Sin apicultores, sin colmenas 050520

enjambre abejas ecosistema

El estado de alarma ha coincidido con el arranque de la actividad en las explotaciones apícolas y los desplazamientos para atender las colmenas en los colmenares están permitidos. En estos momentos la actividad se centra en hacer los núcleos

enjambrando
Formación de enjambres

 

División de colmenas

En estos momentos, dependiendo de si están en el sur o en el norte de la provincia, pues se llevan más de 20 días de diferencia en el campo, los apicultores se dedican a hacer los núcleos, es decir, sacar de una colmena madre sus descendientes. «Hay muchos métodos y cada uno aplica el suyo según sus necesidades; desde dividir la colmena en dos partes, división en abanico, núcleos babys y de cada método sus variantes», explica el presidente de la Asociación Palentina de Apicultores (APA) Julián Caballero, que subraya que «son muy autodidactas y cada cual tiene su librillo».

Imprescindible reproducción

Esta labor de reproducción es «imprescindible» para la continuidad del colmenar. Hay mucha mortandad en invierno -hasta un 40% de media-, e intentar evitarla es la «labor principal del apicultor». «Las colmenas por su naturaleza forman enjambres (ellas mismas se dividen naturalmente), y una gran parte de las abejas, junto con la abeja reina, se marcha de su casa para formar otra en otro lugar. Este comportamiento natural supone una pérdida para el apicultor que lleva todo el año proporcionándole los cuidados que necesita».

Como también explica Julián Caballero, otra de las labores principales en estos momentos es ordenar la colmena de forma que crezca con más facilidad (miel, cría  y polen). A la vez se introducen láminas de cera para que las abejas  las estiren y formen los típicos panales con celdas exagonales.

«Con esta labor, al tiempo que se amplía y da espacio a la colmena, el apicultor  evita ese temido enjambrazón», afirma.

 

COVID-19

La actual crisis sanitaria del COVID-19, en principio, «no afecta demasiado» pues las actividades del llamado sector primario son servicios considerados de primera necesidad. Aunque como en todos los sectores se producen problemas puntuales en los suministros de material. El estado de alarma ha coincidido con el arranque de las explotaciones apícolas y los desplazamientos para atender los colmenares están permitidos. 

«Se debe circular con la documentación del apiario y estar en ruta desde su casa al colmenar. En el caso de ser más de una persona, éstas deben respetar las medidas de seguridad pertinentes y cumpliendo las distancias de seguridad».

 

Esta primavera «viene muy bien» ya que las  lluvias y su repercusión en el campo propician que «las colmenas crezcan con rapidez». Aunque siempre hay un pero; las abejas explotan y bullen de actividad, lo que puede provocar que, de no controlar ese crecimiento, terminen enjambrando con la consiguiente pérdida de población.

Este año la primavera viene con lo que los apicultores llamamos fiebre de enjambrazón». «Si bien el año comienza favorable -prosigue Caballero-, la miel que en estos momentos recolectan las colmenas la consumen ellas mismas. Más adelante, a medida que  crecen en población  empiezan a almacenar miel y es cuando el apicultor puede recoger una parte de ese almacén».

Para esto,  «aún queda mucho tiempo; la miel de brezo, por ejemplo,  hasta finales de agosto o septiembre no se recolecta -catar es el término utilizado por los apicultores- y hasta que lleguen esas fechas el cielo tiene mucho que decir para que no tengamos heladas tardías y que llueva puntualmente.

Problemas

La avispa asiática (Vespa velutina), si bien se ha localizado en distintos puntos de la provincia, «aún no ha creado daños a los colmenares ni a las personas, pero es algo que llegará y para lo que no estamos preparados.

Tenemos regiones limítrofes donde ya es un desastre  y eso que  luchan desde muchos frentes contra ella, deberíamos prepararnos para lo que nos viene», afirma.

En cuanto a la  varroa, calificada como el «principal enemigo» de la abeja y por ende del apicultor, es hoy por  hoy  la causa de la gran mortandad de las colmenas. «El apicultor que quiera permanecer siéndolo debe conocer bien este ácaro,  tanto o más que a las abejas, desde cómo se reproduce a cómo poder eliminarlo y las consecuencias que tiene en la colmena».

Julián Caballero habla de un tercer factor que, sobre todo en el sur de la provincia, «también está creando problemas puntuales». Se trata de los abejarucos, «pájaros muy bonitos pero que, como su nombre indica,  si pueden se alimentan principalmente de abejas, creando  presión y temor en las colmenas; llegando el punto de que las abejas no salen al campo pues saben que las está esperando».

Desde la Asociación Palentina de Apicultores, se valora la apicultura en la provincia de Palencia como un «factor positivo» para  fijar población. «La persona con colmenas tiene que pasar muchas horas atendiéndolas y esto implica  vivir en los pueblos o ir continuamente a ellos».

Entre las dos asociaciones de Apicultores (Apinorpa, Apicultores del Norte de la Provincia, es la otra), explica Caballero, «hay unos 500 apicultores aficionados con un número de colmenas que satisfacen sus necesidades de consumo y también hay muchos profesionales que viven de sus colmenas». Por otro lado,  «profesionales de otras provincias vienen justo en el momento de las mieladas para instalar sus colmenas y recolectar. La transhumancia está ocasionando problemas de convivencia entre colmenares estantes y trashumantes», según pone de manifiesto Caballero. Incide en que «la Montaña Palentina está recibiendo una presión de colmenas trashumantes que se debería regular.

Ni todos los años son iguales ni todas las zonas admiten las colmenas que se quiera. Se está sobre-explotando el medio y perjudicando a los apicultores que pasan el año en el mismo asentamiento, polinizando su territorio». La administración, a su juicio,  «debería implicarse y regular las cantidades de colmenas que se puedan instalar como lo ha hecho en otros temas, como puede ser caza, pesca o  micología».

El número de apicultores en la provincia «va en aumento» y también el de apicultoras que se incorporan a esta actividad. 

«En la pasada feria apícola, celebrada en Palencia en el mes de febrero, fueron cinco las mujeres que dieron a conocer sus experiencias como apicultoras».  Caballero recalca que «es un oficio en el que hay desde recién licenciados hasta veteranos de toda la vida.

Quién entra en el mundo de las abejas, por regla general, ya no lo abandona… queda enganchado para toda la vida».

Julián Caballero asegura, a modo de conclusión, que «si en su día apareció la figura del apicultor porque había colmenas; hoy por hoy, si desapareciesen los apicultores, seguramente desaparecerían las abejas. No se conoce una sola colmena que viva por sí sola, desde que llegó la varroa han desaparecido todas. Con la importancia que tienen las abejas para la economía y el medio ambiente, bien está que las distintas administraciones cuiden a los apicultores, esto repercutirá en todos».

Ecosistema de Enjambres 120819

enjambre abejas ecosistema

Ecosistema de Enjambres 120819

Primavera

La primavera es el momento en que las abejas se reproducen y se puede observar el ecosistema de enjambres.  El medio natural de multiplicación de colonias para las abejas se llama enjambre. El período de formar enjambres en primavera  suele durar alrededor de tres semanas.

enjambre 1 1 - Ecosistema de Enjambres 120819 - El Apicultor Español: Actitud y Aptitud

 

Barba de abejas

Cuando la colmena tiene demasiada población en los meses de verano, cuando el ecosistema está en plena cosecha, se forman los llamados enjambres en barba de abejas. El enjambre que se formó dentro de la colmena se desborda por la piquera y queda colgando de ésta, formando la barba de abejas.

Normalmente, en el ecosistema, un solo enjambre de abejas se divide en dos durante el período de enjambre. Eventualmente, sobretodo si los enjambres se forman en barba de abejas, pueden formarse otros más pequeños, enjambres secundarios, terciarios, etc.

En esta entrada trataremos de cómo es el Ecosistema de Enjambres.

enjambre barba

Aunque parezca caótica la situación, en realidad piensa que si te encuentras con un enjambre estás de suerte, ya que podrás tener una nueva colmena sin que sea necesario que compres un enjambre, o salgas al campo en su busca.  Única y simplemente será necesario que coloques otra colmena vacía al lado de la barba de abejas.

Dentro de esta nueva colmena añadirás panales nuevos con cera sin estirar y algún panal con miel operculada. Coloca la entrada próxima al enjambre en barba de abejas. Ayudándolas con un poco de humo de tu ahumador te será fácil empujar y recoger el nuevo enjambre y preparar así una nueva colmena. Ellas solas entrarán como corderos a su nuevo corral.

 

   Checkerboarding o Tablero de Ajedrez

 

El enjambre generalmente significa una pérdida de fortaleza de la colmena, lo que a su vez conlleva una pérdida de producción.  Por ello los apicultores tratan de desalentar este comportamiento. Para eliminar la necesidad de enjambrar en sus colmenas los apicultores compran nuevas abejas reinas cada primavera para reemplazar a sus viejas reinas.

Éstas, las reinas viejas, son más propensas a enjambrar ya que se las nuevas reinas vírgenes son más productivas y hacen puestas más abundantes. Las colmenas necesitan un cambio de reina,  al menos, cada 3 años para mantener su  población en pleno rendimiento.

 

   Colonia de Inicio

Otro método comúnmente utilizado por los apicultores para desalentar la formación de nuevos enjambres es la creación de una colonia de inicio. Crear una colmena de arranque y luego dividirla anima a las abejas a permanecer en sus colmenas.

Algunos apicultores creen que las abejas solo necesitan enjambrar cuando tienen abundante comida en la colmena. Los apicultores que suscriben esta teoría utilizan un método llamado checkerboarding o tablero de ajedrez.

Para desactivar ese instinto que lleva a sus abejas a enjambrar, el apicultor retira unos panales en sus colmenas, algunos de los cuadros de miel, e introduce en su lugar cuadros con cera nueva estirada. Las abejas perciben que no tienen miel de reserva  y por lo tanto se elimina en las abejas la necesidad de enjambrar.

 

     Reina Vieja

Es inusual que las abejas enjambren cuando hay una reina joven en la colmena de abejas. A medida que pasa el tiempo y la Reina envejece es cuando la colmena se prepara normalmente para formar nuevos enjambres. Por lo general la reina mayor se va con el enjambre primario, dejando una reina virgen en su lugar. Cuando la reina vieja se prepara para enjambrar con el enjambre primario, deja de poner huevos.

Se concentra en ponerse en forma para volar cuando salga de la colmena (será la única vez que la reina volará desde que salió en su vuelo nupcial). Cuando los enjambres más pequeños abandonan la colmena, suelen ir acompañados de una reina virgen.

 

   Reina Virgen

Cuando un enjambre deja la colmena por primera vez, las abejas no suelen alejarse demasiado de la colmena que siempre han conocido. Después de huir del nido, las abejas se asientan en una rama de un árbol cercano o debajo de un alero de una edificación.

Las abejas obreras se agrupan alrededor de la reina, protegiéndola. Una vez que tienen a la reina protegida, abejas exploradoras recorren los alrededores. Una vez que hallan un lugar adecuado para establecer una nueva «colmena», lo convertirán en su nuevo hogar.

 

   Abastecimiento

Algunos apicultores ven el enjambre como una ventajosa manera de abastecer sus colmenas. Un criador de abejas experimentado no tiene problemas para capturar un enjambre. Los apicultores pueden usar una feromona para atraer el enjambre de abejas.

 

     Abejas Africanizadas

Cuando pululan, las abejas no llevan comida adicional con ellas. La única miel que pueden tomar de la colmena paterna es la miel que consumen.    Aunque las abejas normalmente se agrupan solo durante la primavera, no ocurre lo mismo con las abejas africanizadas.

Mal llamadas abejas asesinas, en los climas tropicales donde habitan pueden crear mas de un enjambre. Las abejas africanizadas también enjambran cuando tienen dificultades para encontrar comida en su ecosistema.

Por lo general, las abejas no persiguen a las personas cuando están en su ecosistema y forman parte de un enjambre, pero su presencia en un lugar causa mucho temor en las personas. Normalmente es habitual que se llame a un apicultor para capturar un enjambre de abejas.

 

Guía Apícola 070819

guía apícola

Guía Apícola: Aprende y Practica

 Cambia tu vida con nuestra Guía Apícola

Y con nuestra Guía Apícola, añade Emoción, Actitud y Aptitud Apícola.

 

Introducción a nuestra Guía Apícola

Esta guía apícola te adentrará en los fundamentos de la apicultura. Desde los más básicos hasta las prácticas más avanzadas que deberás experimentar por ti mismo. Aquí te mostrará las técnicas adecuadas que tendrás que aprender para usarlas en el momento oportuno.

Porque que yo sepa y de momento, que todo puede ser cuando entra en juego la genética y sus bebés a la carta, al menos hoy en día, los bebés no nacen con casco de ingeniero, fonendoscopio  de médico, botas de futbolista, sotana de cura, hábito de monje o de monja, azada del agricultor, etc.

Ni siquiera Nadal, quién lo diría, nació con una raqueta de tenis en la mano. Y por lo que yo sé de  momento, al menos yo no conozco ninguno, ningún bebé nació con traje de apicultor. Aunque, como digo, todo llegará.

Así que empápate de apicultura con nuestra Guía Apícola y déjate de monsergas. Deja de creer que hay que tener alguna virtud especial para ser apicultor. Digo esto por que todas las personas, mujer u hombre, hombre o mujer, tienen las mismas capacidades para aprender el oficio o cultivar la afición que les plazca.

Únicamente es necesario conocer a las abejas y su modo de comportarse en su ecosistema apícola. Esta Guía Apícola te dotará de esos conocimientos para poder interactuar con la serenidad y la rapidez requeridas.

Por que es aconsejable permanecer el tiempo justo y necesario para realizar las operaciones programadas. Ni más ni menos. Así que aprende nuestra Guía Apícola.

Cualquier persona puede ser apicultor. Lo único necesario es tener nuestra Guía Apícola, ganas y deseos para actuar como un apicultor.
Entonces, por qué no dedicarse a la apicultura teniendo la ayuda de nuestra Guía Apícola?

 

A continuación nuestra guía apícola te indicará algunos de los posibles argumentos que te animarán a decidirte por esta actividad:

Pros:

Es un trabajo apasionante del que nunca te cansarás.

Es una afición educativa que se inicia con esta Guía Apícola.

Es un trabajo formado por una serie de tareas entretenidas.

Es un trabajo en el que estás en contacto continuo con la naturaleza.

El apiario será tu oficina de trabajo, tu empresa.

Por fin tendrás un trabajo fijo y remunerado.

La inversión inicial mientras inicias tu aprendizaje con nuestra Guía apícola es mínima y, después, dependerá de tus necesidades económicas. 

Nunca te llevarás el trabajo a casa y, salvo alguna picadura los primeros días y hasta que te camufles como una abeja obrera más, te tomarás los tiempos de descanso siempre que quieras.

Te olvidarás de las prisas del jefe por acabar un trabajo, sólo el clima te condicionará.

Es un trabajo cómodo y descansado.

Es una actividad sana.

Sin la contaminación de las ciudades.

Estarás en la soledad absoluta acompañado de una población de miles…

 

Y ahora, nuestra Guía Apícola, desarrolla unos consejos que te ayudarán en las tareas de preparación o mejoramiento de tu actividad apícola.

 

1. INSTALACIONES 

Guía Apícola: Introducción

La ubicación y las condiciones estructurales del apiario deben tender a evitar la contaminación de la miel y la cera, el daño en las abejas y en la población humana circundante, además de los trabajadores que trabajan en él.

1. Guía Apícola : Ubicación

1.1. El apiario estará situado en lugares que no interfieran en la vida las personas, ofreciendo máxima de seguridad a la comunidad.

1.2. El ambiente del lugar en que asentemos nuestro apiario no debe sufrir contaminación ambiental que pueda afectar la calidad de miel y cera.

1.3. El lugar donde se sitúe el apiario debe contar con accesos adecuados.

1.4. Dicho lugar estará señalizado, en lugar perfectamente visible, indicando la existencia del apiario.

1.5. El apiario se ubicará cerca de fuentes naturales de agua o, de no ser posible, se colocarán bebederos que proporcionen agua limpia a las abejas.

1.6. El apiario estará perfectamente libre de malezas, hormigas y otros enemigos de las abejas. Ésto se hará contando con las las recomendaciones del ingeniero de montes enviado por la consejería de agricultura y ganadería.

1.7. Las colmenas estarán instaladas sobre un soporte compacto y resistente para facilitar el manejo y su ventilación. Otro detalle a tener en cuenta será la suave pendiente en la estructura para que escurra el agua.  Además permitirá el control de hormigas y de otros insectos enemigos de las abejas.

1.8. Nuestro apiario deberá situarse en un sitio nivelado y en suelos que cuentes con un buen drenaje. Tendrá además espacio suficiente para circular holgadamente detrás de las colmenas para realizar revisiones y otros manejos.

2. Guía Apícola: Control y seguridad biológica en las Instalaciones

2.1. En los casos en que los apiarios se encuentren ubicados en áreas próximas a explotaciones agrícolas que utilizan productos fitosanitarios, deberá existir una gran coordinación entre el agricultor y el apicultor. En sus reuniones se tratarán las fechas de aplicación de éstos.

2.2. El apicultor tomará las medidas de protección necesarias, como informarse de las aplicaciones de los distintos venenos que realizarán en la explotación:
-Fecha, hora y producto fitosanitario de aplicación.
-Épocas de reingreso del fitosanitario.
-Colocar una guardapiquera de malla y tapar el apiario con mantas húmedas de protección.
-A veces, dependiendo del producto y de la aplicación, deberá retirar las colmenas del lugar de aplicación de los fitosanitarios.

2.3. El apiario debe estar correctamente cercado y con cierres en buen estado, para delimitar el recinto e impedir el paso de personas y animales.

2.4. El acceso al apiario deberá estar convenientemente señalizado.

3. Guía Apícola: Condiciones Estructurales y Ambientales

3.1. El diseño de la ubicación del apiario y los materiales de preparación de las colmenas deben proteger la salud y la adecuada producción del enjambre.

3.2. Las colmenas estarán en buenas condiciones para proteger a las abejas de las inclemencias climáticas.

3.3. Es necesario tener determinadas herramientas y medios de carga de mano que faciliten transporte de  colmenas, como son carretillas, pallets, etc.

3.4. Será necesario tener un almacén o nave que permita el correcto almacenamiento de los materiales e insumos propios de la producción apícola.

3.5. Deberemos considerar la capacidad melífera de la zona para establecer el tamaño de los apiarios.

4. Guía Apícola: Cuidados Higiénicos

4.1. Antes de acometer el proyecto se deberá trazar un plan de higiene y desinfección de las instalaciones, colmenas y equipos utilizados. Planificar previamente el método de limpieza, los productos a utilizar, frecuencia de aplicación y los encargados  de llevar a cabo tal tarea.

4.2. Las personas responsables de la higiene y desinfección tendrán una adecuada capacitación y además de instrucciones escritas para la realización de sus tareas.

4.3. Los productos químicos usados en limpieza y desinfección deben estar permitidos por las autoridades competentes.

II. MATERIALES

1. Guía Apícola: Colmenas

1.1. En la fabricación de las colmenas utilizaremos materiales inocuos para las abejas. Asimismo no dejarán residuos contaminantes en la miel y cera.

1.2. Al comprar cera estampada solicitaremos al proveedor el análisis de residuos realizados a la partida adquirida.

1.3. Respetaremos las medidas estándar de fabricación de las colmenas pues tienen su importancia para la vida de las abejas.

1.4. Para la conservación de los materiales de las colmenas no utilizaremos derivados fósiles como gasóleo, parafina, queroseno, pentaclorofenol, pinturas con disolventes, aceite quemado u otros que generen residuos contaminantes. Es conveniente utilizar pinturas de epoxi, propóleos, resinas o
aceites naturales. Nunca aplicaremos pintura en el interior de las colmenas ni en los cuadros.

1.5. La cera será almacenada y conservada, usando productos que no dejen residuos en ella, ni afecten la inocuidad de la miel.

2. Guía Apícola: Equipos de manejo

2.1. Utilizaremos equipos lavables y desinfectables. Palancas y alza-cuadros serán de acero inoxidable.

2.2. Los recipientes utilizados en el apiario serán para uso exclusivo en el colmenar y estarán limpios y en buen estado.

2.3. Los equipos de manejo se guardarán en almacenes o naves destinadas a ello.

3. Guía Apícola: Combustible para ahumador

3.1. Emplearemos productos naturales no contaminados, como hojas, cortezas, ramas, etc. Evitaremos usar estiércol, petróleo u otros productos contaminantes como restos de cartón o madera con origen en la aplicación de fármacos.

III. CONTROL DE PLAGAS

1. Guía Apícola: Control de Plagas y Roedores

1.1. Todo apiario contará con un programa de control de plagas y roedores, de acuerdo al nivel de riesgo existente. Con éste, un sistema de registro avalará su funcionamiento.

1.2. Se deben registrar los productos utilizados y la forma de aplicación; un mapa de la ubicación de los cebos empleados, considerando un perímetro de protección; y un informe periódico que verifique la efectividad del procedimiento empleado.

1.3. Sólo se aplicarán plaguicidas aprobados por la autoridad competente e inocuos para las abejas.

1.4. La aplicación se ajustará a la legislación vigente, teniendo en cuenta las recomendaciones del fabricante.

1.5. El programa de control incluirá las instalaciones del local y el lugar de almacenamiento de basuras y deshechos.

IV. MANEJO SANITARIO

Guía Apícola: Introducción

La profilaxis en el manejo sanitario de los apiarios tiene enorme importancia en las tareas básicas. Debemos pensar que, con la aplicación de ellas, podemos afectar la pureza de la miel, de la cera y de otros productos derivados de la colmena, a través de la presencia de residuos principalmente.
Siendo así, que entendemos la sanidad apícola como el estado óptimo de salud de cada colmena, considerando las características individuales y el hábitat dónde se desarrollan, por lo que variará de una colmena a otra.

1. Guía Apícola: Sanidad Apícola

1.1. El apicultor es responsable de todas las medidas de manejo sanitario, realizadas por él o por el personal del apiario.

1.2. El apicultor estará al tanto de los cambios en la normalidad del apiario y actuará frente a ellos.

1.3. Tendrá una cuidadosa observación de la aparición de enfermedades y su tratamiento.

1.4. El apicultor deberá ser competente en el área.

1.5. El apicultor debe diseñar un plan de profilaxis en el apiario considerando medidas en el manejo para evitar la presencia de enfermedades. En este plan se incluirán la monitorización, la revisión de las colmenas y las recomendaciones de manejo.

1.6. Cada apiario puede contar con un registro de las visitas, revisiones y recomendaciones.

1.7. El apicultor deberá seguir las recomendaciones entregadas por el asesor técnico y dejar registro escrito de ello.

1.8. De detectarse una colmena con síntomas de enfermedades infecciosas, se deberá identificar claramente.

1.9. Si se desconoce la causa de muerte de las colmenas o no se tiene certeza del diagnóstico de una enfermedad, se deberán tomar muestras y enviarlas al laboratorio especializado para el análisis e interpretación de los resultados.

1.10. Ante la presencia de signos o confirmación de una enfermedad de denuncia obligatoria, ésta deberá ser comunicada a la consejería en cuestión a la mayor brevedad.

2. Guía Apícola: Manejo y Uso de Medicamentos

2.1. Los tratamientos con medicamentos de uso apícola, deben efectuarse única y exclusivamente después de obtener un diagnóstico certero.

2.2. Los medicamentos de uso apícola estarán registrados por el ministerio de agricultura e indicados para su uso en la especie Apis mellifera. Es decir, sólo utilizaremos productos veterinarios etiquetados en los que se indique la información detallada sobre las indicaciones de uso del producto, dosis, fecha de caducidad, contraindicaciones y reacciones adversas.

2.3. Las recomendaciones de uso de productos veterinarios, deben ser dadas por el asesor técnico, quien las entregará por escrito y deberán quedar archivadas.

2.4. Los productos naturales como extractos vegetales, aceites esenciales y/o ácidos orgánicos de cadena corta también deben aplicarse bajo la recomendación del asesor técnico.

2.5. Para evitar que los tratamientos sanitarios dejen residuos en la miel o en la cera, es esencial que el apicultor respete el régimen de dosificación y el periodo de resguardo
establecido.

2.6. No haremos tratamientos cuando las colmenas estén con alzas debido al riesgo de contaminación con residuos, tanto en la miel como en la cera.

2.7. En el apiario deberá mantenerse un registro de los tratamientos, que incluya productos utilizados, dosificación, vía, fecha de administración, período de resguardo y la identidad de las colmenas tratadas. Este registro deberá mantenerse por lo menos durante dos años y se deberá presentar cada vez que las autoridades competentes así lo exijan.

2.8. Los productos veterinarios se deberán almacenar en unas instalaciones seguras y bajo llave y fuera del alcance de niños, animales y de personas no autorizadas.

2.9. Los ácidos orgánicos deben almacenarse bajo las mismas consideraciones de un producto fitosanitario, es decir:
• En un lugar cerrado, seguro, fresco, seco y con llave, que debe estar identificado como tal, y tener letreros de advertencia, con respecto al riesgo que conllevan.
• Tampoco se deben almacenar otros productos, sobretodo alimentos.
• Los ácidos orgánicos se almacenarán en sus envases y con sus etiquetas originales.

2.10. Medicamentos caducados o sobrantes después de haberse completado el tratamiento, deberán ser eliminados de forma segura. Solo después se retirar la etiqueta del envase, para eliminarlo, junto con el resto de contenido, en el contenedor a tal efecto del punto limpio municipal más cercano.

2.11. La limpieza de los equipos utilizados para administrar los medicamentos debe llevarse a cabo de tal forma que no tenga efectos nocivos en la salud humana o el medio ambiente.

2.12. El apicultor debidamente capacitado, utilizando técnicas y equipo apropiados, se deberá encargar de la preparación y administración de medicamentos.

3. Guía Apícola: Bio-seguridad del apiario

3.1. En la introducción de enjambres, núcleos, paquetes de abejas y colmenas nuevas al apiario, debemos asegurar que cuenten con igual o mejor condición sanitaria que las colmenas de destino. Ésto se logrará si contamos con un registro de antecedentes sanitarios de las abejas, haciendo análisis de enfermedades a las mismas, o sometiéndolas a una cuarentena.

3.2. Necesariamente debemos evitar rotar los cuadros, tanto de miel como de cría, entre colmenas de distinta condición sanitaria. De esta forma disminuiremos los riesgos de contagio de enfermedades.

3.3. El material que utilicemos en los manejos de las abejas debe ser sometido a procesos de limpieza y esterilización para asegurar la perfecta condición sanitaria de las mismas.

V. ALIMENTACIÓN Y AGUA

Guía Apícola: Introducción

Las abejas, como cualquier ser vivo, tienen requerimientos de carbohidratos, grasas, proteínas, minerales y vitaminas. Éstos los obtienen a través de la miel y el polen. Sin embargo, hay épocas del año en que estos últimos escasean, por lo que será necesario complementar la dieta de las abejas con alimentación artificial.

Ésta debe cumplir ciertas condiciones, tanto en su elaboración como en su suministro. De este modo evitaremos riesgos de contaminación química y microbiana.

1. Guía Apícola: Alimentación

1.1. El alimento suministrado, tanto en composición, como en el momento proporcionado, debe cuidar de no afectar la salud de la abejas y la inocuidad de la miel y la cera.

1.2. Asimismo, utilizaremos productos elaborados de tal forma que no deben dejar residuos en la miel y en la cera.

1.3. Deberemos contar con un procedimiento escrito en el que se especifique el proceso de elaboración de los alimentos para las abejas, indicando los insumos usados, fecha de elaboración, su composición y el responsable de la preparación del mismo.

1.4. Si adquirimos un alimento ya preparado, debemos conocer la composición del mismo, y tener antecedentes del proveedor del cuál se adquirió.

1.5. Los apicultores deberán llevar un registro de proveedores, insumos utilizados y procedimientos de elaboración de los alimentos. Incluso se debe llevar un sistema de control de materia prima.

1.6. Las personas que manipulan y administran el alimento deben cuidar su higiene personal.

1.7. El local para preparar alimentos debe cumplir las normas básicas de seguridad e higiene para la preparación de alimentos. La limpieza, ventilación, iluminación y estar
libre de contaminantes químicos, biológicos y físicos son algunos de ellos. Además debe incluirse en el programa de control de roedores y plagas.

1.8. Por supuesto, no debemos utilizar miel rechazada o con sospecha de que tenga residuos, para la elaboración de alimentos.

1.9. Los alimentos sólo pueden contener aditivos autorizados por el ministerio de sanidad y consumo. (La lista de estos
elementos se puede encontrar en aecosan.msssi.gob.es).

1.10. El agua que se emplee para la preparación de alimentos para las abejas deberá ser de potable o potabilizada.

1.11. Los equipos y utensilios usados para la preparación y administración de alimentos deberán estar considerados en un procedimiento de esterilización e higiene, y deberán almacenarse evitando que se contaminen.

1.12. Al utilizar calor en la preparación del alimento, el combustible que se utilice, no debe contaminarlo.

1.13. Se recomienda llevar a las colmenas el alimento previamente envasado y almacenado de tal forma que evite la contaminación, derrames y protegido de las condiciones climáticas.

1.14. Los alimentos deberán mantenerse en un lugar limpio, seco, ventilado, protegido con malla mosquitera en las ventanas, protegido de contaminantes químicos, como podrían ser los productos fitosanitarios. Este lugar debe estar contemplado en el programa de control de roedores
y plagas.

1.15. Al almacenarse alimentos, estos deben estar claramente identificados y separados según su composición y uso.

1.16. Los alimentadores no desechables se deben limpiar y esterilizar una vez terminado su uso, dejándolos aptos para una nueva utilización.

1.17. El apicultor deberá tomar las precauciones necesarias para evitar que durante la alimentación de las abejas se desencadene o propicie el pillaje.

2. Guía Apícola: Agua

2.1. Se les debe proporcionar agua a las abejas, de acuerdo a sus necesidades, considerando el vigor y número de colmenas, y lugar en que está emplazado el apiario

2.2. Las fuentes de agua usadas para agua de bebida deben asegurar la inocuidad para los productos apícolas y las abejas.

2.3. Al comenzar un programa de Tareas Básicas se debe evaluar el riesgo contaminación del agua de bebida para las abejas. Según la evaluación obtenidas, se tomarán las medidas correctivas correspondientes. De acuerdo al nivel de riesgo determinado, se repetirán los análisis una vez al año como mínimo.

2.4. En el caso de utilizar bebederos, se debe considerar la limpieza y el tipo de material de éstos, de manera que se  mantenga el suministro de agua limpia, libre de toxinas y/o residuos.

VI. TRANSPORTE DE COLMENAS

1. Guía Apícola: Condiciones del transporte

1.1. Para movilizar colmenas pobladas, abejas reinas, paquetes de abejas, y núcleos de abejas, deberá contarse con un sistema de identificación que permita determinar el origen del material vivo transportado.

1.2. El transporte de colmenas debe realizarse considerando siempre la máxima seguridad posible, tanto para los apicultores como para la ciudadanía. Además se debe minimizar el estrés de transporte para las abejas, y mantener las condiciones de higiene necesarias para asegurar la
inocuidad del producto y la sanidad de las mismas.

1.3. Las condiciones ideales de transporte para las colmenas, son con ellas abiertas, cubriéndolas con una malla. En caso de hacer los traslados con las piqueras cerradas, se debe usar un entretecho con malla para cubrir las colmenas.

1.4. El medio de transporte de las abejas debe contar con un letrero que advierta sobre el tipo de carga que lleva. Además se debe contar con una malla para cubrir la carga y evitar que en caso de imprevistos, las abejas escapen.

1.5. El personal que realice el transporte debe tener los conocimientos y cuidados para manejar a las abejas buscando minimizar el estrés del transporte.

1.6. Se deben evitar los daños a las colmenas, a través de un correcto manejo, y de una buena infraestructura del medio de transporte, la que debe considerar las condiciones adecuadas de espacio, ventilación, protección ante situaciones climáticas extremas (por ejemplo regar las colmenas en caso que haga mucho calor), suelos anti deslizantes y paredes con una altura adecuada o amarras que aseguren las colmenas.

1.7. Se recomienda realizar el transporte de las colmenas de noche, sin embargo, si se realiza de día, se deben evitar las detenciones.

1.8. Colmenas débiles o enfermas deben transportarse separadas de los otras colmenas.

1.9. Se recomienda controlar periódicamente la emisión de gases de los vehículos de transporte de las colmenas, para evitar la contaminación de la miel, la cera o las abejas.

2. Guía Apícola: Responsabilidades

2.1. Toda colmena transportada debe contar con documento, donde señale la identificación del transportista, el tipo y el número de colmenas, el origen y el destino de ellas.

2.2. El transportista debe hacerse responsable por las colmenas que conduce, y asegurarse que lleguen a su destino en las mejores condiciones, a través de una conducción calma y un chequeo periódico durante el viaje. Deberá ser acompañado por una persona capacitada para enfrentar emergencias o imprevistos con las colmenas.

2.3. El encargado del transporte de las colmenas, debe planificar el viaje con el mayor cuidado, considerando las condiciones de tiempo esperados en la ruta y los procedimientos de emergencia en caso de presentarse.

3. Guía Apícola: Duración del Transporte

3.1. La duración del transporte debe ser considerada desde que las colmenas son almacenadas para la carga, hasta que se finaliza la descarga de la última colmena.

3.2. El tiempo de duración del transporte de las colmenas, debe ser el mínimo, de manera que se disminuya el estrés por transporte de las abejas y evitar el riesgo para las personas.

4. Guía Apícola: Carga y descarga de colmenas

4.1. La carga y descarga debe ser lo más calmada posible, evitando los estímulos que puedan ocasionar estrés innecesario, como por ejemplo los movimientos violentos.

4.2. La carga de las colmenas debe realizarse una vez que las abejas han entrado a ellas. Esto ocurre generalmente al atardecer.

4.3. Se debe contar con elementos facilitadores para la carga y descarga de las colmenas, a fin de que los trabajadores no sufran daños o consecuencias en su salud debido a estas labores.

VII. REGISTROS E IDENTIFICACIÓN

1. Guía Apícola: Identificación de la colmena

1.1. Todos las colmenas de un apiario deben estar identificadas individualmente con un sistema legible, duradero y seguro.

1.2. La identificación de la colmena debe hacerse al momento de ingreso al apiario, ya sea por multiplicación, enjambre o por compra.

1.3. Todos aquellos apicultores cuya producción será destinada al mercado externo, deben estar inscritos en el Registro de Apicultores de Miel de Exportación.

2. Guía Apícola: Registros

Los productores deben mantener registros de datos disponibles que permitan demostrar que todas sus actividades cumplen con las buenas prácticas agrícolas y permitan rastrear la historia del producto desde el apiario hasta la sala de extracción.

2.1. Registros del predio, que incluyan:

ƒ Nombre del predio del predio donde se ubica el apiario
ƒ Razón social
ƒ Representante legal
ƒ Ubicación geográfica (coordenadas si es posible)

2.2. Registros de existencias

ƒ Número de colmenas (identificación individual)
ƒ Registro de ingreso y egreso de colmenas, núcleos y enjambres según causa y fecha
ƒ Destino de las colmenas (venta, trashumancia, polinización, etc.)
ƒ Origen y condición sanitaria

2.3. Registro de las visitas efectuadas y recomendaciones dadas por el asistente técnico.

2.4. Registro de los tratamientos recibidos por las colmenas, indicando causa del tratamiento, producto utilizado, dosis, vía de administración, duración del tratamiento, periodo de resguardo para instalación de alzas y encargado de realizar el tratamiento.

2.5. Registro de los resultados de exámenes de laboratorios, tanto de diagnóstico como de monitoreo.

2.6. Registro de existencias de productos veterinarios y otros productos utilizados en sanidad apícola.

2.7. Registro de insumos, procedimientos de elaboración y composición de los alimentos utilizados.

2.8. Es importante mantener archivados los planes de profilaxis, de manejo productivo y sanitario del apiario.

VIII. CONDICIONES DE TRABAJO

Guía Apícola: Introducción

Uno de los ejes fundamentales de las Tareas Básicas Agrícolas es la seguridad y bienestar de los trabajadores.

En el caso de una explotación apícola, esto pasa por que el personal esté debidamente entrenado para cumplir sus labores de manera eficiente, conozca las medidas para asegurar su protección personal y cumpla con la bio-seguridad del apiario.
De manera anexa a las recomendaciones que se entregan a continuación, se deben considerar los reglamentos establecidos en el Código del Trabajo, en el Reglamento sobre condiciones sanitarias y ambientales básicas en los lugares de trabajo del Ministerio y en el Código Sanitario.

1. Guía Apícola: Entrenamiento del personal

1.1. Los trabajadores deben estar capacitados, entrenados y contar con la competencia necesaria en la labor específica que realiza en el apiario. Además debe conocer los manejos y necesidades de las colmenas que están a su cargo.

1.2. Los trabajadores de la sala de extracción deben estar capacitados en relación a manejo higiénico del producto. La capacitación debe considerar las normas de higiene personal, ropa y equipo de trabajo.

1.3. Las personas que manejen medicamentos veterinarios, ácidos orgánicos u otros productos utilizados para sanidad apícola, desinfectantes y/o que operen algún equipo, deben recibir la adecuada capacitación para el manejo de estos elementos.

1.4. Las normas de manejo entregadas en las actividades de capacitación, deben ser proporcionadas por escrito.

1.5. Deben mantenerse registros de las acciones de capacitación a las que han estado sujetos los trabajadores del apiario.

1.6. Si las personas son cambiadas de una función a otra, deben ser apropiadamente capacitadas en su nueva función.

1.7. Los trabajadores deberían conocer las buenas prácticas agrícolas, y su importancia en mantener la seguridad de los alimentos, el medio ambiente, su propia seguridad y el bienestar animal.

2. Guía Apícola: Seguridad y Bienestar

2.1. Se deben cumplir con las exigencias legales en relación a la seguridad ocupacional.

2.2. Deben evaluarse los riesgos potenciales del predio, para desarrollar un plan de acción que promuevan condiciones de trabajo seguras y saludables.

2.3. El personal debe contar con equipo de protección adecuado para su trabajo, el cual consta principalmente de velo, pechera lavable, overol, antiparras, mangas, guantes y botas. Éstos deberán mantenerse en adecuadas condiciones de limpieza. Se recomienda lavar el equipo después de usarlo y guardarlo en lugares libre de contaminantes.

2.4. En el caso de manipulación de ácidos orgánicos, u otros productos que expelan vapores tóxicos, se debe utilizar un máscara de doble filtro para productos químicos en buen estado, antiparras, overol y guantes para productos químicos.

2.5. Cuando se realicen labores apícolas, debe haber un botiquín de primeros auxilios presente.
Al menos un trabajador debe estar capacitado en brindar primeros auxilios en caso que sea necesario. En el botiquín se debe contar con antihistamínicos u otro tipo de antialérgicos. La señalización y documentación existente respecto a la seguridad de los trabajadores debe ser de fácil entendimiento.

2.6. Los trabajadores del apiario deben estar capacitados respecto de qué hacer en caso de emergencias, por ejemplo ante alergia por picaduras.

2.7. El personal debe informar sobre su condición alérgica si la posee. Se recomienda que personas alérgicas no trabajen en contacto directo con las abejas.

3. Guía Apícola: Bio-seguridad

3.1. Todos los trabajadores deben estar familiarizados y entender las medidas de manejo establecidas en el apiario para evitar la contaminación de las abejas, miel y cera con microorganismos patógenos.

El personal debe estar consciente de que es una potencial fuente de transmisión de enfermedades y tomar las medidas para evitar esto, por ejemplo evitar el contacto con otros animales antes de entrar al apiario.

3.2. Debe evitarse el ingreso de personas ajenas al apiario. Si ingresa una persona ajena, debe cumplir con las mismas medidas de manejo establecidas en el apiario para sus trabajadores.

3.3. Se deben evitar algunas conductas que puedan contaminar las áreas de la producción apícola, tales como escupir, orinar o defecar donde son mantenidos las colmenas.

3.4. Los trabajadores del apiario deben estar en conocimiento de la llegada de nuevas colmenas y tomar las precauciones de acuerdo a los procedimientos de ingreso establecidos.

3.5. Los trabajadores deben estar en conocimiento de los riesgos a los que están expuestos en sus labores diarias, y las formas para evitarlos.

IX. MANEJO MEDIOAMBIENTAL

Guía Apícola: Introducción

Los impactos en el medio ambiente generados por la producción apícola se relacionan, principalmente, con el manejo y disposición de los desechos generados, siendo este uno de los principales temas considerados en las Buenas Prácticas Apícolas (BPA).

Sin embargo la producción apícola tiene una especial relación con la conservación del medio ambiente, sobre todo en lo que respecta a la biodiversidad de la flora melífera, que tiene una directa relación con la producción de miel de excelente calidad.

1. Guía Apícola: Manejo y Disposición de Desechos

1.1. Se debe establecer un procedimiento escrito que considere el manejo de los desechos generados. Aspectos tales como su identificación, segregación, acopio transitorio, traslados y procesos relacionados deben ser incluidos.

1.2. En el procedimiento generado se debe incluir:
ƒ Envases de productos veterinarios según lo planteado en el capítulo respectivo (IV.2. Uso y manejo de medicamentos).
ƒ Las tiras plásticas o de cartón de medicamentos deben acopiarse y devolverse al proveedor para su disposición final.
ƒ Envases de ácidos orgánicos, los que deben acopiarse y luego eliminar en el vertedero más cercano para su disposición final
ƒ Desechos plásticos, que en lo posible debieran reutilizarse y reciclarse, para su disposición final en un vertedero.
ƒ Malezas, bolsas de papel y otros desechos orgánicos, que deben acopiarse y someterse a algún tratamiento, por ejemplo compostaje.
ƒ Excedentes de cera fundida (borra de cera), se recomienda hacer compost para posteriormente utilizarse como abono orgánico. En caso que no se realice este procedimiento, se debe llevar a un vertedero para su disposición final.
ƒ Marcos de desecho, deben acopiarse, y pueden utilizarse como combustible, por ejemplo de ahumadores.
ƒ Alambre, clavos y otros desechos de los marcos, deben acopiarse para su disposición final en un vertedero.
ƒ Maquinaria vieja en desuso, baterías usadas, desechos de aceite y derivados del petróleo, los que deben acopiarse en un lugar apartado de los apiarios.

1.3. La disposición final de estos residuos debe realizarse en lugares permitidos por la autoridad competente.

1.4. Las basuras y desperdicios deben ser retirados del apiario para su almacenamiento, tratamiento (cuando sea necesario)y disposición final.

1.5. Se debe contar con un procedimiento para el manejo y la disposición final de los panales de colmenas muertas. Se debe considerar que el material de la colmena deberá ser aislado para su desinfección y la cera deberá ser fundida a 120°C durante 30 minutos.

En ningún caso se deberá reutilizar el material sin haber realizado el procedimiento mencionado.

1.6. En el caso de sospecha de que la muerte de la colmena se haya producido por acumulación de residuos químicos, no se debe reutilizar la cera, y se debe llevar a un vertedero para su disposición final.

2. Guía Apícola: Peligros Químicos

Para el manejo medioambiental de un apiario, se deben considerar también, la posibilidad de contaminación con productos químicos externos al plantel.

2.1. Al apicultor debe conocer el riesgo de potenciales contaminaciones de parte de otras empresas (por ejemplo celulosa), y debe chequear su producto de acuerdo a esos riesgos.

3. Guía Apícola: Biodiversidad

3.1. Debe evitarse la destrucción y la perturbación de la flora y fauna nativa en protección, considerando la enorme utilidad apícola de ciertas plantas y árboles como el quillay y el ulmo, los apicultores deben tender a preservar la biodiversidad en el entorno de sus apiarios.

X. COSECHA

Guía Apícola: Introducción

La cosecha de la miel, se ha definido como la actividad que comprende el retiro de los marcos con miel madura, desde las alzas melarias hasta la sala de extracción, lugar dónde, posteriormente, se desarrollará el proceso de separación de la miel de los panales de cera.

Durante las faenas de cosecha, se debe cumplir con los requerimientos de las Buenas Prácticas Apícolas que se indican en esta Guía apícola. Ellos están destinados básicamente a mantener la higiene del producto y de los elementos utilizados en la faena.

1. Guía Apícola: Calidad higiénica de los elementos de cosecha

1.1. Todos los elementos que se utilicen durante la cosecha, como alzas, alza marcos, cepillos, carretillas, pisos cosecheros, etc., deben mantenerse siempre limpios, esto es sin restos de miel y cera, barro, tierra, o cualquier otra suciedad.

1.2. Los equipos utilizados en la cosecha deben ser lavables y poderse desinfectar. Se recomienda que sean de acero inoxidable.

1.3. Para el lavado que se efectúe a estos materiales, debe utilizarse agua potable o potabilizada.

1.4. Las alzas que se utilicen en la cosecha deben estar limpias y en buen estado, no deben haber tenido contacto con roedores u otros agentes contaminantes.

1.5. No se deben utilizar las alzas destinadas a la cosecha para almacenar otros materiales o para otros fines no apícolas.

1.6. No se deben cosechar marcos con celdas de cría ya sea abierta o cerrada.

1.7. No se deben usar repelentes o sustancias químicas para desabejar los marcos de miel. Se podrán utilizar para tal efecto cepillo limpio para el barrido de abejas, sacudido manual y/o aplicación mecánica de aire.

1.8. En el caso de usar ahumador para desabejar los marcos de miel, éste deberá funcionar con materiales no contaminantes, como hojas, cortezas o ramas. No se debe utilizar estiércol, petróleo u otros productos contaminantes.

1.9. Las alzas cosecheras no podrán por ningún motivo apoyarse directamente en el suelo, por ser una fuente importante de contaminación. Deberán colocarse sobre una superficie que evite el contacto con el suelo y que contenga la miel escurrida. Se recomienda el uso de bandejas de acero inoxidable.

1.10. La miel que se recupere del escurrido de los marcos, dentro de las alzas cosecheras, no deberá ser mezclada con la miel extractada.

2. Guía Apícola: Personal de cosecha

2.1. Se debe cumplir con toda la normativa vigente para el personal que labore en la cosecha, tal como se indica en el capítulo VIII. Condiciones de Trabajo. Estas indicaciones también se deben cumplir en el caso de trabajar con contratistas.

2.2. Toda la documentación referente a contratos de trabajo, deberes y responsabilidades debe permanecer archivada.

2.4. El personal que labore en la cosecha debe estar capacitado para esto.

2.5. El personal de la cosecha debe utilizar guantes, overol, pechera lavable y velo.

2.6. No se debe permitir que personal con enfermedades infecciosas o heridas trabaje manipulando los elementos de cosecha. Al personal se le debe instruir para que avise cuando se sienta enfermo o tenga alguna herida.

3. Guía Apícola: Protección y transporte de la cosecha

3.1. Los marcos con miel, siempre deben protegerse para evitar su deterioro o su contaminación por agentes externos, para esto se deben tomar las siguientes medidas mínimas desde que se saca la colmena, hasta que llega a la sala de extracción.

3.2. Las alzas deben ser estibadas siendo la primera colocada sobre una superficie que evite el contacto con el piso del vehículo, (se recomienda una bandeja de acero inoxidable), y la última cubierta con una tapa exterior para evitar contaminación por polvo, insectos y abejas pilladoras.

3.3. Los medios de transporte desde el apiario hacia la sala de extracción deben revisarse para verificar su limpieza. No se deben utilizar vehículos sucios o que puedan dañar al producto.

3.4. La carga de las alzas en el medio de transporte debe asegurar que éstas están bien estibadas. Además se deben cubrir con algún elemento limpio que evite su contaminación por polvo.

3.5. Las alzas cosechadas deben ser marcadas con la identificación del apiario al que pertenecen.

3.6. Se recomienda controlar periódicamente la emisión de gases de los vehículos, para evitar la contaminación de las alzas.

3.7. Los medios de transporte deben circular a una velocidad prudente y llevar una conducción calma, evitando caminos polvorientos, para no causar daños al producto.

Miel y manzanas 100619

manzanas

  Miel y manzanas

100619

Huertos de Manzanas

    El país, casi cualquier país, está lleno de huertos de manzanas. Instalaciones de apicultura y huertos con manzanos son básicamente las imágenes más repetidas cuando viajamos.

    Como es lógico, además de las importadas, las manzanas que compras en el supermercado, provienen de huertos de manzanos.   La estupenda compota de esta fruta, claro está que si es natural,  también está hecha de manzanas cultivadas en huertos.  

    Las personas que beben zumo de manzana o la sidra elaborada con ella, disfrutan de los productos proporcionados por los agricultores tras un arduo trabajo en sus huertos. 

    Sin estos huertos no habría pasteles, ni tartas y el mundo sería un lugar bastante más triste. 

 Al llegar la primavera, las personas que pasean por los huertos de manzanos, mientras caminan van observando las filas ordenada de manzanos, cuyas ramas se extienden con el aroma de las delicadas flores de la manzana. 

    Estaciones apícolas y huertos de manzanas

    En el verano, pueden pasear por el mismo huerto y ver los mismos árboles. Árboles con las hojas brillando bajo el sol.  
    Durante el otoño, esos mismos árboles están cargados de manzanas crujientes y llenas de jugo que fomentarán que la boca, metafóricamente, se nos haga agua. 
    Llegado el invierno, las ramas extendidas de los manzanos, mantienen y se cubren con una capa de nieve brillante.
 
    Cuando se detienen para admirar los árboles artísticos, notan que, a diferencia de otros tipos de agricultura, la única vez que ven a alguien trabajando entre los árboles es cuando los árboles están llenos de fruta y los agricultores están recogiendo las manzanas. Tras Después de la cosecha, regresa el olvido y el abandono se cierne sobre el huerto y los manzanos.
 
Los transeúntes no tardan mucho tiempo en imaginar y empezar a pensar en lo fácil que sería tener un huerto. Pero una cosa es imaginar y otra ponerse manos a la obra. Si acaso, cuando se les presenta la ocasión y llega la oportunidad de comprar un huerto de manzanas, estas personas apenas prefieren olvidarse de esta posibilidad, simplemente se trababa de un capricho pasajero. 
 
    La realidad es que hace falta mucho más para ser dueño de un huerto de manzanas, además de recoger manzanas y sacar dinero. 
 
    El transeúnte casual piensa que ser dueño de un huerto de manzanas no dará mucho trabajo, pero la realidad es que una gran cantidad de trabajo agotador es necesario para mantener el huerto. 
 

    Trabajos Necesarios

    Los árboles tienen que ser podados. 
 
    Los árboles tienen que ser fumigados para protegerlos de ser arrasados por los insectos. 
 
    Además de cuidar los árboles, hay muchas tareas generales de mantenimiento que deben ser atendidas.   También existe la tarea de eliminar los árboles viejos e improductivos y reemplazarlos con árboles jóvenes. 

    Extensión Adecuada

De apicultura y huertos de manzanas va la cuestión cuando se trata de obtener los mejores resultados en nuestra cosecha.

    Lo siguiente a considerar antes de comprar un huerto de manzanas es el tamaño del huerto. Según los expertos, un huerto de manzanas tiene que tener al menos diez acres (1 acre=4.046 metros) de extensión para compensar. Eso es sólo un punto de equilibrio. 
 
    En teoría, un huerto más grande significa un mayor margen de beneficio para el propietario del huerto, pero un huerto más grande también significa que el propietario tendrá que comprar más insecticida, rotar más árboles, contratar más empleados y gastar más dinero en el equipo necesario para mantener el huerto y cosechar la producción de manzanas. 
 
    Quizás el mayor error que cometen los recién llegados al negocio del huerto de manzanas en la primavera es cuando los manzanos están floreciendo.     Para que los árboles fructifiquen, las flores deben ser polinizados y aunque el viento puede ayudar a polinizar las flores, las abejas son mejores. 
 
    Muchos nuevos propietarios de huertos piensan que hay suficientes abejas en la naturaleza para polinizar los acres de manzanos. Estos propietarios están asumiendo que podría dañar su rendimiento anual. 
 
    Los propietarios con experiencia saben que para asegurarse de obtener una cosecha rentable necesitan trabajar con los apicultores locales. Arriendan las colmenas y las abejas melíferas de los apicultores. 
    Los propietarios de colmenas instalan las colmenas en los huertos. Las abejas extra asisten en la polinización.
 
    
 

Buscar reina limpia y dócil 230319

Buscar una reina limpia y dócil 230319
Apiario Ecológico

Buscar una reina limpia y dócil

230319

Durante el curso un apicultor les enseñará las  maneras de criar y seleccionar las líderes de las colmenas para que estas sean más productivas

Buscar una reina limpia y dócil 230319
Apicultores durante el curso

Buscando una reina dócil.

Cuanto más dócil, limpia y mansa, sea la reina madre mejor, ya que éstas no abundan en las colmenas. De hecho, dejando a un lado las excepciones, sólo hay una en cada colmena. Por ello, las asociaciones de apicultores organizan cursos sobre su cría.
Uno de ellos se impartió, con una parte teórica y otra práctica, en el Centro Cultural de Puig d’en Valls. Para la segunda parte, se desplazaron al campo, concretamente a la finca denominada Ca d’Andreu. Gregorio Lladó Picornell fue el encargado de dar las clases, gratuitas y por las que se entregará un certificado de asistencia.

Entrevista

¿Cuál es el motivo para organizar este curso, del que hace un par de años se impartió el primero? «Según comenta Vicent Marí, presidente de los apicultores pitiusos, la razón es que el presente de la apicultura no pasa por la recogida de enjambres errantes». El futuro es la selección, que no es asunto sencillo.
«Si las abejas se van de una colmena es por algo, quizás por una cuestión de relevo generacional. Por eso, si cogemos esos enjambres errantes, posiblemente con reina vieja, lo que debemos preguntarnos es si están enfermos y de dónde vienen; si tienen reina o, si carecen de ella, por qué se ha ido».
Porque «no vale la multiplicación de cualquier colmena». De ahí que la mejor opción sea criar reinas: «Y se crían para seleccionarlas.  Se escogen aquellas que hay en las colmenas más productivas y más limpias.
Además, se eligen las jóvenes y las más mansas».
Lladó explicará en el curso cómo se puede saber que una reina tiene todos esos atributos: productividad, limpieza y mansedumbre. El apicultor, afirma Marí, lo sabe «a simple vista», de la misma manera que se da cuenta de las que están «acabadas».

¿Qué es una abeja limpia?

Las nuevas técnicas de cría de reinas «se han simplificado mucho», indica el presidente de los apicultores: «Hace cinco años, la sistemática era más compleja, se tardaba más. Ahora, gracias a una serie de innovaciones, se pueden hacer crías in situ, directamente dentro de la colmena, de unas 40 reinas.
Y estas se pueden distribuir luego en los apiarios conforme demanda, para que estos sean sanos, limpios, mansos y saludables. Y, sobre todo, prolíficos».
¿Y qué es una reina limpia?».La que es pulcra, aquella en cuya colmena no hay restos de cera, de abejas muertas o polen. Si son limpias, sacan todo eso al exterior». A veces, la basura es más grande, por ejemplo pequeñas lagartijas o salamanquesas, incluso caracolillos: «Entonces, las pulcras los propolizan, ya que no pueden sacarlos fuera debido a su tamaño.
Trabajan con pulcritud y mantiene una correcta higiene de la colmena. Las menos limpias los dejan a medio propolizar o los pegan sin propolizar», explica Marí.
De eso no se encarga directamente la reina, sino sus descendientes. De ahí que haya que esperar «una generación» hasta que la nueva estirpe, que sustituye a las viejas que van muriendo, cambie el comportamiento de la colmena: «Es una cuestión genética», simplifica Marí.
Las mejores colmenas «suelen ser las más pobladas. Las rampas de sus piqueras están limpias, diáfanas y huelen mejor gracias a la asepsia que hacen con el propóleo». No es fácil encontrar reinas de esas características: «En un apiario, reúnen esos parámetros tres de cada 25.
No vale todo. No se trata de tener muchas, sino pocas pero buenas, de ahí la necesaria selección para conseguir una cabaña apícola sana, resistente a las enfermedades, fuerte y vigorosa».

«Las abejas actúan, el apicultor interpreta lo que hacen»

La principal actividad de Gregorio Lladó no es la de apicultor: «Trabajo en servicios sociales, en el Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales. Doy formación a colectivos de riesgo o a personas con discapacidad».
Las abejas son su pasión. Forma parte de Apaema (Asociación de Producción Agraria Ecológica de Mallorca), en la que hay una sección dedicada a la apicultura que sigue las técnicas ecológicas: «En realidad, sólo hay una persona que tenga la certificación, pero se debe a una cuestión del reglamento europeo, que obliga a tener un radio de tres kilómetros de cultivos ecológicos, algo difícil en los minifundios de estas islas. Casi imposible».
En su asociación hay, no obstante, una treintena de personas que siguen a rajatabla los manejos de la apicultura ecológica.
El curso de cría artificial de reinas que impartirá tiene como objetivo «crear más colonias nuevas». Y para ello han de seleccionar bien las reinas: «No es complicado. La apicultura, en general, no lo es. Pero hay factores que uno no puede controlar: estamos a merced, por ejemplo, del tiempo meteorológico, de las floraciones».
Para asistir, Lladó recomienda tener una base: «Hay que ser y tener formación de apicultor desde al menos seis o siete años. Sobre todo para interpretar lo que te dicen las abejas. En el campo, ellas actúan y el apicultor debe interpretar lo que está viendo».

Salvar a las Abejas 121018

Salvar a las Abejas 121018

Salvar a las Abejas 121018

Para salvar las abejas, diálogo entre apicultores y agricultores

121018

Hablamos con la directora de la Cámara de Procultivos de la ANDI, María Helena Latorre, en Al Campo.

 

Salvar a las abejas
Las abejas deben ser protegidas

 

Salvar a las abejas es fundamental para preservar la vida en el planeta tal como la conocemos hoy en día.

El uso indiscriminado de plaguicidas, además de agravar el cambio climático, ha puesto en peligro, no sólo la subsistencia de las abejas, si no de todas las formas de vida.

Y esto no ocurre solo en Colombia sino que todo el planeta se ve afectado de igual forma. Es el momento de moderar el uso de esta serie de agentes contaminantes, que afectan por igual a cielo, tierra y agua de ríos y mares, para no poner en riesgo la agricultura y la apicultura.

En definitiva, la vida del ser humano como especie, pues no cabe duda que sería el primero en verse afectado por los desmanes de su modo de vida.

 

María Helena Latorre

 

Sobre el tema ha trabajado la Cámara Procultivos de la ANDI, entidad que agremia a productores de insumos agrícolas, plaguicidas y fertilizantes.

En el programa Al Campo, de la emisora Caracol Radio, hablamos con su directora, María Helena Latorre, quien destacó un programa que incentiva el diálogo entre agricultores y apicultores, para que trabajen de la mano en procura de buenas prácticas.

Sólo así se podrán proteger a las abejas y su polinización del cambio climático. La abeja es, de todos las especies de polinizadores, la piedra angular y especie vital, sin la cuál no existiría, al menos en la proporción en que se realiza hoy, el ingente trasiego de polen, básico e imprescindible, entre millones de árboles, flores y plantas. Sus tareas polinizadoras son vitales para la producción mundial de alimentos. Es vital salvar a las abejas.

Asimismo añadió que, en efecto, parte del problema de las abejas es el uso indiscriminado de plaguicidas. Pero también incluyó como causas de los problemas de salud de estos insectos, la explotación  y uso abusivo de la tierra que provocan los monocultivos, el cambio climático, la trashumancia y otros factores. Y señaló que la entidad a su cargo está promoviendo encuentros entre apicultores y agricultores para que, de la mano, impulsen las buenas prácticas apícolas y agrícolas y que  trabajen armónicamente.

Nos contó que en estos encuentros han acudido a la técnica de Andragogía, que es un conjunto de técnicas destinadas a la educación de los adultos. Y añadió que uno de los propósitos de la campaña, salvar a las abejas, es que haya un manejo responsable de los plaguicidas e insistió en que se busca que la agricultura y apicultura se unan y puedan trabajar como socios que son.

 

Empresa proyecta ecomuseo 121018

elpaisdelabeyeiro - Empresa proyecta ecomuseo 121018 - El Apicultor Español: Actitud y Aptitud

Empresa proyecta ecomuseo

121018

Una empresa productora de miel proyecta la creación de ecomuseo

Empresa productora proyecta creación ecomuseo
Empresa productora miel proyecta creación ecomuseo

Inauguración actividad

La empresa «El país del Abeyeiro», que comenzará a funcionar en el municipio lucense de Negueira de Muñiz, en Os Ancares, gracias a una ayuda de la Xunta de Galicia. La empresa proyecta ecomuseo en ese ayuntamiento para poner en valor el patrimonio cultural, arquitectónico y etnológico relacionado con el mundo de la apicultura.

Producción

Esta nueva empresa producirá miel, polen y otros productos apícolas de «calidad». Los promotores de la idea también proyectan actuar en ámbitos de formación o la difusión de los valores y beneficios de la apicultura tradicional, con una oferta en la que pretende ligar la producción de alimentos a las particularidades del propio territorio. Para poner en marcha esta iniciativa, su promotor, Alberto Uría, cuenta con una subvención de 74.300 euros de la Consellería de Medio Rural, gestionada a través del Grupo de Desenvolvemento Rural (GDR) Montes e Vales Orientais, que supone prácticamente el 50 por ciento de la inversión prevista para poner a funcionar El país del Abeyeiro.

Promotor Inmobiliario

El delegado territorial de la Xunta de Galicia, José Manuel Balseiro, recordó que esta empresa proyecta museo en ciernes y ya ha «dado pruebas del dinamismo que quiere imprimir en la zona», habida cuenta de que se ha instalado en una «aldea que estaba abandonada», en Pena da Nogueira, de modo que ya ha promovido la rehabilitación de varias casas y de la pista de acceso al pueblo.

De hecho, Balseiro la puso como ejemplo «del tipo de iniciativas que apoya la Xunta a través de los GDR», que son «modelos de negocio sostenibles, desde el punto de vista económico y medioambiental», capaces de rentabilizar «los recursos locales, de generar empleo, dinamizar el entorno y de fijar población en el medio rural».

Apicultores gallegos piden armas biológicas 110918

avispa velutina

Apicultores gallegos piden armas biológicas contra Velutina

110918

Ha causado dos muertos y se está cercando a viviendas y huertos

apicultores gallegos piden armas biológicas
Trampas para avispas velutinas asiáticas en un colmenar de Portodemouros (Pontevedra). ÓSCAR CORRAL

Con el conocimiento que tienen los apicultores gallegos del comportamiento de la avispa asiática (vespa velutina), causante este verano en Galicia de dos muertes, menos esperanzas parecen abrigar los apicultores gallegos para combatir esta especie asentada en la región desde 2012 y que ha causado estragos entre los individuos de sus colmenas para conquistar su hábitat.

Pero este insecto no solo es una amenaza para las abejas autóctonas productoras de miel, sino para la población, ante la proximidad de sus nidos a viviendas y huertos.
 
El apicultor gallego y presidente de la Asociación Galega de Apicultura (AGA), Xesús Asorey, ha reclamado a la Xunta de Galicia medios de investigación y más información a los ciudadanos, y cree que llegó el momento de apostar por armas biológicas, como las feromonas, para combatir este insecto. El portavoz de los apicultores gallegos ha avisado de que estas avispas procedentes de Asia han cambiado su comportamiento para adaptarse a las condiciones climáticas.
Marcos González, profesor de Zoología de la Universidad de Santiago, también opta por esta propuesta como única arma para frenar la proliferación de esta especie que ha calificado de “plaga e invasión”. Para este experto, la alarma social emergente “está plenamente justificada”.

«En 2017 había unos nidos grandes, con familias muy numerosas, de entre 15.000 y 18.000 individuos, en las inmediaciones de ríos, regatos y valles»
En la Universidad de Santiago ya existe un grupo de investigación que dirige Xulio Maside para buscar un parásito autóctono y biocidas que pueda atacar de forma selectiva a las velutinas sin aniquilar a los demás insectos. Además, estudia por primera vez el impacto económico de esta plaga en los apicultores gallegos y ha desarrollado un sistema basado en el análisis informático de diversos parámetros que determinan la densidad que va a tener la población de la avispa velutina en el futuro así como su distribución geográfica.
Este año han hecho nidos más pequeños, pero están más próximos a las zonas habitadas en comparación con el año pasado. Explica Asorey, que este acercamiento a los núcleos de población se debe a que buscan abrigo porque esta primavera ha sido más lluviosa y fría. “En 2017 había unos nidos grandes, con familias muy numerosas, de entre 15.000 y 18.000 individuos, en las inmediaciones de ríos, regatos y valles”, afirmó el apicultor. Sin embargo, explicó que ahora hacen muchos nidos y pequeños alrededor de las casas para abrigarse del mal tiempo.
apicultores gallegos armas biológicas
Vespa Velutina en racimo de uvas
Una “estrategia de supervivencia” que, según este apicultor ha multiplicado el problema este año. Y la amenaza ya no es tanto para las abejas, sino para aquellas personas que realizan trabajos o desbroces en las inmediaciones de sus casas, donde atacaron a varias personas, dos de ellas fallecidas el pasado mes de julio.
Tanto el presidente de AGA como el diputado del BNG en el Parlamento de Galicia, Xosé Luis Rivas, han pedido al Gobierno gallego una campaña informativa para que la población esté preparada y sepa qué pautas hay que seguir para evitar picaduras. Así, recomiendan que antes de llevar a cabo cualquier tipo de trabajo alrededor de viviendas se haga “una inspección ocular exhaustiva» para localizar nidos en la zona. En el caso de encontrarlo, recuerdan, se debe llamar al 112 advirtiendo del peligro de intentar neutralizarlos.
Asorey también ha hecho un llamamiento para que la Xunta forme un equipo de investigadores, en colaboración con los apicultores, para poner coto a las velutinas, mientras el diputado nacionalista ha criticado la falta de actuación de la Administración gallega «que echa balones fuera». Rivas ha emplazado a las consellerías de Medio Rural y Medio Ambiente a «coger el toro por los cuernos» y dar lugar a una «investigación seria ya que la población está desinformada y recurre a remedios caseros que son tiros al aire», reprochó.
También censura que la comisión de seguimiento de la velutina no dé resultados, ni información, sin tener en cuenta a las asociaciones de productores y los afectados, dice. «No hay respuesta que esté a la altura del problema», ha lamentado el político gallego. “Me pregunto qué ha hecho el Ministerio de Agricultura, porque ni siquiera ha identificado a la velutina como plaga”, ha explicado Rivas que ha incidido en que unas 300 especies de avispas se están expandiendo por todo el mundo debido al cambio climático.

Aprender a convivir con ellas

La consejera de Medio Rural, Ángeles Vázquez, ha asegurado este lunes en Lugo que la declaración de plaga de la avispa velutina no es una competencia ni de su departamento ni de la Xunta. Vázquez ha explicado que hay un plan habilitado con carácter nacional y se está trabajando en este ámbito. “Esta especie ha venido para quedarse, por lo tanto, hay que convivir con ella», ha sentenciado la consejera, que ha pedido a los medios de comunicación que «no hagan un caos informativo, porque según Sanidad la picadura de una velutina, su dolor o efectos son los mismos que la de cualquier avispa o abeja si eres alérgico».
La máxima responsable de Medio Rural, sin embargo, ha apelado a la participación de distintos departamentos de la Xunta, como Vicepresidencia o Sanidad, para combatir la avispa asiática, con una comisión de seguimiento con la Federación Gallega de Municipios y Provincias (Fegamp), habilitándose sistemas para que los ayuntamientos puedan retirar nidos. “Tenemos que tener claro que no debemos tener grandes temores sino precauciones, pero si alguien dice que va a acabar con la velutina está engañando a la gente”, ha asegurado Vázquez. “Científicamente no se va a acabar con ella, o cuando menos no hay estudios que así lo indiquen, y nosotros actuamos en función de lo que nos dicen los técnicos», ha zanjado la consejera gallega.

Mortandad de abejas 240318

mortandad

Asombra la mortandad de abejas en el Valle de Traslasierra

Sospechas

Hay unas 1.200 colmenas y decenas de apicultores afectados en el sur de esa región. Ambiente y el Senasa investigan las causas. Productores sospechan de alguna excesiva fumigación. Impacto en la economía de la zona.
Villa Dolores. A más de 1.200 colmenas alcanzaría la pérdida causada por una mortandad de abejas en el Valle de Traslasierra. El fenómeno sucedió en los últimos días y los apicultores no tienen aún respuestas sobre las causas.
El problema afecta hasta ahora a una decena de familias dedicadas a la producción apícola en un radio de unos 30 kilómetros, cuyo centro se sitúa entre las localidades de La Paz y de Villa Dolores, cerca de la ruta nacional 148.

Fumigación

 

Si bien el Servicio Nacional de Sanidad Animal (Senasa), desde su sede de Villa Dolores, investiga las causas, la primera especulación es que el fenómeno sería consecuencia de una fumigación indiscriminada que se habría producido en esa zona. Entre los apicultores, domina esa impresión.
En el área, los apicultores no sólo producen miel, sino también núcleos de colmenas para la reproducción de abejas. El tema preocupa también a los pobladores y a las escuelas del sur del departamento San Javier.
Consultado sobre el tema, el secretario de Ambiente y Cambio Climático de la Provincia, Javier Britch, señaló a este diario: “Nos estamos ocupando de ver qué sucedió, queremos conocer las causas del problema para actuar en consecuencia”.
No se conoce si el daño puede tener efecto residual, y si nuevas colmenas en el mismo espacio morirían, o si la madera o la cera de las unidades productivas conservan toxicidad.
Fuentes del Senasa de Villa Dolores indicaron que se investigan ahora las muestras tomadas de abejas muertas y se aguardan los resultados para dar alguna respuesta.
mortandad de abejas
Algo pasó. Abejas muertas, esta semana, sobre la ruta que une Villa Dolores con La Paz, al sur del Valle de Traslasierra. (gentileza gabriel Escobar)
Algo pasó. Abejas muertas, esta semana, sobre la ruta que une Villa Dolores con La Paz, al sur del Valle de Traslasierra. (gentileza gabriel Escobar)

Enorme pérdida

“Tengo 62 años, soy apicultor de toda la vida en esta zona, y jamás vi una mortandad tan grande y repentina; se debe haber usado un veneno muy potente para matar de este modo, nos llama la atención porque fue muy de golpe”, planteó Alfredo Montenegro, productor del paraje Loma Bola, quien debido a perdió más de 200 colmenas completas y unos 170 núcleos a punto de ser vendidos.
“Para colmo, justo estamos en el final de temporada, que es cuando se entregan las reinas en los ‘nucleros’, y ahora los hemos perdido: El daño sufrido es muy grande”, destacó el productor.
“La mortandad comenzó el sábado 10 de marzo, esperamos unos días por si se trataba de una fumigación pasajera, pero el problema siguió y fuimos descubriendo, de a poco, más colmenas dañadas. Hasta ahora, cambiamos más de 1.200 casi totalmente perdidas”, apuntó Gabriel Escobar, quien tiene sus apiarios en jurisdicción de la comuna de La Paz. Los apicultores reclaman una respuesta razonable para el problema.
A Traslasierra, donde aún predomina el monte nativo, llegaron en las últimas décadas muchos apicultores que dejaron de producir en regiones de la pampa húmeda, donde la expansión agrícola complicó la actividad ligada a la miel. Similar éxodo se observó hacia zonas del norte provincial.
“Justamente nosotros destacamos que la calidad de la miel de esta región se relaciona con que estaba libre de agroquímicos, porque es puro monte”, apuntó Gonzalo Cervi, integrante de la Asociación de Apicultores de Traslasierra y el Conlara.
“Hay dos estancias con cultivos, pero están lejos, solamente una fumigación muy desordenada puede afectar de este modo. Hay vecinos que vieron avionetas en la zona del daño”, apuntó Escobar, tras reclamar que se identifique el origen del problema de la mortandad que por primera vez registran.

Apicultores, de mudanza

La apicultura se redujo en el centro, el sur y el este de Córdoba, dominado por cultivos agrícolas. Se mudó al norte y al oeste.

La biblia del apicultor 190318

Un breve recorrido por la biblia del apicultor.

 

Homenaje a nuestros queridos maestros apicultores.

 

Aunque es posible que la mayoría de nuestros ancestros apicultores, responsables del mantenimiento en nuestro ecosistema de la especie apis mellifera y con ello la conservación de la biodiversidad en el mundo, no hayan leído, tenido acceso y ni siquiera hayan sentido la necesidad de consultar ningún libro sobre apicultura, pues ya sufrieron en sus carnes la acupuntura antirreumática de los aguijones y aprendieron de sus mayores las lecciones técnicas en vivo, desde este humilde blog quiero brindarles un pequeño homenaje y mostrar a sus hijos, nietos y sobrinos, esta nuestra nueva generación de apicultores a la que tengo el honor de pertenecer, una serie de documentos que les conciencie, si aun no lo están, de la esencial labor que realizan las abejas y de la que somos una parte responsable, junto con gobiernos y empresas, de que, vuelo tras vuelo y flor tras flor, estos pequeños insectos continúen realizando el ingente trabajo que es indispensable para el mantenimiento de la vida tal y como la conocemos.
Ya lo dijo Albert Einstein: “Si las abejas desaparecieran de la faz de la tierra, a los humanos solo les quedarían cuatro años de vida”
biblia apicultor
Realizaré un recorrido por la biblia, el libro APICULTURA de Jean Prost, de obligada consulta y auténtica biblia de la apicultura, y me detendré en los temas que más interesantes sean para los lectores. Un regalo de mi tío Ursicino, delineante de profesión y, entre otras cosas, aficionado a la apicultura, la pesca, las monedas, los sellos y a buscar antigüedades con un radar en lugares propicios para ello. <Un rincón muy especial de mi mente guarda la aventura que hace 40 años vivimos en Valderias, Burgos, cuando pasábamos su detector de metales por las vigas, paredes y suelo del desván de la antigua casa de mis bisabuelos, esperando encontrar un tesoro espectacular. Encontramos algunas balas de fusil de la guerra civil española y alguna que otra moneda de la misma época.>
Como decía, con él me inicié cuando casi era un niño, hace 35 o 40 años, en el deporte de la pesca, y hace apenas 20 en el aprendizaje de la apicultura. La práctica apícola la fui obteniendo, poco a poco y aguijonazo tras aguijonazo, en cada ocasión que tuve oportunidad de acompañarle a su apiario. Él fue quien me inoculó esta ecológica afición, igual que a él le llegó de su tío cura, mi tío-abuelo Acindino.
Mi tío Acindino vivía en una pequeño pueblo de Cantabria, Ruijas, y, desplazándose en su motocicleta sesentera moto marca Mobylette color caramelo, celebraba misa en parte de los pueblos del municipio de Valderredible, valle del sur de Cantabria, cuna de mi familia y lugar en donde vivo desde casi siempre. Entre mis recuerdos imborrables destaca el de la fiesta de Ruijas que se celebraba en verano y en la que se juntaban todos los sobrinos en una comida familiar que nos ofrecía en su casa entre olores de miel.
Qué algarabía y que jolgorio en casa del tío cura.
Los niños corríamos por todas las estancias de la casa, aromatizada por los panales centrifugados pero aun con restos de miel. Botes de miel de brezo por doquier. Ropas negras eclesiásticas y casullas colgadas de perchas o extendidas sobre las camas, con olor a armario de sacristía, una mezcla de incienso y alcanfor. Un montón de abejas pululando por dentro y por fuera de los cristales de la galería de madera verde del piso superior. Zumbidos por el patio y alrededor del agua que se derramaba del antiguo pozo con su polea, cadena y caldero, cuando se extraían baldes repletos de límpida agua para el consumo familiar. Zumbidos por el jardín delantero de la casa, en donde, incluso, entre los rosales y tulipanes había una o dos colmenas blancas cuyas abejas nunca picaron a nadie, ni niño ni adulto.
Ni decir tiene que el libro es una fotocopia, bastante manoseada ya y llena de olores que me evocan paisajes, ambientes de otros tiempos, escenas de aquellos años de apicultor en activo. Manoseos y olores que delatan el uso a pie de colmena, en los apiarios de Ursi y después en el mío propio.
En las próximas entradas os mostraré las primeras páginas con los índices que como veréis tienen un número importante de temas que seguramente os interesarán a todos los que no hayáis tenido la oportunidad de estudiar el libro de Jean Prost como a los alguna vez lo leísteis pero que ya lo habéis olvidado.
Si deseáis que os amplíe información sobre algún tema en particular, escribidme un email con vuestras preferencias.