Trampa para avispa asiática 071020

Trampeo Koldo Belasko

¡Arma tu propia trampa!

 

Trampeo Koldo Belasko
Trampa de Koldo Belasko

Preparación de trampa para Velutinas

 

Está acabando el año 2020 y esta temporada tampoco. No ha sido todo lo buena que nos prometíamos. Algunos han tocado fondo.

Por si fueran pocas todas las enfermedades, sustancias químicas, herbicidas, plaguicidas, neocicotinoides, y un sinfín de males que le afectan a las abejas, de un tiempo a esta parte pareciera como si el mismísimo Jehová hubiese echado sobre la apicultura una maldición y enviado las Siete Plagas Bíblicas.

La invasión de avispa velutina continúa y la colonización de nuevos territorios y matanza de abejas, con la consiguiente  sangría a las poblaciones de nuestras colmenas, no ha parado.

Por eso debemos prepararnos para el año 2021.

Navegando por internet me topé con un invento que puede salvarnos las colmenas la temporada del año 2021 que, o mucho me equivoca o mucho cambio la cosa, se comportará del mismo modo o muy parecido a lo que ha sido este año.

Si no quieres que te cojan a traición la próxima primavera y acaben con tu colmenar debes ir preparándote e ir armando tu trampas para completar tu arsenal defensivo

 

MATERIALES NECESARIOS

 

  • Rollo de malla electrosoldada de cuadro de 6mm×6mm y 1 metro de altura, (para tres colmenas hemos utilizado en total 5 metros).
  • Malla plástica de cuadro 4mm×4mm (para el ejemplo hemos usado alrededor un metro cuadrado)
  • Tubo de PVC de 100 o 110 de diámetro
  • Bridas de nylon
  • Alicates
  • Tijeras de latón
  • Cinta métrica
  • Alambre galvanizado de 8mm (también se puede usar el de apicultura de 5mm)
  • trampa

CONSTRUCCIÓN DE LA TRAMPA PASO A PASO 

A. ESTRUCTURA CENTRAL

  1. Juntar lo más posible las colmenas para gastar el mínimo material sin perjudicar a las abejas.
  2. Medir la distancia que hay entre la primera colmena y la última de una misma hilera
  3. A partir de la medida que tengamos entre colmenas, cortar la malla electrosoldada de 6×6 dejando unos 30 o 40 cm de margen. En este caso la distancia entre colmenas era de 3 metros, cortamos 3,30m de malla.malla metálicamalla metálica
  4. Unir los dos lados más largos de la malla mediante un alambre cada aproximadamente 25 centímetros para que nos sirva de guía para posteriormente coser más fácilmente todo el lateral.trampatrampatrampatrampatrampatrampa
  5. Una vez colocadas las guías, coser toda la malla con alambre cada 5 o 6 cuadros para que queden ambos extremos unidos. Dejar los primeros 10 centímetros y los últimos 10 sin coser. Es preferible no coserlo todo de una sola vez, sino en dos veces: desde el principio hasta la mitad y desde el final hasta la mitad, esto se hace para evitar que se vaya torciendo la malla.trampaalambrealambretrampatrampa
  6. En los extremos de la estructura, justamente las partes que no se han cosido, coser dos rectángulos con alambre de 10 cm de ancho por 15 cm de altura. Cortar el rectángulo sobrante con las tijeras de latón.trampatrampa
  7. En una de las caras de la estructura cortar con las tijeras de latón varios rectángulos de 10 cm de ancho y 15 cm de alto. La distancia con respecto al borde que hemos cosido es de 15 centímetros. Tienen que quedar distribuidos de forma proporcional con respecto al largo total. En nuestro caso, la malla mide 3 metros y hemos abierto dos rectángulos con 86 centímetros de distancia entre ellos. Las medidas en este caso no tiene por qué ser exactas.trampatrampatrampatrampa

Ya tenemos lista la estructura central de la trampa

B. ESTRUCTURAS LATERALES

  1. Cortamos dos cuadrados de malla metálica de un metro cuadrado.trampatrampatrampa
  2. Hacemos dos cilindros y cosemos con alambre.trampatrampatrampa

C. EMBUDOS

  1. Cortamos dos trozos de tubo de PVC de aproximadamente 25 cm de altura y hacemos dos perforaciones a cada lado con una separación horizontal de un par de centímetros.trampa
  2. Doblamos el semicírculo de malla plástica de manera que haga forma de cono.trampa
  3. Embutimos el cono dentro de uno de los tubos de PVCtrampa
  4. Sujetamos el cono al tubo con un alambre a través de las perforaciones que le hemos hecho al tubo.trampatrampa
  5. Con los rectángulos de malla plástica haremos dos cilindros de manera que encajen por fuera en el tubo de PVC. Coseremos estos cilindros por el lateral. Es importante que la parte horizontal del cuadro esté hacia afuera, para facilitar la extracción del cilindro y vaciado de las trampas.trampatrampa
  6. Cosemos el cilindro por uno de los extremos.trampa
  7. Colocamos el cilindro encima del tubo de PVC con el cono de malla plásticatrampa
  8. Hacemos otra estructura tubo+cono+cilindro igual            D. MONTAJE FINAL
  9. Colocamos cada uno de los tubos de PVC en uno de los laterales de las estructuras metálicas laterales y lo ajustamos bien con bridas.trampa
  10. Cosemos la estructura metálica lateral desde las bridas hasta el final.trampatrampa

** En este modelo hemos puesto solo dos conos, pero se podrían poner uno en cada extremo de cada cilindro (cuatro en total).

Lo hemos hecho así porque hemos observado que las avispas tienden a ir sólo a uno de ellos, así que hemos decidido poner solo uno para ahorrar tiempo y materiales, pero en la trampa original ideada por Koldo Belasko coloca dos, una en en cada extremo de cada estructura lateral.

20. En cada uno de los laterales de la estructura lateral (el que no va cosido) abrimos una T de 30 x10cm a 15 centímetros de la parte inferior y retiramos la malla formando lo que vendría a ser una V.

trampa

21. Unimos las estructuras laterales con la estructura principal por el hueco que acabamos de hacer en la estructura lateral.

trampa

trampa

Y la trampa armada quedaría así:

trampa

E. COLOCACIÓN EN EL COLMENAR

Una vez montada toda la estructura se coloca delante de las colmenas tratando de pegarla lo máximo posible al cajón para que no queden huecos por donde puedan pasar las avispas.

En la trampa del ejemplo al tener que estar elevada, se tuvo que coser con alambre la parte inferior de las estructuras laterales, pero si el colmenar está en el suelo esta parte se dejará abierta para que la estructura apoye.

trampa

 

Distanciamiento Social, pero Animal 050920

distanciamiento

Distanciamiento del Animal, Social

 

El distanciamiento social que se instaló en nuestra sociedad a raíz de la pandemia del coronavirus , no sólo es la ilógica y  antinatural decisión que, por una vez, los seres humanos deciden poner en práctica para evitar males mayores.

Diversos estudios han demostrado que otros animales e insectos como murciélagos, abejas, langostas y gorilas, también realizan estas cuarentenas en sus relacionamientos.

Investigadores de Hamilton College, Virginia Tech y la Universidad de Pittsburgh revisaron estudios de animales sociales, incluyendo, además de los mencionados, a demonios de Tasmania, ranas, pájaros y lobos para ver cómo ajustan sus hábitos sociales cuando se enfrentan a enfermedades infecciosas.

Los resultados indican que no sólo el ser humano tienen la franquicia del aislamiento. De hecho en el reino animal también se hace distanciamiento social para enfrentar estos males o crisis sanitarias.

Como ejemplo indicar algunas prácticas que conllevan el distanciamiento social en animales:

  • Las langostas saludables evitan a sus congéneres enfermos.
  • Los murciélagos infectados se auto-excluyen y evitan su socialización.
  • Las abejas enfermas no regresan a sus colmenas, protegiendo así al enjambre.
  • Las gorilas se unirán a un nuevo grupo social en respuesta a las lesiones cutáneas infecciosas en compañeros de tropa.
  • Los monos mandriles dejan de cuidar a sus compañeros enfermos.
  • Las hormigas cambian a estructuras sociales más modulares para limitar la propagación de enfermedades.
  • Los demonios de Tasmania, menos agresivos, no contraen cánceres transmisibles, pero también es menos probable que se apareen.

«A pesar de lo poco natural que nos pueda parecer, el distanciamiento social es una parte muy importante del mundo natural», porque ayuda a los animales sociales a prevenir enfermedades y a sobrevivir.

Asimismo, indica que esto aumenta sus posibilidades de tener descendencia, los ecologistas lo denominan «inmunidad conductual».

No obstante, se pierden los numerosos beneficios que favorecen la vida social. Por ello algunas especies optan por permanecer juntas incluso cuando algunos de sus miembros se infectan.

Las langostas espinosas, por ejemplo, a través de la orina detectan y evitan a los compañeros de grupo infectados de Panulirus argus virus 1, enfermedad que mata a más de la mitad de los especímenes juveniles contagiados.

El animal actúa separándose incluso a costa de exponerse a un mayor riesgo de ser devorado por otras especies, pero de esa forma evita que un brote viral pueda devastar su comunidad. 

distanciamiento
Langosta

Por su parte las colonias de hormigas de jardín practican un distanciamiento social estratégico para proteger a los miembros más valiosos o vulnerables de su grupo con el fin de garantizar la supervivencia. 

distanciamiento
Hormigas

Algunas aves evitan a sus compañeros que parecen estar enfermos. No obstante, el grado de distanciamiento varía según el poder de su propio sistema inmune, cuanto más fuerte sea menos se alejarán y viceversa.

El pez millón actúa de igual manera, cuando algunos de sus compañeros se infectan. «Tiene sentido que la evolución favorezca una fuerte expresión de comportamiento de distanciamiento en aquellos que están en mayor riesgo», aseguran.

Los mandriles, que pueden vivir en grupos de hasta cientos de miembros en las selvas tropicales del África ecuatorial, ajustan sus comportamientos de aseo personal para evitar compañeros contagiosos.

No obstante, estos simios renuncian ocasionalmente al distanciamiento social cuando se trata de ciertos parientes cercanos enfermos.

Las mangostas rayadas, que suelen vivir en grupos de hasta 40 miembros, no evitan a sus compañeros ni siquiera cuando estos muestran signos de enfermedad, y es que al parecer «El distanciamiento social puede no ser sostenible en especies donde la cooperación estrecha con otros individuos para la caza y la defensa puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte».

Actualmente los seres humanos gozan de muchas ventajas ante las plagas, como por ejemplo poder comunicar amenazas de enfermedades a nivel mundial en un instante, lo que permite instaurar instaurar medidas incluso antes de que aparezca la enfermedad, hecho que ha salvado muchas vidas, según el texto.

La mayor ventaja, es la capacidad humana de desarrollar herramientas sofisticadas no conductuales como son las vacunas, que «previenen enfermedades sin la necesidad de costosos cambios de comportamiento».

Los costos a corto plazo del distanciamiento social, aunque severos, tienen beneficios a largo plazo para la supervivencia, sostiene el texto. «Por antinatural que pueda parecer solo necesitamos seguir el ejemplo de la naturaleza», afirman.

 

El estudio sugiere además que, “muchos animales deben inferir y responder al riesgo de infección a partir de señales heurísticas (imperfectas) como el comportamiento de enfermedad y anomalías morfológicas.

La generalidad de las señales que los animales no infectados utilizan para alterar sus comportamientos sociales en respuesta al riesgo de patógenos determinará el grado, la velocidad y la manera en que los huéspedes responden a nuevos patógenos en escalas de tiempo ecológicas (dentro de la generación)”.

La miel más saludable 050920

Miel a 120 euros el kilo y no provoca caries

La miel más saludable del mundo, según la conclusión de un grupo de investigadores australianos, es una miel utilizada por los indígenas del país.

Obesidad

Los azúcares son uno de los principales culpables de la epidemia de obesidad y sus enfermedades asociadas que vive el mundo entero. Aquellos que se encuentran de manera natural en frutas y verduras no deben preocuparnos, son los que añadimos nosotros los que nos están perjudicando. Los productos azucarados como la repostería o la bollería, el azúcar de mesa e, incluso, la miel, no son los más saludables.

Sí, aunque la miel sea un producto natural que elaboran las abejas, sus azúcares actúan en nuestro cuerpo como si fueran añadidos y, por tanto, debe ser evitada pues puede provocar prolblemas de salud como la obesidad. Sin embargo, esto puede cambiar a raíz del reciente descubrimiento de unos científicos australianos publicado en Scientific Reports. La población indígena de este país conoce un tipo de miel que considera saludable y, ahora, estos investigadores lo han confirmado.

 

Abejas Sin Aguijón

La miel está producida por una rara especie de abejas sin aguijón que vive en ese territorio. Según Mary Fletcher, profesora asociada de química orgánica en la Universidad de Queensland, los indígenas del país sabían desde hace mucho tiempo que esa miel tiene una serie de especiales propiedades para la salud. 

Trehalosa, el azúcar ‘saludable’

«El equipo examinó la miel de dos especies diferentes de abeja australiana sin aguijón, dos en Malasia y una en Brasil y descubrieron que más del 85% de esta miel estaba compuesta por trehalosa, en lugar de maltosa, como se pensó al principio», ha declarado Fletcher. La química explica que la trehalosa es un azúcar poco frecuente con un bajo índice glucémico, y que no se encuentra como componente mayoritario en ningún otro alimento.

La miel de estas extrañas abejas siempre se había considerado buena para las personas que padecen una diabetes y, ahora, se sabe por qué. Se considera que esta miel tiene un bajo índice glucémico porque pasa mucho tiempo hasta que sus azúcares son absorbidos en el torrente sanguíneo. Por eso, tras tomarlo se producen unos picos de glucosa en sangre menores a los que aparecen tras tomar otros azúcares.

La trehalosa, además, se considera como un tipo de azúcar no cariogénico, es decir, que no provoca la aparición de caries en los dientes. Por todas estas características beneficiosas, Fletcher considera que el descubrimiento de las bondades de esta miel fortalecerá sus ventas y creará nuevas oportunidades de negocio. 

«La miel de abeja sin aguijón se vende actualmente a unos 200 dólares australianos por kilogramo (unos 123 euros, aproximadamente), que está a la altura del precio de la miel de Manuka y la miel Royal Jelly», cuenta Fletcher. «Su alto valor comercial la convierte en un producto propenso a sufrir sustituciones. Es decir, que se vendan otras mieles con el reclamo de ser de abeja sin aguijón o que se diluya y se haga un producto con baja concentración de esta miel».

Un producto valioso

Sin embargo, la experta señala que gracias a esta investigación se pueden estudiar este novedoso azúcar, lo que ayudará a la industria a establecer unas serie de estándares para esta miel. «Existen maneras patentadas para elaborar trehalosa con enzimas y bacterias, pero este estudio demuestra que la miel de abeja sin aguijón puede utilizarse como un alimento en sí mismo o usarse en otros alimentos para obtener sus beneficios más saludables».

Las abejas sin aguijón, conocidas científicamente como Meliponini, viven mayoritariamente en las zonas tropicales y subtropicales de América, África y Oceanía donde se distribuyen hasta 500 especies diferentes. Al igual que las abejas europeas de la miel (Apis mellifera), las abejas sin aguijón viven en colonias con una sola reina y varias obreras que se encargan de recoger polen y néctar para las larvas.

la miel más saludable del mundo
Abeja Melipona sin aguijón

 

Según cuenta Fletcher, el cuidado de las abejas sin aguijón se está convirtiendo en una práctica popular en Australia por ser una especie polinizadora y por su miel única. Una miel muy saludable, bien valorada en la cocina gracias a su sabor único y sus grandes beneficios para la salud. 

La miel a la que estamos acostumbrados es muy diferente. Según la FEN, tiene un 78% de azúcares, siendo el resto agua. En este caso el tipo de azúcar que prevalece sobre los demás es la fructosa, que forma casi el 40% del total de la miel, seguido por la glucosa, que forma poco más del 30%. Es decir, la miel que consumimos en España y la mayoría de los países es muy similar al azúcar de mesa y, por tanto, no puede considerarse la miel más saludable del mundo, pero tampoco peor.

¿Miel o medicinas? 210820

¿Por qué es mejor miel que las medicinas?

medicinas

Sola o En Compañía

La miel con limón, acompañada de leche o si la prefieres sin nada agregado.

La miel natural goza de buena prensa. ¿Cómo no enamorarse de un producto que involucra abejas, flores, néctar; que sobrevive desde los orígenes del hombre y, además, nos hace bien?

Su comercialización supone la prohibición de cualquier aditivo o sustancia química ya que no necesita conservantes. 

¿Qué más hay que saber para consumir miel natural?  Pues mucho más.

Rica en vitaminas, minerales y aminoácidos es un poderoso agente antimicrobiano para combatir los resfriados de las épocas de frío. Además, es una aliada contra el envejecimiento puesto que contiene antioxidantes que frenan la aparición de radicales libres. Un tazón de leche o una infusión caliente con una cucharada de miel será un buen aliado para combatir los resfriados.

 

Prehistoria

 

La miel es un producto que ha utilizado el ser humano desde los albores de la humanidad. De hecho, las pinturas rupestres de la Cueva de la Araña, en Bicorp (Valencia), que datan de 10.000 años a.C, muestran un hombre recolectando miel. Esto demuestra que ya los primeros pobladores la tierra descubrieron los beneficios de este alimento.

medicinas
Recolectando miel

A lo largo de la historia ha sido un remedio espectacular para combatir la tos, la irritación de garganta, el resfriado, entre otras afecciones.

Procede del néctar de las flores. Gracias a ello, la miel es rica en vitaminas como la B6, tiamina, niacina, riboflavina y ácido pantoténico. Asimismo, contiene minerales esenciales como el calcio, cobre, hierromagnesio, manganeso, fósforo, potasio, sodio y cinc.

Sus propiedades nutritivas hacen de este alimento una poderosa arma contra los resfriados, los dolores de garganta y algunas afecciones de la piel. De hecho, recientes estudios demuestran que la miel pura contiene un efectivo agente antimicrobiano, muy útil para el tratamiento de las quemaduras menores, las heridas superficiales y como terapia adicional de los dolores de garganta y otras afecciones bacterianas.

 Las leyendas del pasado se interrelacionan con los estudios científicos que recientemente se han elaborado, puesto que es un alimento que es muy eficaz para ser plasmado en tratamientos dirigidos para los resfriados y la tos. De esta forma, actúa como una especie de fármaco o antibiótico certero y confiable.

Investigación

 

Una investigación llevada a cabo en la Universidad de Oxford que fue publicado en la revista British Medical Journal y que ha sido comparada con estudios del pasado, han comprobado que el alcance médico de la miel es muy superior a tratamientos con medicinas convencionales, los cuales sirven para solventar los síntomas relacionados a enfermedades respiratorias en las vías superiores, fundamentalmente en la potencia y continuidad que encierra la tos.

Síntomas

Los especialistas también explican que los síntomas que experimentan los pacientes que pasan por sus manos tienen una duración de uno a dos días, un tiempo menor que aquellas personas que han sido expuestas al tratamiento convencional con medicinas.

Los creadores de la investigación destacan lo siguiente: “Cuando los facultativos quieran prescribir un tratamiento para este tipo de infecciones, recomendamos que opten por la miel como una alternativa a los antibióticos y otras medicinas”.

Los distintos investigadores argumentan que la miel es natural y bastante económica, muy eficaz, de sencillo acceso y contiene un número menor de efectos secundarios y contraproducentes, esto en referencia a los tratamientos secundarios tradicionales. Por otra parte, es formidable para evitar que los pacientes experimenten resistencia a los fármacos si abusan de las medicinas.

En base a los resultados obtenidos, en este momento los médicos están empezando a recetar una cucharada de miel, esto con la finalidad de erradicar las afecciones catarrales.

 

 

El Gobierno aprueba la nueva etiqueta de la miel que incluye el país de origen 190520

MieldeFlores 3

Cambio en la etiqueta de la miel

etiqueta

 

Mostrará el país de origen

 

Real Decreto 

 

La obligatoriedad del nuevo etiquetado de la miel aprobado por el Consejo de Ministros este martes 19 de mayo, marcará un antes y un después en el mundo de la apicultura, al menos con respecto  a la comercialización de la miel. 

El nuevo etiquetado aprobado deberá detallar su país o países de origen, lo que identificará mejor la miel que se ha producido íntegramente en España.

El real decreto ha permitido al gobierno sacar adelante y modificar la normativa actual de la calidad de la miel respecto a su etiquetado, lo que beneficiará a apicultores y a consumidores, según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

En el caso de la miel que se haya elaborado a partir de mieles de distinta procedencia, deberá indicarse en el etiquetado la lista de los países de origen donde se haya recolectado.

Cuando proceda de un único país, será obligatorio indicarlo en la etiqueta, por lo que se podrá identificar claramente si es, o no, “cien por cien española”.

Para garantizar el cumplimiento de estos nuevos requisitos, la norma exige a los operadores que recojan, “dentro de su sistema de autocontrol”, las evidencias necesarias que puedan demostrar los orígenes de las mieles empleadas en las mezclas.

La entrada en vigor de este real decreto, se conseguirá que “el consumidor tendrá un conocimiento más completo sobre el origen, el país y la procedencia de la miel, que le permitirá ejercer una opción de compra con más fundamento”, ha subrayado el Ministerio en un comunicado.

“Los apicultores españoles podrán competir en el mercado con la miel que proviene del exterior, en mejores condiciones”.

De acuerdo al Ministerio, que ha apuntado que el real decreto responde a las peticiones recibidas desde muchos ámbitos relacionados con este producto, ampliando las exigencias de la indicación de origen.

Sin apicultores no hay colmenas 050520

colmenas

El estado de alarma ha coincidido con el arranque de la actividad en las explotaciones apícolas y los desplazamientos para atender las colmenas en los colmenares están permitidos. En estos momentos la actividad se centra en hacer los núcleos.

 

colmenas
Enjambrazón: Formación de enjambres

 

División de colmenas

En estos momentos, dependiendo de si están en el sur o en el norte de la provincia, pues se llevan más de 20 días de diferencia en el campo, los apicultores se dedican a hacer los núcleos, es decir, sacar de una colmena madre sus descendientes.

«Hay muchos métodos y cada uno aplica el suyo según sus necesidades; desde dividir la colmena en dos partes, división en abanico, núcleos babys y de cada método sus variantes», explica el presidente de la Asociación Palentina de Apicultores (APA) Julián Caballero, que subraya que «son muy autodidactas y cada cual tiene su librillo».

Imprescindible reproducción

Esta labor de reproducción es «imprescindible» para la continuidad del colmenar. Hay mucha mortandad en invierno -hasta un 40% de media-, e intentar evitarla es la «labor principal del apicultor».

«Las colmenas por su naturaleza forman enjambres (ellas mismas se dividen naturalmente), y una gran parte de las abejas, junto con la abeja reina, se marcha de su casa para formar otra en otro lugar. Este comportamiento natural supone una pérdida para el apicultor que lleva todo el año proporcionándole los cuidados que necesita».

Como también explica Julián Caballero, otra de las labores principales en estos momentos es ordenar la colmena de forma que crezca con más facilidad (miel, cría  y polen). A la vez se introducen láminas de cera para que las abejas  las estiren y formen los típicos panales con celdas hexagonales.

«Con esta labor, al tiempo que se amplía y da espacio a la colmena, el apicultor  evita ese temido enjambrazón», afirma.

 

COVID-19

La actual crisis sanitaria del COVID-19, en principio, «no afecta demasiado» pues las actividades del llamado sector primario son servicios considerados de primera necesidad. Aunque como en todos los sectores se producen problemas puntuales en los suministros de material.

El estado de alarma ha coincidido con el arranque de las explotaciones apícolas y los desplazamientos para atender los colmenares están permitidos. 

«Se debe circular con la documentación del apiario y estar en ruta desde su casa al colmenar. En el caso de ser más de una persona, éstas deben respetar las medidas de seguridad pertinentes y cumpliendo las distancias de seguridad».

 

Esta primavera «viene muy bien» ya que las  lluvias y su repercusión en el campo propician que «las colmenas crezcan con rapidez». Aunque siempre hay un pero; las abejas explotan y bullen de actividad, lo que puede provocar que, de no controlar ese crecimiento, terminen enjambrando con la consiguiente pérdida de población.

Este año la primavera viene con lo que los apicultores llamamos fiebre de enjambrazón». «Si bien el año comienza favorable -prosigue Caballero-, la miel que en estos momentos recolectan las colmenas la consumen ellas mismas.

Más adelante, a medida que  crecen en población  empiezan a almacenar miel y es cuando el apicultor puede recoger una parte de ese almacén».

Para esto,  «aún queda mucho tiempo; la miel de brezo, por ejemplo,  hasta finales de agosto o septiembre no se recolecta -catar es el término utilizado por los apicultores- y hasta que lleguen esas fechas el cielo tiene mucho que decir para que no tengamos heladas tardías y que llueva puntualmente.

Problemas

La avispa asiática (Vespa velutina), si bien se ha localizado en distintos puntos de la provincia, «aún no ha creado daños a los colmenares ni a las personas, pero es algo que llegará y para lo que no estamos preparados.

Tenemos regiones limítrofes donde ya es un desastre  y eso que  luchan desde muchos frentes contra ella, deberíamos prepararnos para lo que nos viene», afirma.

En cuanto a la  varroa, calificada como el «principal enemigo» de la abeja y por ende del apicultor, es hoy por  hoy  la causa de la gran mortandad de las colmenas.

«El apicultor que quiera permanecer siéndolo debe conocer bien este ácaro,  tanto o más que a las abejas, desde cómo se reproduce a cómo poder eliminarlo y las consecuencias que tiene en la colmena».

Julián Caballero habla de un tercer factor que, sobre todo en el sur de la provincia, «también está creando problemas puntuales».

Se trata de los abejarucos, «pájaros muy bonitos pero que, como su nombre indica,  si pueden se alimentan principalmente de abejas, creando  presión y temor en las colmenas; llegando el punto de que las abejas no salen al campo pues saben que las está esperando».

Desde la Asociación Palentina de Apicultores, se valora la apicultura en la provincia de Palencia como un «factor positivo» para  fijar población. «La persona con colmenas tiene que pasar muchas horas atendiéndolas y esto implica  vivir en los pueblos o ir continuamente a ellos».

Entre las dos asociaciones de Apicultores (Apinorpa, Apicultores del Norte de la Provincia, es la otra), explica Caballero, «hay unos 500 apicultores aficionados con un número de colmenas que satisfacen sus necesidades de consumo y también hay muchos profesionales que viven de sus colmenas».

Por otro lado,  «profesionales de otras provincias vienen justo en el momento de las mieladas para instalar sus colmenas y recolectar.

La transhumancia está ocasionando problemas de convivencia entre colmenares estantes y trashumantes», según pone de manifiesto Caballero. Incide en que «la Montaña Palentina está recibiendo una presión de colmenas trashumantes que se debería regular.

Ni todos los años son iguales ni todas las zonas admiten las colmenas que se quiera. Se está sobre-explotando el medio y perjudicando a los apicultores que pasan el año en el mismo asentamiento, polinizando su territorio».

La administración, a su juicio,  «debería implicarse y regular las cantidades de colmenas que se puedan instalar como lo ha hecho en otros temas, como puede ser caza, pesca o  micología».

El número de apicultores en la provincia «va en aumento» y también el de apicultoras que se incorporan a esta actividad. 

«En la pasada feria apícola, celebrada en Palencia en el mes de febrero, fueron cinco las mujeres que dieron a conocer sus experiencias como apicultoras».  Caballero recalca que «es un oficio en el que hay desde recién licenciados hasta veteranos de toda la vida.

Quién entra en el mundo de las abejas, por regla general, ya no lo abandona… queda enganchado para toda la vida».

Julián Caballero asegura, a modo de conclusión, que «si en su día apareció la figura del apicultor porque había colmenas; hoy por hoy, si desapareciesen los apicultores, seguramente desaparecerían las abejas.

No se conoce una sola colmena que viva por sí sola, desde que llegó la varroa han desaparecido todas. Con la importancia que tienen las abejas para la economía y el medio ambiente, bien está que las distintas administraciones cuiden a los apicultores, esto repercutirá en todos».

Transgénicos 280619

gm food 1668167 1920

Transgénicos

280619

     Transgénico

Los transgénicos, seres vivos concebidos artificialmente mediante ingeniería genética con mezcla de DNA de otros organismos en sus genes, regresan a mi mente para evocarme malos recuerdos. Tiempo ha pasado desde mi última entrada en la que precisamente comentaba y cuestionaba las razones del desaparición de nuestras colmenas.  No se intuía causa aparente que lo justificara. Tampoco se halla por ningún lado, ni arma del delito, ni cadáveres, acaso escayolados, duros o quizás blandos y malolientes cuerpos yacentes, de nuestras queridas socias.

     VUELO BIO-PMW

El pasado día 3 de septiembre de madrugada, procedente de Bilbao (España), aterrizaba en Brasil, en el aeropuerto Brigadeiro Lysias Rodrigues de Palmas, Tocantins.

     Colmenares

Durante los 2 meses de descanso en Polientes, Real Valle de  Valderredible (Cantabria), España, he tenido tiempo de visitar y recorrer en bicicleta algunos de los parajes y paisajes que hace unos pocos años mantenían alimentados y surtidos los enjambres de mi apiario. Del mío y las otras decenas de colmenares que se divisaban o adivinaban por doquier.
    En más de una ocasión en mis años mozos tuve que desandar el camino. Durante alguna excursión por los montes del cántabro valle del Ebro, apareciendo tras el tupido velo de los matorrales de escobas, debí retroceder sobre mis pasos para no plantarme en medio de un colmenar y sufrir la aguijoneada ira de sus celosas guardianas .
Pero aquellos eran otros tiempos, que decían mis abuelos. Seguro que los tuyos también.

     Los años Pasados

Me refiero a los años de la dictadura franquista, cita obligada por la acotación meridiana que hace del tiempo en el que lo rústico y rural, además de rancio, campaba a sus anchas por los campos y ciudades españolas, que no sólo los estadios de fútbol.
En aquella lejana y triste etapa de la historia de España, nuestros campos, ríos, montañas, sembrados, fauna, y etc., etc., etc. Existían y nos hacían vivir naturalmente, rústicos y, sobre todo en los periodos vacacionales, cuando regresábamos al pueblo de vacaciones, rurales, muy rurales.
La leche salía de la teta de vaca, no del tetrabrik, y yo me ocupaba de ir con la cantimplora a por ella. Bien pronto por la mañana un centímetro de amarillenta nata reposaba sobre la blanca. superficie.
¡Qué rebanadas de pan de hogaza cubiertas nata y miel me preparaba la abuela María!.
En aquellos tiempos, recuerdo sin remilgos, como atravesaba los trigales al regresar de bañarme en el río Ebro. Arrancaba las espigas de trigo para hacer chicles con sus granos. En el patatal despistaba algunas patatas de sus tierras para hacernos unas tortillas y birlábamos algunas manzanas de los árboles.
¡Qué tiempos!
Todo era natural, las frutas, sobre todo las manzanas, venían con sus gusanos, los armarios de vez en cuando cobijaban alguna polillas, también las carcomas corrían por los muebles, los campos se abonaban con boñigas -me consta que esta práctica se sigue manteniendo- aunque ahora además se rocían con productos químicos (transgénicos) que ya sabemos los efectos que producen en las aguas y el ecosistema en general, incluidas en nuestras queridas y necesarias abejas-.
Pero esos tiempos, si no cambian las cosas y el hombre se hace más responsable con su manera de entender la existencia, quedan para el recuerdo. A ver quién es el valiente que en la actualidad se arriesga a meterse en la boca nada de lo que produce la tierra sin antes frotarlo con ajax. Lo mismo ocurre con los animales y sus productos.
Las abejas desaparecen a causa de los transgénicos y ya sabemos el porqué del uso de los transgénicos.. 

 

Recapitulando

Recapitulando sobre todo lo escrito, podríamos trasladar el ejemplo de las abejas a nuestra especie, los seres humanos, e imaginarnos que si habitualmente nuestros hijos hiciesen chicles con los granos de trigo, por poner un ejemplo bastante pueril, y esta actividad la hicieran día tras día, hora tras hora, flor tras flor, miles de veces, tantas como flores o granos existen en los campos, seguramente estaríamos hablando del fin de la humanidad, un fin tan seguro como es que si las abejas siguen desapareciendo por arte de la magia de los transgénicos, se cumplirá la profecía que en su día hizo Albert Einstein.

Experiencia

EAhora, como he señalado, anteriormente vivía en Brasil, lugar donde las semillas en ocasiones suelen ser de origenes transgénicos (ser vivo que ha sido concebido artificialmente mediante ingeniería genética con mezcla de DNA de otros organismos en sus genes). 
Allí la apicultura no existe tal y como la practicamos en España. Existe una actividad parecida que también interacciona con las abejas pero que se basa en manejar y gestionar los enjambres en sus colmenas para extraer la enorme cosecha de miel varias veces al año. Esa es la experiencia que yo he vivido en Palmas, Tocantins, en donde las colmenas apenas se tocan hasta que la cosecha está preparada y lista para catar.

    Asentamiento de Apicultores de Taquaruçu

   Esta experiencia me ocurrió cuando fui invitado a visitar el asentamiento de Apicultores de Taquaruçu para conocer el lugar y dar un pequeño discurso sobre la importancia de la apicultura y su importancia como preservadora del medio ambiente y en último término de la vida en la tierra.
Lo primero que me llamó la atención fue el lugar y la disposición de las colmenas que se encontraban situadas bastante lejanas unas de otras. También eran curiosos los ahumadores que portaban los apicultores y que tenían un tamaño que obligaba a usar las dos manos para accionarlo. Parecían ahumadores para enjambres de abejas del tamaño de una perdiz. Era imprescindible la participación de 2 personas para llevar a cabo cualquier revisión, uno ahumaba mientras el otro operaba. Podemos decir que quitar las hierbas eran lo que hacían, pues rodeaban las colmenas y continuamente crecían amenazando con cubrir las piqueras.
    Me aventuré y abrí alguna de las colmenas.  El estado de los cuadros y la cera era perfecto, blancos y blanca. Hice una revisión rápida y me percaté que las abejas se movían sobre los lomos de los cuadros rápidamente. Estaban nerviosas. A mi lado estaba el compañero del ahumador accionando el fuelle rítmicamente, prevendo alguna nefasta reacción. Finalmente todo discurrió como estaba previsto, sin ningún percance que lamentar. Para mi gusto fueron unos enjambres de abejas africanizadas bastante europeizadas. Lo que cuenta la mitología popular y aparece con frecuencia en los periódicos brasileños me parecía una broma. Aunque se mostraron muy alteradas y rápidas cuando abrí las colmenas, no presentaron ningún problema ni reacción agresiva mientras revisaba los cuadros. 
Actualización:
Hace unos meses tuve contacto con un apicultor miembro de la Universidad Federal de Campina Grande (UFCG) en Paraiba, Brasil.   Aquí os muestro una serie de fotos de su trabajo. 

Transgénicos

    Conclusión

   El problema de agresividad de las abejas africanizadas, además de la genética de la apis mellífera scutellata que las hace más defensivas, estriba en el hecho de que no se las maneja con los cuidados propios de un apicultor de raza.  De hecho el trato que reciben es más de parte de abejeros que únicamente visitan las colmenas para robarles su miel. Personas desconocidas que incluso llegan a quemar las colmenas con toda su población dentro. Es decir, que  si tratas bruscamente a una vaca posiblemente lo único que recibas sean patadas. Aunque claro, que también por muchas monerías que le hagas a un tigre nunca se comportará como un gato.
De hecho es esa rumorología, junto con el clima tropical tórrido y la falta de una infraestructura rural adecuada, además de leyes agrícolas y apícolas que definan las instalaciones de colmenares, delimitando las distancias, el número de colmenas, etc., etc., quién frena a la hora de instalar un apiario.
Así que como apicultor que soy necesito y quiero transmitir mis conocimientos a cualquier persona que los precise.

Miel y manzanas 100619

soil 1795902 960 720 200x200

  Miel y manzanas

100619

Huertos de Manzanas

    El país, casi cualquier país, está lleno de huertos de manzanas. Instalaciones de apicultura y huertos con manzanos son básicamente las imágenes más repetidas cuando viajamos.

    Como es lógico, además de las importadas, las manzanas que compras en el supermercado, provienen de huertos de manzanos.   La estupenda compota de esta fruta, claro está que si es natural,  también está hecha de manzanas cultivadas en huertos.  

    Las personas que beben zumo de manzana o la sidra elaborada con ella, disfrutan de los productos proporcionados por los agricultores tras un arduo trabajo en sus huertos. 

    Sin estos huertos no habría pasteles, ni tartas y el mundo sería un lugar bastante más triste. 

 Al llegar la primavera, las personas que pasean por los huertos de manzanos, mientras caminan van observando las filas ordenada de manzanos, cuyas ramas se extienden con el aroma de las delicadas flores de la manzana. 

    Estaciones apícolas y huertos de manzanas

    En el verano, pueden pasear por el mismo huerto y ver los mismos árboles. Árboles con las hojas brillando bajo el sol.  
    Durante el otoño, esos mismos árboles están cargados de manzanas crujientes y llenas de jugo que fomentarán que la boca, metafóricamente, se nos haga agua. 
    Llegado el invierno, las ramas extendidas de los manzanos, mantienen y se cubren con una capa de nieve brillante.
 
    Cuando se detienen para admirar los árboles artísticos, notan que, a diferencia de otros tipos de agricultura, la única vez que ven a alguien trabajando entre los árboles es cuando los árboles están llenos de fruta y los agricultores están recogiendo las manzanas. Tras Después de la cosecha, regresa el olvido y el abandono se cierne sobre el huerto y los manzanos.
 
Los transeúntes no tardan mucho tiempo en imaginar y empezar a pensar en lo fácil que sería tener un huerto. Pero una cosa es imaginar y otra ponerse manos a la obra. Si acaso, cuando se les presenta la ocasión y llega la oportunidad de comprar un huerto de manzanas, estas personas apenas prefieren olvidarse de esta posibilidad, simplemente se trababa de un capricho pasajero. 
 
    La realidad es que hace falta mucho más para ser dueño de un huerto de manzanas, además de recoger manzanas y sacar dinero. 
 
    El transeúnte casual piensa que ser dueño de un huerto de manzanas no dará mucho trabajo, pero la realidad es que una gran cantidad de trabajo agotador es necesario para mantener el huerto. 
 

    Trabajos Necesarios

    Los árboles tienen que ser podados. 
 
    Los árboles tienen que ser fumigados para protegerlos de ser arrasados por los insectos. 
 
    Además de cuidar los árboles, hay muchas tareas generales de mantenimiento que deben ser atendidas.   También existe la tarea de eliminar los árboles viejos e improductivos y reemplazarlos con árboles jóvenes. 

    Extensión Adecuada

De apicultura y huertos de manzanas va la cuestión cuando se trata de obtener los mejores resultados en nuestra cosecha.

    Lo siguiente a considerar antes de comprar un huerto de manzanas es el tamaño del huerto. Según los expertos, un huerto de manzanas tiene que tener al menos diez acres (1 acre=4.046 metros) de extensión para compensar. Eso es sólo un punto de equilibrio. 
 
    En teoría, un huerto más grande significa un mayor margen de beneficio para el propietario del huerto, pero un huerto más grande también significa que el propietario tendrá que comprar más insecticida, rotar más árboles, contratar más empleados y gastar más dinero en el equipo necesario para mantener el huerto y cosechar la producción de manzanas. 
 
    Quizás el mayor error que cometen los recién llegados al negocio del huerto de manzanas en la primavera es cuando los manzanos están floreciendo.     Para que los árboles fructifiquen, las flores deben ser polinizados y aunque el viento puede ayudar a polinizar las flores, las abejas son mejores. 
 
    Muchos nuevos propietarios de huertos piensan que hay suficientes abejas en la naturaleza para polinizar los acres de manzanos. Estos propietarios están asumiendo que podría dañar su rendimiento anual. 
 
    Los propietarios con experiencia saben que para asegurarse de obtener una cosecha rentable necesitan trabajar con los apicultores locales. Arriendan las colmenas y las abejas melíferas de los apicultores. 
    Los propietarios de colmenas instalan las colmenas en los huertos. Las abejas extra asisten en la polinización.
 
    
 

Buscar reina limpia y dócil 230319

Buscar una reina limpia y dócil 230319
Apiario Ecológico

Buscar una reina limpia y dócil

230319

Durante el curso un apicultor les enseñará las  maneras de criar y seleccionar las líderes de las colmenas para que estas sean más productivas

Buscar una reina limpia y dócil 230319
Apicultores durante el curso

Buscando una reina dócil.

Cuanto más dócil, limpia y mansa, sea la reina madre mejor, ya que éstas no abundan en las colmenas. De hecho, dejando a un lado las excepciones, sólo hay una en cada colmena. Por ello, las asociaciones de apicultores organizan cursos sobre su cría.
Uno de ellos se impartió, con una parte teórica y otra práctica, en el Centro Cultural de Puig d’en Valls. Para la segunda parte, se desplazaron al campo, concretamente a la finca denominada Ca d’Andreu. Gregorio Lladó Picornell fue el encargado de dar las clases, gratuitas y por las que se entregará un certificado de asistencia.

Entrevista

¿Cuál es el motivo para organizar este curso, del que hace un par de años se impartió el primero? «Según comenta Vicent Marí, presidente de los apicultores pitiusos, la razón es que el presente de la apicultura no pasa por la recogida de enjambres errantes». El futuro es la selección, que no es asunto sencillo.
«Si las abejas se van de una colmena es por algo, quizás por una cuestión de relevo generacional. Por eso, si cogemos esos enjambres errantes, posiblemente con reina vieja, lo que debemos preguntarnos es si están enfermos y de dónde vienen; si tienen reina o, si carecen de ella, por qué se ha ido».
Porque «no vale la multiplicación de cualquier colmena». De ahí que la mejor opción sea criar reinas: «Y se crían para seleccionarlas.  Se escogen aquellas que hay en las colmenas más productivas y más limpias.
Además, se eligen las jóvenes y las más mansas».
Lladó explicará en el curso cómo se puede saber que una reina tiene todos esos atributos: productividad, limpieza y mansedumbre. El apicultor, afirma Marí, lo sabe «a simple vista», de la misma manera que se da cuenta de las que están «acabadas».

¿Qué es una abeja limpia?

Las nuevas técnicas de cría de reinas «se han simplificado mucho», indica el presidente de los apicultores: «Hace cinco años, la sistemática era más compleja, se tardaba más. Ahora, gracias a una serie de innovaciones, se pueden hacer crías in situ, directamente dentro de la colmena, de unas 40 reinas.
Y estas se pueden distribuir luego en los apiarios conforme demanda, para que estos sean sanos, limpios, mansos y saludables. Y, sobre todo, prolíficos».
¿Y qué es una reina limpia?».La que es pulcra, aquella en cuya colmena no hay restos de cera, de abejas muertas o polen. Si son limpias, sacan todo eso al exterior». A veces, la basura es más grande, por ejemplo pequeñas lagartijas o salamanquesas, incluso caracolillos: «Entonces, las pulcras los propolizan, ya que no pueden sacarlos fuera debido a su tamaño.
Trabajan con pulcritud y mantiene una correcta higiene de la colmena. Las menos limpias los dejan a medio propolizar o los pegan sin propolizar», explica Marí.
De eso no se encarga directamente la reina, sino sus descendientes. De ahí que haya que esperar «una generación» hasta que la nueva estirpe, que sustituye a las viejas que van muriendo, cambie el comportamiento de la colmena: «Es una cuestión genética», simplifica Marí.
Las mejores colmenas «suelen ser las más pobladas. Las rampas de sus piqueras están limpias, diáfanas y huelen mejor gracias a la asepsia que hacen con el propóleo». No es fácil encontrar reinas de esas características: «En un apiario, reúnen esos parámetros tres de cada 25.
No vale todo. No se trata de tener muchas, sino pocas pero buenas, de ahí la necesaria selección para conseguir una cabaña apícola sana, resistente a las enfermedades, fuerte y vigorosa».

«Las abejas actúan, el apicultor interpreta lo que hacen»

La principal actividad de Gregorio Lladó no es la de apicultor: «Trabajo en servicios sociales, en el Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales. Doy formación a colectivos de riesgo o a personas con discapacidad».
Las abejas son su pasión. Forma parte de Apaema (Asociación de Producción Agraria Ecológica de Mallorca), en la que hay una sección dedicada a la apicultura que sigue las técnicas ecológicas: «En realidad, sólo hay una persona que tenga la certificación, pero se debe a una cuestión del reglamento europeo, que obliga a tener un radio de tres kilómetros de cultivos ecológicos, algo difícil en los minifundios de estas islas. Casi imposible».
En su asociación hay, no obstante, una treintena de personas que siguen a rajatabla los manejos de la apicultura ecológica.
El curso de cría artificial de reinas que impartirá tiene como objetivo «crear más colonias nuevas». Y para ello han de seleccionar bien las reinas: «No es complicado. La apicultura, en general, no lo es. Pero hay factores que uno no puede controlar: estamos a merced, por ejemplo, del tiempo meteorológico, de las floraciones».
Para asistir, Lladó recomienda tener una base: «Hay que ser y tener formación de apicultor desde al menos seis o siete años. Sobre todo para interpretar lo que te dicen las abejas. En el campo, ellas actúan y el apicultor debe interpretar lo que está viendo».

Microempresa familiar 040219

Colador

Familia de Emprendedores

Practicando la apicultura

 

En su microempresa apícola, después de llevar a cabo el cuidado de las colmenas durante todo el año y cosechar los panales, aún le quedará un arduo proceso para poder extraer la miel y dejarla lista para la comercialización.

Algo de Historia

 

Rumiñahui Santillán y su familia se dedican a la apicultura como una actividad emprendedora, es su microempresa. Desde hace muchos años la microempresa les ha servido como sustento para salir adelante con los gastos del hogar.

Desde que tenía corta edad aprendió esta actividad de su padre, quien le enseñó los pormenores de la crianza de abejas y el proceso de elaboración de la miel de abeja, que se comercializa en la comunidad de Agato y en la ciudad de Otavalo.

Temporada en 3 meses

 

A unos 10 minutos de la comunidad se encuentra una propiedad de esta familia emprendedora, su microempresa. En ella está situado un apiario con 14 colmenas en producción.

Durante 3 meses al año son catadas.  A veces la cantidad cosechada del año varía según el clima y la floración.  Sin embargo, los meses de noviembre, diciembre y enero, son la época de la gran cosecha y producción.

La apicultura es un medio útil para fortalecer los sistemas de vida y desarrollo, porque usa y produce una serie de bienes.

Para este emprendedor, realizar esta actividad le ha permitido generar recursos económicos. Éstos los ha invertido en otros proyectos dentro de la comunidad. 

Aunque el capital financiero no sea fundamental para echar a andar una actividad apícola competitiva. Ésta será satisfactoria si logra reunir categorías naturales, humanas, materiales, sociales y económicas, para fomentar el turismo comunitario en la zona.

 

Pakarinka Santillán comenta que este producto, listo para la comercialización, tiene el nombre de Pakarinka, palabra quichua que significa ‘amaneciendo’.

“Para nosotros tiene un significado especial porque es un espacio donde se revitaliza la cultura. También se retoma de una forma más amigable el contacto con la naturaleza. En esta ocasión respetando la vida de las abejas y recibiendo a cambio una miel que tiene muchos beneficios”, afirma el comunero.

Recolección de la miel

 

Con la ayuda de su hijo pequeño, uno de los componentes de su microempresa apícola, el emprendedor y cabeza de familia, se prepara para ingresar en el colmenar. Enciende el generador de humo, después de cubrirse las cabezas y se dirigen a los panales.

En el colmenar proceden a ahuyentar  a las abejas con el humo para luego extraer los panales llenos de miel. Desde el apiario los transportará hasta su vivienda, en donde usará un cuchillo ancho, mejor si es un cuchillo desoperculador preparado para realizar esta operación, para quitar los opérculos o sellos de cera que tapan la miel contenida en las celdas.

Frenética Noria

 

Seguidamente colocará el panal desoperculado y con la brillante miel rebosando las celdas en el interior del extractor o máquina centrifugadora. Dentro de ella se le someterá a un frenético movimiento giratorio, similar al de una batidora, que por la acción de la fuerza centrífuga, extraerá y despedirá las gotas de miel de cada una de las celdas para que acaben golpeando contra la pared de acero inoxidable del extractor. Tras resbalar por la pared, en un descenso que puede durar varias horas dependiendo de la densidad y el contenido de agua de la miel, caerá a un balde cubierto por un    cernidor o colador que capturará las impurezas y dejará la miel lista para consumir. 

Finalmente, y antes de proceder a su venta, se procederá al embotado y posterior etiquetado.

 

Beneficios de la miel

 

Entre los múltiples beneficios la miel de abeja uno de ellos es que regula el nivel de azúcar en la sangre; el consumo de esta miel natural reduce el estrés metabólico; también promueve la recuperación del sueño; este producto además sirve como tratamiento para el estreñimiento; mejora la función cerebral, el acné y otros problemas cutáneos; minimiza las alergias, heridas, quemaduras y úlceras; y es un estimulante del sistema inmunológico. (PMHR)