II. Trabajos de primavera

II. Trabajos de primavera

A) Alimentación de especulación

    La distribución de candi o de jarabe de azúcar estimula la puesta. La alimentación especulativa consiste en administrar a las colonias un jarabe claro ( 1 litro de agua + 1 kg. de azúcar).

   Esta es una práctica excelente entre los poco expertos.

B) Introducción de cuadros en las colmenas

   Cuando la puesta se extiende sobre cuatro o cinco cuadros, si las abejas no tienen tendencia a construir, se intercala, en medio del nido de cría, un estirado, es decir, un bastidor en el que las celdas fueron edificadas por las abejas en años anteriores. La reina irá a él y pondrá más apresuradamente cuanto la estación sea más propicia y los aportes naturales de néctar o las distribuciones de jarabe de azúcar sean más sustanciosas.

   El cuadro deslizado en medio del cuadro de cría puede ser extraído del borde de la colmena. El centro de este cuadro debe estar vacío; un poco de miel en la parte alta y en los lados no molesta la puesta.

C) Introducción de bastidores

   A partir del 15 de Marzo en el  mediodía, del mes de mayo en la región de París, las obreras pueden ampliar sus panales, hacia el extremo de los cuadros, con la ayuda de cera nueva reconocible por su tinte claro. Ha llegado el momento de hacer edificar nuevas celdas intercalando, en medio del nido de cría, un bastidor provisto de una lámina de cera estampada.

   Una introducción temprana divide el nido de cría en dos porciones, confina la reina en un lado de la colmena y reduce su puesta, con lo que se retrasa la colonia.

  Practicado en buen momento, la intercalación de un panal es seguida, en el espacio de algunos días, de un estirado y de la puesta en la nueva construcción.
  Desde que la puesta ocupe la mitad del nuevo cuadro, otro bastidor puede ser deslizado al lado del primero, en el centro de la colonia.

D) Colocación de alzas

  La extensión de la puesta y el aumento de la población pronto no dejan ningún espacio disponible en la colmena. La tendencia a la enjambrazón se pondrá de manifiesto. Es necesario evitarlo.

  Antes de la total ocupación del cuerpo de la colmena por las abejas, cuando, después de un ligero ahumado de la piquera, aparecen, bajo la entretapa, ocho o nueve intervalos entre panales bien guarnecidos de abejas, en el momento de agrandar la colmena, es decir, de añadirle un alza.
    En relación con el cuerpo de la colmena lleno de abejas, el alza se coloca debajo, al lado o encima. En la naturaleza las abejas aumentan sus construcciones prolongando hacia abajo los panales que ya ocupan y construyendo otros paralelos y lateralmente a los primeros. Parece, pues, que el alza debe ser colocada bajo las abejas o al lado de ellas.

    Ciertas formas de dirección de colmenas facilitan el aumento natural de los panales. En su método, el Abate Warren levanta el o los cuerpos llenos de abejas, sitúa un alza sobre el soporte y coloca el o los cuerpos ocupados sobre ella. El método de Layens consiste en introducir, al lado del cuerpo de la colmena, nuevos cuadros que hacen el oficio de alzas laterales.

    Estos dos métodos «naturales» son, por otra parte, cada vez más abandonados en provecho de una técnica que contrasta con nuestra concepción de la biología de las abejas. Actualmente, las alzas, casi siempre se colocan encima. Esto resulta fácil y rápido para el apicultor, pero, ¿qué dicen las abejas? Lo mejor será consultarles, preguntarles cómo producen más miel. Según nuestros conocimientos, una experiencia de esta género no ha sido intentada a gran escala como para responder con precisión. No sabemos, pues, dónde es mejor colocar las alzas debajo (pesado), al lado (imposible con las colmenas modernas), o encima (fácil).

   Señalemos, sin embargo, que las medidas sucesivas de la extensión de la puesta ponen en evidencia un debilitamiento de la puesta a continuación de la colocación de un alza encima.

   El apicultor busca, como es lógico, la comodidad de su trabajo, pero al poner un alza sobre el cuerpo frena el desarrollo de sus colonias.

   Debido a que este procedimiento de ampliación de colmenas es el más simple y rápido, es por lo que vamos a examinarlo en detalle.
   En la colocación de alzas encima se suceden las siguientes operaciones:

    – abrir la colmena.
    – colocar sobre el cuerpo un alza con sus cuadros.
    – cerrar la colmena con su cubridor y su cuerpo.

    En el interior del alza, el apicultor coloca, según sus posibilidades, ya estirados, ya encerados, incluso, lo que es mejor, un conjunto de encerados y estirados alternados que permiten a la reina poner y a las obreras cereras estirar los encerados.

    En el caso -demasiado frecuente- de débil mielada, las obreras no suben al alza. Para obligarlas a ello algunos apicultores extraen del cuerpo dos cuadros de pollo con las abejas que llevan, las instala en el centro del alza y completa el cuerpo con dos cuadros.

    Esta forma de actuar , que obliga a las abejas a ocupar un alza cualesquiera que sean las condiciones atmosféricas, no es razonable. Preferimos, como se explica seguidamente, dar a las obreras la posibilidad de permanecer en el cuerpo o de subir al alza, según sus deseos o necesidades.

    Un alza debe ser colocado en el momento adecuado: ni demasiado pronto ni demasiado tarde. Demasiado pronto, el alza Langstroth, que dobla el volumen de la colmena, enfría el pollo y detiene la puesta. Demasiado tarde, la colocación de un alza, no impide la enjambrazón si su instinto se ha despertado.

    Por otra parte, las abejas nos enseñan: el momento de aumentar la colmena es cuando, el cuerpo casi lleno de abejas tiene capacidad para, si la temperatura y la mielada son favorables, ocupar el nuevo espacio puesto a su disposición.

    La incertidumbre sobre el tiempo probable en marzo, en abril e incluso más tarde, hace problemática la colocación de alzas. Un artificio muy simple consiste en colocar entre el cuerpo y el alza 4 o 5 hojas de periódico en primavera, 2 hojas en verano. En estas condiciones, el frío confinará las abejas en el cuerpo, bajo la protección del papel. El buen tiempo, por el contrario, les permitirá perforar progresivamente el periódico y ocupar el alza de acuerdo con los aportes de néctar. Una raja en el centro del papel facilitará la subida de las abejas.

    En las mejores condiciones diez encerados de un alza Langstroth son estirados y llenados de miel en diez días. Después de que 8 ó 9 cuadros están llenos, se llena una segunda alza entre el cuerpo y la primera alza o encima de ésta sin olvidar la hoja de periódico.

    Las alzas pueden contener 8 ó 9 cuadros estirados en vez de 10: los panales de miel serán más gruesos y, por lo tanto, más fáciles de desopercular. 

    No es raro, en el mediodía, que un alza sea suficiente e incluso, si el tiempo es adverso y la población débil, que una colonia en toda la estación, no llene diez cuadros de miel.

    La reina casi siempre pondrá en un alza Langstroth. Lo más sencillo es dejarla. En otoño establecerá sus cuarteles de invierno más abajo.

E) Captura e introducción de enjambres naturales

    A pesar de las precauciones tomadas: la eliminación de cepas enjambradoras, sustitución de reinas viejas y colocación de alzas, los enjambres naturales pueden volar a partir del 15 de marzo en el litoral mediterráneo y de comienzos de mayo en las cercanías de París.

    Unos enjambres se pierden en la naturaleza, otros son capturados.

   Los enjambres naturales frecuentemente se detienen en las cercanías del colmenar, en ramas que pueden atraerlos. Se vigilarán con atención estos lugares privilegiados. A veces, los enjambres naturales, se reagrupan y caen a tierra. Cada enjambre seguido o encontrado se recoje en una caja portaenjambres.

    Si las abejas se encuentran colgadas, colocar el recipiente que debe recogerlas bajo el racimo; después, de un golpe seco sobre el soporte, hacer caer el enjambre en la caja y cerrarla seguidamente.

    Si las abejas están en el suelo, presentarles la entrada de su alojamiento. Ellas mismas se introducirán en él. Cerrar cuando hayan entrado.

    Durante el día guardar la caja al fresco y a la sombra. Por la tarde pasar el enjambre a una colmena reducida o una colmena pequeña que tenga reducidos o encerados.
    Para retener la joven colonia es muy importante intercalar entre los estirados o encerados un panal que contenga pollo sin opercular tomado de una colmena vecina.
    La introducción se practica:
    – por delante: vaciar las abejas delante de la piquera; entrarán espontáneamente;
    – o por encima: hacer caer las abejas en la colmena o en el portanúcleos.

    Cuando la posición de un enjambre natural y el sitio se prestan a ello (rama baja en una propiedad privada), poner la piquera de una pequeña colmena ya preparada (encerado o estirado + cuadro con pollo joven) contra el racimo. Las abejas atraídas por el orificio de la colmena entran solas. Dejarlas hasta la tarde, después cerrar la piquera y transportar la colmena que contiene el enjambre.

    Una vez asentado el enjambre en su sitio, dar un litro de jarabe estimulante. Continuar esta alimentación una vez por semana, en  tanto la mielada no sea suficiente.

    A veces, los enjambres se introducen libremente en las colmenas vacías, en medio de los colmenares, o en las colmenas trampa trampa colocadas en los lugares frecuentados por los enjambres.

Total Page Visits: 258 - Today Page Visits: 5

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *