Saltar al contenido

  Miel y manzanas

100619

Huertos de Manzanas

    El país, casi cualquier país, está lleno de huertos de manzanas. Instalaciones de apicultura y huertos con manzanos son básicamente las imágenes más repetidas cuando viajamos.

    Como es lógico, además de las importadas, las manzanas que compras en el supermercado, provienen de huertos de manzanos.   La estupenda compota de esta fruta, claro está que si es natural,  también está hecha de manzanas cultivadas en huertos.  

    Las personas que beben zumo de manzana o la sidra elaborada con ella, disfrutan de los productos proporcionados por los agricultores tras un arduo trabajo en sus huertos. 

    Sin estos huertos no habría pasteles, ni tartas y el mundo sería un lugar bastante más triste. 

 Al llegar la primavera, las personas que pasean por los huertos de manzanos, mientras caminan van observando las filas ordenada de manzanos, cuyas ramas se extienden con el aroma de las delicadas flores de la manzana. 

    Estaciones apícolas y huertos de manzanas

    En el verano, pueden pasear por el mismo huerto y ver los mismos árboles. Árboles con las hojas brillando bajo el sol.  
    Durante el otoño, esos mismos árboles están cargados de manzanas crujientes y llenas de jugo que fomentarán que la boca, metafóricamente, se nos haga agua. 
    Llegado el invierno, las ramas extendidas de los manzanos, mantienen y se cubren con una capa de nieve brillante.
 
    Cuando se detienen para admirar los árboles artísticos, notan que, a diferencia de otros tipos de agricultura, la única vez que ven a alguien trabajando entre los árboles es cuando los árboles están llenos de fruta y los agricultores están recogiendo las manzanas. Tras Después de la cosecha, regresa el olvido y el abandono se cierne sobre el huerto y los manzanos.
 
Los transeúntes no tardan mucho tiempo en imaginar y empezar a pensar en lo fácil que sería tener un huerto. Pero una cosa es imaginar y otra ponerse manos a la obra. Si acaso, cuando se les presenta la ocasión y llega la oportunidad de comprar un huerto de manzanas, estas personas apenas prefieren olvidarse de esta posibilidad, simplemente se trababa de un capricho pasajero. 
 
    La realidad es que hace falta mucho más para ser dueño de un huerto de manzanas, además de recoger manzanas y sacar dinero. 
 
    El transeúnte casual piensa que ser dueño de un huerto de manzanas no dará mucho trabajo, pero la realidad es que una gran cantidad de trabajo agotador es necesario para mantener el huerto. 
 

    Trabajos Necesarios

    Los árboles tienen que ser podados. 
 
    Los árboles tienen que ser fumigados para protegerlos de ser arrasados por los insectos. 
 
    Además de cuidar los árboles, hay muchas tareas generales de mantenimiento que deben ser atendidas.   También existe la tarea de eliminar los árboles viejos e improductivos y reemplazarlos con árboles jóvenes. 

    Extensión Adecuada

De apicultura y huertos de manzanas va la cuestión cuando se trata de obtener los mejores resultados en nuestra cosecha.

    Lo siguiente a considerar antes de comprar un huerto de manzanas es el tamaño del huerto. Según los expertos, un huerto de manzanas tiene que tener al menos diez acres (1 acre=4.046 metros) de extensión para compensar. Eso es sólo un punto de equilibrio. 
 
    En teoría, un huerto más grande significa un mayor margen de beneficio para el propietario del huerto, pero un huerto más grande también significa que el propietario tendrá que comprar más insecticida, rotar más árboles, contratar más empleados y gastar más dinero en el equipo necesario para mantener el huerto y cosechar la producción de manzanas. 
 
    Quizás el mayor error que cometen los recién llegados al negocio del huerto de manzanas en la primavera es cuando los manzanos están floreciendo.     Para que los árboles fructifiquen, las flores deben ser polinizados y aunque el viento puede ayudar a polinizar las flores, las abejas son mejores. 
 
    Muchos nuevos propietarios de huertos piensan que hay suficientes abejas en la naturaleza para polinizar los acres de manzanos. Estos propietarios están asumiendo que podría dañar su rendimiento anual. 
 
    Los propietarios con experiencia saben que para asegurarse de obtener una cosecha rentable necesitan trabajar con los apicultores locales. Arriendan las colmenas y las abejas melíferas de los apicultores. 
    Los propietarios de colmenas instalan las colmenas en los huertos. Las abejas extra asisten en la polinización.
 
    
 

Buscar una reina limpia y dócil 230319
Apiario Ecológico

Buscar una reina limpia y dócil

230319

Durante el curso un apicultor les enseñará las  maneras de criar y seleccionar las líderes de las colmenas para que estas sean más productivas

Buscar una reina limpia y dócil 230319
Apicultores durante el curso

Buscando una reina dócil.

Cuanto más dócil, limpia y mansa, sea la reina madre mejor, ya que éstas no abundan en las colmenas. De hecho, dejando a un lado las excepciones, sólo hay una en cada colmena. Por ello, las asociaciones de apicultores organizan cursos sobre su cría.
Uno de ellos se impartió, con una parte teórica y otra práctica, en el Centro Cultural de Puig d'en Valls. Para la segunda parte, se desplazaron al campo, concretamente a la finca denominada Ca d'Andreu. Gregorio Lladó Picornell fue el encargado de dar las clases, gratuitas y por las que se entregará un certificado de asistencia.

Entrevista

¿Cuál es el motivo para organizar este curso, del que hace un par de años se impartió el primero? «Según comenta Vicent Marí, presidente de los apicultores pitiusos, la razón es que el presente de la apicultura no pasa por la recogida de enjambres errantes». El futuro es la selección, que no es asunto sencillo.
«Si las abejas se van de una colmena es por algo, quizás por una cuestión de relevo generacional. Por eso, si cogemos esos enjambres errantes, posiblemente con reina vieja, lo que debemos preguntarnos es si están enfermos y de dónde vienen; si tienen reina o, si carecen de ella, por qué se ha ido».
Porque «no vale la multiplicación de cualquier colmena». De ahí que la mejor opción sea criar reinas: «Y se crían para seleccionarlas.  Se escogen aquellas que hay en las colmenas más productivas y más limpias.
Además, se eligen las jóvenes y las más mansas».
Lladó explicará en el curso cómo se puede saber que una reina tiene todos esos atributos: productividad, limpieza y mansedumbre. El apicultor, afirma Marí, lo sabe «a simple vista», de la misma manera que se da cuenta de las que están «acabadas».

¿Qué es una abeja limpia?

Las nuevas técnicas de cría de reinas «se han simplificado mucho», indica el presidente de los apicultores: «Hace cinco años, la sistemática era más compleja, se tardaba más. Ahora, gracias a una serie de innovaciones, se pueden hacer crías in situ, directamente dentro de la colmena, de unas 40 reinas.
Y estas se pueden distribuir luego en los apiarios conforme demanda, para que estos sean sanos, limpios, mansos y saludables. Y, sobre todo, prolíficos».
¿Y qué es una reina limpia?».La que es pulcra, aquella en cuya colmena no hay restos de cera, de abejas muertas o polen. Si son limpias, sacan todo eso al exterior». A veces, la basura es más grande, por ejemplo pequeñas lagartijas o salamanquesas, incluso caracolillos: «Entonces, las pulcras los propolizan, ya que no pueden sacarlos fuera debido a su tamaño.
Trabajan con pulcritud y mantiene una correcta higiene de la colmena. Las menos limpias los dejan a medio propolizar o los pegan sin propolizar», explica Marí.
De eso no se encarga directamente la reina, sino sus descendientes. De ahí que haya que esperar «una generación» hasta que la nueva estirpe, que sustituye a las viejas que van muriendo, cambie el comportamiento de la colmena: «Es una cuestión genética», simplifica Marí.
Las mejores colmenas «suelen ser las más pobladas. Las rampas de sus piqueras están limpias, diáfanas y huelen mejor gracias a la asepsia que hacen con el propóleo». No es fácil encontrar reinas de esas características: «En un apiario, reúnen esos parámetros tres de cada 25.
No vale todo. No se trata de tener muchas, sino pocas pero buenas, de ahí la necesaria selección para conseguir una cabaña apícola sana, resistente a las enfermedades, fuerte y vigorosa».

«Las abejas actúan, el apicultor interpreta lo que hacen»

La principal actividad de Gregorio Lladó no es la de apicultor: «Trabajo en servicios sociales, en el Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales. Doy formación a colectivos de riesgo o a personas con discapacidad».
Las abejas son su pasión. Forma parte de Apaema (Asociación de Producción Agraria Ecológica de Mallorca), en la que hay una sección dedicada a la apicultura que sigue las técnicas ecológicas: «En realidad, sólo hay una persona que tenga la certificación, pero se debe a una cuestión del reglamento europeo, que obliga a tener un radio de tres kilómetros de cultivos ecológicos, algo difícil en los minifundios de estas islas. Casi imposible».
En su asociación hay, no obstante, una treintena de personas que siguen a rajatabla los manejos de la apicultura ecológica.
El curso de cría artificial de reinas que impartirá tiene como objetivo «crear más colonias nuevas». Y para ello han de seleccionar bien las reinas: «No es complicado. La apicultura, en general, no lo es. Pero hay factores que uno no puede controlar: estamos a merced, por ejemplo, del tiempo meteorológico, de las floraciones».
Para asistir, Lladó recomienda tener una base: «Hay que ser y tener formación de apicultor desde al menos seis o siete años. Sobre todo para interpretar lo que te dicen las abejas. En el campo, ellas actúan y el apicultor debe interpretar lo que está viendo».

Remedios exterminadores de la biodiversidad.

Pesticidas como el glifosato causan pérdidas en apicultura

Remedios exterminadores de la biodiversidad. 1

 

(Foto: Especial)

 

Remedios exterminadores de la biodiversidad. Muchos de los remedios que utilizamos para combatir las distintas enfermedades de las abejas o eliminar parásitos como la varroa, acaban con la biodiversidad. La utilización de neonicotinoides para combatir las plagas en diversos cultivos, es la principal causa de mortandad de las abejas en el Estado de Jalisco. Esto genera una pérdida en la producción de aproximadamente 15 por ciento anualmente. Confirmó un trabajo de investigación surgido en la Maestría en Ciencias de la Salud Ambiental de la Universidad de Guadalajara (UdeG)
En dicho estudio colaboraron el Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA), el Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) y el Centro Universitario del Sur (CUSUR). En coordinación con otras instancias, se tomaron muestras de miel de 30 municipios del Estado y tuvo como objetivo el análisis de la mortandad de la abejas. Un problema que se presenta en todo el mundo.

Neonicotinoides

Al reunirse con apicultores, el Rector del CUCBA, doctor Carlos Beas Zárate dijo que los primeros resultados dan cuenta de las principales afectaciones a ese sistema productivo. Ésta está asociada a un componente de los pesticidas denominado neonicotinoides, derivados de la nicotina.
“La toxicidad es sumamente aguda, afecta la comunicación, longevidad y la navegación de las abejas afectando la vida de la colmena. El estudio sobre este componente es pionero en el ámbito nacional y sirve como un indicador de la calidad ambiental en la entidad. Esto nos ha permitido establecer vínculos importantes con investigadores de otros centros universitarios. Por ejemplo con la Universidad de Guelph en Ontario, Canadá y con el sector de los apicultores. Queremos ofrecer alternativas y apoyo para su trabajo”, indicó.
La estudiante de la maestría Gilda Ponce, dijo que su línea de investigación estaba enfocada al cambio climático. Al ver la pérdida de polinizadores a nivel mundial por el uso de insecticidas quisieron conocer qué pasaba en Jalisco. ya que no había estudios completos.

Muestreos

“Del 100 por ciento de los muestreos en 30 municipios, 30 por ciento tiene neonicotinoides. Los municipios más afectados son los del Sur y un poco en Atotonilco y en Mascota. En el Norte y, en Los Altos de Jalisco, no hay presencia de ellos, pero sí de otros plaguicidas”.
La coordinadora de la maestría, doctora Silvia Lizette Ramos de Robles, señaló que en el Estado se han presentado pérdidas sustanciales en el número de colmenas por muertes de abejas. Mientras en algunos países, principalmente de Europa están prohibidos, en México todavía se utilizan 7 de este tipo.
“Las dosis que encontramos en miel no afectan la salud humana, pero si a la abeja. Encontramos en ellas dosis letales y por eso la pérdida de estos insectos en Jalisco”, apuntó.
Desde hace 18 años José de Jesús González González se dedica a la apicultura en el municipio de Yahualica de González Gallo. Le preocupa la baja en la producción de miel, debido al fenómeno del colapso de la colmena. En los últimos años ha representado pérdidas hasta del 50 por ciento.
“Supuestamente es por los plaguicidas, con el fenómeno del abandono de colmena llegas a los apiarios y no encontramos abejas. Si tienes 100 colmenas 40 no tienen abejas, nos estamos informando, documentando y repoblando las colmenas, pero representa pérdidas. Antes producía de 3 a 5 toneladas por año y ahora entre 500 y 800 kilos. A esto hay que sumarle que también dependemos del clima, si hay sequía baja la floración”, precisó.