nido deberían ser más pequeños, y lo que vemos en las fotografías tiene un tamaño más grande. Pero, bueno, son hipótesis a la espera de los resultados.
-¿Hay muchos abejeros europeos en esas zonas?
-Precisamente otro de los temas llamativos de esta ave es que tenía en nuestras zonas de estudio una densidad de parejas reproductoras, pero esa densidad se vio duplicada más o menos sobre los años 2014-2015, justo coincidiendo con el auge fuerte de la velutina.
Entonces, tenemos varios frentes. Por un lado, según lo que vemos en los nidos, todo indica que el abejero europeo va a comer mayoritariamente vespa velutina.
Por otro lado, tenemos que la población de abejeros se ha duplicado a raíz de la expansión de la asiática. Y esto nos hace confirmar que hay una serie de aves que son defensas naturales. Tenemos que conocerla para poder protegerla y que siga ejerciendo esta función.
-Si se confirman los datos de la investigación, existiría un depredador natural para la velutina.
 -Claro, todo apunta a ello. A ver, no va a ser la solución. Las especies en la naturaleza se ajustan, entonces lo que está ocurriendo es que como hay más velutina, hay más parejas reproductoras de abejero.
-¿Es posible conocer la influencia que está teniendo la presencia de abejeros sobre la población de velutina?
 -Basándonos en los pisos de panales que nos aparecían en los nidos, hicimos una estimación del consumo. Conociendo la densidad de abejeros que había en la zona, estimando la cantidad de paneles que estaban consumiendo las crías al día más el número de días que están allí, y fijando un tamaño medio de los nidos, hicimos una estimación de 700 panales, un mínimo de 500 a un máximo de 1.000 nidos que pudieron eliminar en cada una de las zonas.

 

-En caso de que se confirmen los datos, ¿sería posible aumentar de forma artificial la presencia de abejeros europeos?
-Esto entraría en el nuevo proyecto que pretendemos desarrollar en los próximos años. Necesitamos conocerlo, saber dónde crían, y desde el conocimiento podríamos al menos facilitarle las cosas o no destruirlas para que no afectemos a los ejemplares que están. ¿Ampliar la población? Eso hay que estudiarlo y requiere tiempo.

 

 

Apicultores gallegos piden armas biológicas 110918

avispa velutina

Apicultores gallegos piden armas biológicas contra Velutina

110918

Ha causado dos muertos y se está cercando a viviendas y huertos

apicultores gallegos piden armas biológicas
Trampas para avispas velutinas asiáticas en un colmenar de Portodemouros (Pontevedra). ÓSCAR CORRAL

Con el conocimiento que tienen los apicultores gallegos del comportamiento de la avispa asiática (vespa velutina), causante este verano en Galicia de dos muertes, menos esperanzas parecen abrigar los apicultores gallegos para combatir esta especie asentada en la región desde 2012 y que ha causado estragos entre los individuos de sus colmenas para conquistar su hábitat.

Pero este insecto no solo es una amenaza para las abejas autóctonas productoras de miel, sino para la población, ante la proximidad de sus nidos a viviendas y huertos.
 
El apicultor gallego y presidente de la Asociación Galega de Apicultura (AGA), Xesús Asorey, ha reclamado a la Xunta de Galicia medios de investigación y más información a los ciudadanos, y cree que llegó el momento de apostar por armas biológicas, como las feromonas, para combatir este insecto. El portavoz de los apicultores gallegos ha avisado de que estas avispas procedentes de Asia han cambiado su comportamiento para adaptarse a las condiciones climáticas.
Marcos González, profesor de Zoología de la Universidad de Santiago, también opta por esta propuesta como única arma para frenar la proliferación de esta especie que ha calificado de “plaga e invasión”. Para este experto, la alarma social emergente “está plenamente justificada”.

«En 2017 había unos nidos grandes, con familias muy numerosas, de entre 15.000 y 18.000 individuos, en las inmediaciones de ríos, regatos y valles»
En la Universidad de Santiago ya existe un grupo de investigación que dirige Xulio Maside para buscar un parásito autóctono y biocidas que pueda atacar de forma selectiva a las velutinas sin aniquilar a los demás insectos. Además, estudia por primera vez el impacto económico de esta plaga en los apicultores gallegos y ha desarrollado un sistema basado en el análisis informático de diversos parámetros que determinan la densidad que va a tener la población de la avispa velutina en el futuro así como su distribución geográfica.
Este año han hecho nidos más pequeños, pero están más próximos a las zonas habitadas en comparación con el año pasado. Explica Asorey, que este acercamiento a los núcleos de población se debe a que buscan abrigo porque esta primavera ha sido más lluviosa y fría. “En 2017 había unos nidos grandes, con familias muy numerosas, de entre 15.000 y 18.000 individuos, en las inmediaciones de ríos, regatos y valles”, afirmó el apicultor. Sin embargo, explicó que ahora hacen muchos nidos y pequeños alrededor de las casas para abrigarse del mal tiempo.
apicultores gallegos armas biológicas
Vespa Velutina en racimo de uvas
Una “estrategia de supervivencia” que, según este apicultor ha multiplicado el problema este año. Y la amenaza ya no es tanto para las abejas, sino para aquellas personas que realizan trabajos o desbroces en las inmediaciones de sus casas, donde atacaron a varias personas, dos de ellas fallecidas el pasado mes de julio.
Tanto el presidente de AGA como el diputado del BNG en el Parlamento de Galicia, Xosé Luis Rivas, han pedido al Gobierno gallego una campaña informativa para que la población esté preparada y sepa qué pautas hay que seguir para evitar picaduras. Así, recomiendan que antes de llevar a cabo cualquier tipo de trabajo alrededor de viviendas se haga “una inspección ocular exhaustiva» para localizar nidos en la zona. En el caso de encontrarlo, recuerdan, se debe llamar al 112 advirtiendo del peligro de intentar neutralizarlos.
Asorey también ha hecho un llamamiento para que la Xunta forme un equipo de investigadores, en colaboración con los apicultores, para poner coto a las velutinas, mientras el diputado nacionalista ha criticado la falta de actuación de la Administración gallega «que echa balones fuera». Rivas ha emplazado a las consellerías de Medio Rural y Medio Ambiente a «coger el toro por los cuernos» y dar lugar a una «investigación seria ya que la población está desinformada y recurre a remedios caseros que son tiros al aire», reprochó.
También censura que la comisión de seguimiento de la velutina no dé resultados, ni información, sin tener en cuenta a las asociaciones de productores y los afectados, dice. «No hay respuesta que esté a la altura del problema», ha lamentado el político gallego. “Me pregunto qué ha hecho el Ministerio de Agricultura, porque ni siquiera ha identificado a la velutina como plaga”, ha explicado Rivas que ha incidido en que unas 300 especies de avispas se están expandiendo por todo el mundo debido al cambio climático.

Aprender a convivir con ellas

La consejera de Medio Rural, Ángeles Vázquez, ha asegurado este lunes en Lugo que la declaración de plaga de la avispa velutina no es una competencia ni de su departamento ni de la Xunta. Vázquez ha explicado que hay un plan habilitado con carácter nacional y se está trabajando en este ámbito. “Esta especie ha venido para quedarse, por lo tanto, hay que convivir con ella», ha sentenciado la consejera, que ha pedido a los medios de comunicación que «no hagan un caos informativo, porque según Sanidad la picadura de una velutina, su dolor o efectos son los mismos que la de cualquier avispa o abeja si eres alérgico».
La máxima responsable de Medio Rural, sin embargo, ha apelado a la participación de distintos departamentos de la Xunta, como Vicepresidencia o Sanidad, para combatir la avispa asiática, con una comisión de seguimiento con la Federación Gallega de Municipios y Provincias (Fegamp), habilitándose sistemas para que los ayuntamientos puedan retirar nidos. “Tenemos que tener claro que no debemos tener grandes temores sino precauciones, pero si alguien dice que va a acabar con la velutina está engañando a la gente”, ha asegurado Vázquez. “Científicamente no se va a acabar con ella, o cuando menos no hay estudios que así lo indiquen, y nosotros actuamos en función de lo que nos dicen los técnicos», ha zanjado la consejera gallega.

El Ayuntamiento contra la velutina 030418

Torrelavega contratará un servicio de retirada de nidos y trampeo de avispa asiática

 

avispa asiática velutina
Torrelavega contratará con un servicio para luchar contra la Avispa Asiática.

 

Contra la Velutina

El Ayuntamiento de Torrelavega contratará de nuevo este año un servicio de retirada de nidos y trampeo de avispa asiática (vespa velutina) así como de otros himenópteros, es decir, abejas, abejorros, avispas comunes y otras especies, cuando por su localización puedan suponer un riesgo para la salubridad pública o para la seguridad. Así lo ha anunciado el concejal de Medio Ambiente, José Luis Urraca, quien ha informado que en 2017 se retiraron 175 nidos de avispa asiática en el municipio.

Este año, una de las principales novedades, es que en el contrato se incluye la adopción de medidas preventivas contra la avispa asiática mediante prácticas de trampeo selectivo de reinas.

 

Espacios de Naturaleza Pública o Privada

 

El servicio de prestará en el término municipal de Torrelavega, incluyendo, entre otros lugares, ya sean de naturaleza pública o privada, vías, parques y zonas ajardinadas, edificaciones, solares, descampados, praderas, espacios boscosos, riveras de ríos, etcétera. También acudirá cuando sea requerido por los Servicios Veterinarios Municipales, la Policía Local, el Servicio de Protección Civil y del Servicio Contra Incendios y Salvamento. Se establecerá un plan de gestión que integre el diagnóstico de situación, la puesta en marcha de un programa de actuación y la posterior evaluación y seguimiento del mismo.

Además se creará un mapa de riesgos encaminado a determinar los puntos de concurrencia pública más sensibles como parques, bulevares, centros de asistencia sanitaria, colegios, residencias de ancianos, etcétera, ante la presencia de enjambres y nidos de insectos himenópteros. El mapa de riesgos delimitará las zonas de priorización de las actuaciones. JORNADA Por otra parte, el Mercado Nacional de Ganados albergará el viernes 6, durante todo el día, la jornada ‘Stop Vespa Velutina: Un problema de toda la sociedad’, en la que los ciudadanos podrán conocer mejor de manos de profesionales y expertos este serio problema que no sólo amenaza a las colmenas de abejas de la región, sino que también tiene múltiples repercusiones medioambientales, económicas y sociales.

En este sentido se ha elegido el lema ‘Un problema de toda la sociedad’, puesto que la invasión del avispón asiático no sólo representa un problema para la apicultura sino que también afecta de un modo importante a la biodiversidad, debido a su gran voracidad de insectos y a la disminución de la labor polinizadora de éstos, los daños en la producción agraria, principalmente a la fruticultura, etcétera.

 

Colaborando por la Seguridad

 

El problema también afecta a la seguridad ciudadana. La jornada está organizada por la Asociación Montañesa de Apicultores y la Federación de Asociaciones de Apicultores de Cantabria con la colaboración de la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación, la Concejalía de Medio Ambiente y Salud Pública del Ayuntamiento de Torrelavega, la Plataforma STOP velutina Cantabria y la CODACC (Confederación en Defensa de la Abeja en la Cornisa Cantábrica).

La inauguración correrá a cargo del consejero de Medio Rural, Pesca y Alimentación, Jesús Oria; el director general del Medio Natural, Antonio Lucio; y el alcalde de Torrelavega, José Manuel Cruz Viadero. En la misma se abordarán las consecuencias medioambientales que tiene la invasión de estas especies exóticas, sociales y económicas provocadas por la vespa velutina, así como su especial impacto en las colmenas de abejas.

Se presentará el protocolo para el control de la vespa velutina en Cantabria y la orden de subvenciones para los ayuntamientos que adopten medidas de prevención. También se tratará cómo realizar el trampeo y control de la propagación de esta especie invasora, así como la eliminación de sus nidos.

Alerta por un nuevo nido de avispón 190318

El Principado retira un nido en Fuentes y el experto Juan Prado instala trampas, «una simple botella agujereada»

Villaviciosa, Vicente Alonso 19.03.2018 | 03:40

Juan Prado y su trampa.
Juan Prado y su trampa. 

 

En Villaviciosa siguen apareciendo nuevos nidos de avispa asiática (Vespa velutina). Si ya habían sido avistados en Argüeru y Candanal, en las últimas semanas se han podido ver nuevos nidos de avispón en Fuentes y en Puelles. Los vecinos se muestran preocupados. Agustín Roces, de Puelles, se muestra muy sorprendido: «Estoy impresionado, nunca había visto ningún nido de avispón, y no me imaginaba que pudiera ser tan grande, puede ser de casi 40 centímetros. Paso a menudo por aquí y se ve muy bien al estar los árboles sin hojas».

 

El enorme nido está situado en un castaño al lado de un camino entre el Monasterio de Valdediós y el barrio de La Viña. «Lo que más me asusta es verlo a pocos metros de altura y que las avispas puedan estar tan cerca; da un poco de miedo», añade Roces.

 

El otro nido en Fuentes se encuentra en la zona de Vistalegre. Tras el aviso, el Principado envió a técnicos para proceder a su eliminación.

 

Precisamente es un vecino de Villaviciosa uno de los mayores expertos asturianos en la avispa asiática. Juan Prado es ingeniero agropecuario, jubilado de profesor de ganadería de la Granja Escuela de Luces y ahora coordinador de la plataforma Stop Velutina de Asturias.

 

Estos últimos días, Prado recorre diferentes lugares para dar charlas, talleres y colocar sus «trampas selectivas» para este avispón. En Fuentes colocó uno días atrás: buscó un árbol con flor, en las cercanías del nido eliminado, con la intención de cazar las reinas que hayan sobrevivido.

 

«Llegó a Asturias por dos frentes, el occidental que nos venía de Galicia, y el oriental que nos llega desde Francia, donde originalmente llegó a Europa en el año 2004», explica el experto. «La Vespa velutina, por ser muy prolífica supone un grave problema medioambiental. Sirva como anotación que en 2004 sólo llegó a Burdeos una única reina en estado de hibernación, madre de toda la invasión europea. Es muy voraz también».

 

El Principado recomienda instalar trampas para combatir la avispa. «Ahora en primavera las reinas fundadoras de la avispa asiática empiezan un nuevo ciclo que en otoño dará lugar a un enorme avispero. Estas avispas son fácilmente reconocibles: bastante grandes, negras por arriba, con calcetines amarillos».

 

«Con una simple botella de plástico agujereada en su parte superior ya puede servir la trampa, pero puede hacerse más selectiva», indica el experto. Consiste en una botella con entrada para el avispón, que entra atraído «por una mezcla con 2 partes de zumo dulce, 2 partes de cerveza negra y una parte de vino blanco, a lo que añadiremos un chorrito de vinagre a modo de conservante».

 

La botella ha de estar en una zona soleada y con flores. y hay que renovar su contenido cada dos semanas. «No nos olvidaremos de retirarla en mayo o en cuanto cacemos una avispa europea». El límite para ponerlas, el 31 de mayo.