Saltar al contenido

    La historia de la apicultura

En la historia de la apicultura es difícil establecer fechas pues nadie sabe realmente cuándo fue la primera vez que alguien pensó en recolectar la miel de las colmenas. Sabemos que el arte de la apicultura ha existido durante mucho tiempo.

    Prehistoria

La Historia de la apicultura se obtiene de los arqueólogos que han descubierto pinturas en cuevas que representan la recolección de miel. Estas cuevas fueron encontradas en África y en las regiones del este de España. Los arqueólogos creen que las pinturas rupestres fueron creadas hacia el 7000 a.C., es posible que la historia de la apicultura se inicie mucho antes.

La mayoría de estas imágenes muestran a personas que extraen miel de las rocas y los árboles, pero algunas de ellas representan imágenes de seres humanos de pie, sin atar, en medio de un enjambre de abejas. Los científicos, acertadamente suponen, que estos primeros habitantes de las cuevas aprendieron mediante la observación. Percibieron que ante el humo y en respuesta ante un incendio, instintivamente, las abejas se colocan frente a la piquera con sus alas y el abdomen en alto.  Adoptan esta posición defensiva, ofreciendo el aguijón al intruso,  originando una corriente de aire que expulse el humo.

Las colmenas artificiales más antiguas estaban hechas de cerámica, vasijas de barro o cuencos. Cestas de paja similares a los huecos de árboles o las grietas de roca en la naturaleza que atraían a las abejas. Los primeros apicultores aprendieron cómo capturar enjambres en estos contenedores similares a colmenas. Una vez atrapadas, las abejas convertirán esos contenedores en una colmena de abejas.

Dujos Dujos: Troncos de árbol vaciados en dónde las abejas construyen sus panales.

 

Existen evidencias de que muchas civilizaciones antiguas, como los Mayas, también criaban abejas y recolectaban su miel.

Los aficionados de la historia romana saben que las abejas y la miel tuvieron un papel destacado en la cultura romana. La diosa Mellona, en la mitología romana, protegía la miel, las abejas y la apicultura. El nombre Mellona es el origen de la palabra miel. Además era protectora de aquellos que dependían de la miel y constituía su medio de subsistencia. También es la diosa que se venga de quienes les roban la miel o destruyen sus colmenas.

La ninfa Melisa es su correspondiente de la mitología griega, y es además una de las hijas de Meliseo, que se encargaron de criar al niño Zeus.

    W.H. Roscher incluye Mellona en la indigitamenta, la lista de dioses mantenida por los sacerdotes romanos para asegurarse de invocar la divinidad correcta.

Los griegos también tenían un gran respeto por las abejas. En el monte Olimpo, la casa de Zeus, bebieron el néctar provisto por los dioses (los expertos creen que el néctar al que se referían los griegos era la miel). La mitología griega afirma que las abejas fueron responsables de construir el segundo templo de Apolo. Cuando escribió su libro, La historia de los animales, Aristóteles escribió sobre cómo las abejas podían localizar las flores.

En el período comprendido entre los años 1500 y 1851 fue un tiempo evolutivo para la apicultura. El primer cambio crítico en la apicultura ocurrió a finales del 1500. Fue durante este tiempo cuando se aprendió información sobre el ciclo de vida de la abeja. Una vez que los apicultores entendieron la forma en que vivían las abejas, pudieron cuidar mejor de los insectos alados.

Comenzaron las adaptaciones a las colmenas artificiales. Como apicultores, entusiastas de la agricultura y científicos, anhelaban aprender más sobre el ciclo de vida de las abejas. Éstos buscan formas de diseñar una colmena que les permitiera ver fácilmente dentro de la colmena.

Un estadounidense, Lorenzo Langstroth, diseñó la primera colmena móvil de abejas.

Colmenas Langstroth

Cuando los 1850 llegaron, la abeja europea se introdujo en California. Después de California, las abejas se introdujeron en Oregon y Canadá.

Se estima que actualmente hay más de 210,000 apicultores en los Estados Unidos. En conjunto, estos apicultores mantienen más de tres millones de colmenas de abejas activas.

Entrenar para ser un apicultor

Ser un apicultor es como cualquier deporte u ocupación que se debe cultivar, es una habilidad que consume mucho tiempo y un cierto capital. Por ello es necesario entrenar para llegar a ser un buen apicultor y llegar a hacer de ésta una afición rentable. La mayoría de los apicultores perciben la apicultura como un trabajo serio. Y ésto a pesar de que esta pasión una vez fue declarada un simple pasatiempo. Actualmente se ha convertido en una actividad que mueve un mercado de alimentos de mil millones de dólares. La industria de la apicultura ha recorrido un largo camino. Se tratará de un simple pasatiempo, pero actualmente está en las mesas de todo el mundo.

Muchos apicultores que no pertenecen a una familia con tradición apícola, tendrán que aprender de un apicultor experimentado, observar sus técnicas y seguir sus consejos para ser un apicultor.    Éste será su maestro y probablemente tendrá años de experiencia y conocerá la biología y costumbres de las abejas.  Es posible que prediga el futuro de una explotación apícola sólo con mirar el entorno.   Seguramente sabrá qué resultados obtendrá y si la temporada saldrá bien.

 

    Producto de la miel

Mucha gente desconoce que, aunque escatológico, la miel es el alimento de las abejas después de ser regurgitado. Las abejas no solo fabrican la miel sino que se alimentan de ella durante los meses de invierno, meses en los que no hay flores en el  campo a causa de esta fría estación. La miel es una forma para que puedan mantener sus alimentos durante los meses fríos, una especie de conserva.

Por increíble que parezca, las abejas hayan dominado el arte de la supervivencia durante los meses de invierno.

Los apicultores también deben tener en cuenta que, probablemente, en ciertas épocas del año en las que no haya producción de miel, las abejas son más activas durante los meses cálidos, deberán de alimentar a las abejas artificialmente. Existen jarabes y otro tipo de preparados alimenticios especiales para alimentar el enjambre. Muchos apicultores alternan la actividad apícola con la agricultura, teniendo otra manera de ganarse la vida cuando hace frío.

La apicultura es un pasatiempo costoso que puede parecer barato. La colmena, base principal de esta actividad, puedes fabricarla con una simple caja, de madera u otros materiales, dónde se coloquen algunos cuadros que permitan vivir a las abejas. Pero lo realmente fundamental, y es ahí dónde está el coste, es que debes saber dónde colocar las cajas para que las abejas se sientan atraídas y quieran construir sus panales, y eso es lo que requiere de mucho tiempo y un gran aprendizaje.

 

     Prácticas fundamentales

Tienes que entrenar para ser un buen apicultor y estar bien formado en el área de entomología. Debes conocer qué insectos son compatibles con las abejas. Algunos se alimentan de abejas, como las chaquetas amarillas, los avispones y las avispas, pero son principalmente los ácaros unos de las más importantes. Insectos molestos porque son tan pequeños que necesitas un microscopio para estudiarlos con detalle.

Las ciencias de la naturaleza juegan un papel muy importante en la adquisición de la experiencia de un apicultor. La mayoría de las personas no son conocedoras de esta ciencia y los elementos constituyentes de la misma que son importantes y necesarios. Es fundamental tener una idea de cómo manejar las abejas y qué hacer para mantener su hábitat saludable y evitar que las plagas amenacen o ataquen a las colmenas y maten a las abejas.

 

      Afición o Pasión

Hay muchos pasos que involucran la educación y la capacitación adecuadas de un apicultor. Se requiere una persona comprometida, seria y dedicada a una forma de vida. Una tradición que en algunas familias ha perdurado durante generaciones.

Colmenar Los Castaños en Ruijas
Colmenar Los Castaños en Ruijas, Cantabria

 

Muchas personas aprenden a través de las generaciones de bisabuelos, abuelos y padres. En mi caso heredé esta apasionante afición de mi tío Acindino, cura del pueblo de Ruijas en Valderredible, Cantabria, España.

Empezó como una curiosidad, una tradición familiar y una forma de vida que atraía a los niños. Ni siquiera se trataba de ganar dinero, en realidad era solo una tarea más de su misión pastoral, pero a lo largo de los años progresó lentamente hacia una empresa que vendía su miel como un producto como los huevos, la carne u otros productos lácteos.

     Sigue siendo un mercado rentable.

Mirar la miel y contemplar esos tonos de ámbar acaramelados, indican que es una de las ambrosías más dulces y sabrosas del mundo.

 

[themoneytizer id="-- Choisissez un emplacement --"]

 

Transfiriendo sus abejas a su nuevo hogar 1

Transfiriendo sus abejas a su nuevo hogar

Ya puedes ir transfiriendo las abejas a su nuevo hogar, la tarea de apicultura está hecha. Has elegido un sitio para tu colmena en el que no será derribado por un viento fuerte, ni será molestado por mascotas o humanos. Has comprado todo el equipo correcto y, aunque estás nervioso por el estreno,  te sientes bien usándolo. Te pruebas tu equipo de apicultura y te resulta cómodo, además, modestia aparte, te sienta bien y confías en que estás razonablemente protegido contra las picaduras de abejas. Durante los fríos meses de invierno, usted realizó un pedido para sus abejas y se le notificó que las abejas fueron enviadas con éxito. Ahora ha recibido la llamada de la oficina de correos, donde un empleado de correos, bastante temeroso, le ha pedido amablemente que venga y retire su paquete de insectos picadores enojados de su entorno laboral.

    Daños y Bajas del combate

Recoges tus abejas y notado que, aparte de unas cuantas muertas en el fondo del recipiente (deberías estar preparado para que algunas no sobrevivan a la estresante rutina de viaje que se les ha pedido que soporten) las abejas se ven saludables. Ahora todo lo que tiene que hacer es transferir las nuevas abejas del contenedor transporta enjambres en el que fueron enviadas a la colmena que ha configurado para ellas.

    Sus "armas"

Tenga a mano su ahumador cuando esté listo para transferir sus nuevas abejas del envase o contenedor de envío a la colmena. También asegúrese de tener su equipo de apicultura.

Debes notar un pequeño contenedor dentro del porta enjambres de envío. Este pequeño contenedor es donde se guarda tu nueva reina. La parte superior de su contenedor de envío personal está cubierta con un corcho. Retire el corcho y verá una segunda tapa que está hecha de azúcar.

    En su trono

Cuelga el contenedor de la reina en tu colmena. Debes colocarlo entre los dos marcos que están en el centro de tu colmena recién construida. Perfore la parte superior de la tapa de caramelo con un clavo. A las abejas obreras les será más fácil liberar a la reina si ya hay un pequeño agujero en la barrera de azúcar. Cuando use la uña, tenga mucho cuidado de no apuñalar inadvertidamente a la reina. No podrás volver a comprar una reina de reemplazo después de los meses de invierno. Una vez que las obreras hayan atravesado la barrera de azúcar, la reina podrá escapar a la colmena.

Una vez que tenga a la reina en la colmena, use su ahumador y coloque una bocanada de humo en el paquete de envío. Agite suavemente el contenedor de envío de la abeja, permitiendo que las abejas salgan del contenedor y caigan en la colmena. Cuando ya no pueda sacar a las abejas del recipiente, las debe colocar cerca de la colmena, las abejas que aún se encuentren en ella encontrarán la forma de salir del recipiente y entrar en la colmena. Asegúrese de insertar un comedero con una receta simple de azúcar en la colmena.

    Tranquilas trabajan mejor

Deja a tus nuevas abejas solas por una semana. Durante esta semana, las abejas se aclimatarán a su nuevo hogar. La reina empezará a poner huevos y las abejas comenzarán a hacer miel.

A las abejas les gusta que las transfieran de su contenedor de envío a la colmena, ya sea temprano por la mañana o al atardecer.

La abeja reina

    La supervivencia de una colonia de abejas que viven en una colmena de abejas depende de la abeja reina. Sin una abeja reina, la colmena eventualmente morirá. La reina de las colmenas es la única abeja hembra en la colmena que ha desarrollado completamente los órganos reproductivos. La reina no tiene el control de la colmena. El propósito de su alma es poner huevos que se convertirán en abejas que llenarán otros roles en la colmena.

Larva

La abeja reina se determina cuando la abeja todavía está en su etapa larvaria. La larva que se ha dejado de lado como reinas potenciales se alimenta con jalea real adicional. La jalea real es una secreción que las abejas obreras almacenan en sus cabezas. Las larvas que la colmena cree que harán que las reinas potenciales también se mantengan en las células reina. Las células de la reina difieren de las que se usan en el resto de la colmena porque son más grandes y están diseñadas verticalmente en lugar de verticalmente, la reina cuelga, hacia abajo, durante su desarrollo.

Las posibles larvas de la reina deben determinarse dentro de los cuatro días posteriores a la colocación de las larvas.

Cuando es hora de que la reina salga de su celda, ella mastica a través de la tapa. Mientras mastica, emite un sonido que se cree que advierte a otras reinas de su llegada. Los aficionados a la música reconocerán el sonido como un G sharp. No es inusual encontrar que, después de que la primera abeja reina haya incubado, el resto de las células de la reina tienen una hendidura en la que la joven reina ha masticado, matando efectivamente a las larvas en desarrollo dentro de las células. Los apicultores llaman a las larvas destruidas, reinas vírgenes. Las abejas obreras tratarán de mantener vivas a varias reinas jóvenes a la vez para tener disponible una Reina de respaldo si la primera reina no puede encontrar pareja o no sobrevive a su vuelo nupcial.

Cuando la nueva reina tiene la edad suficiente para volar, abandona la colmena. Mientras ella está lejos de la colmena, debe encontrar varias abejas zanjas de una colmena diferente para aparearse. Es importante que la reina se mate con al menos doce drones durante este vuelo nupcial. El esperma que recolecta durante este vuelo será el que usará por el resto de su vida. Si la reina no puede hacer el vuelo nupcial, la supervivencia del resto de la colmena está en peligro. La mayoría de las colmenas intentan mantener vivas a varias reinas vírgenes para ayudar a evitar que eso suceda.

La mayoría de las colmenas permiten que la antigua reina continúe poniendo huevos, sin embargo, cuando es hora de que el resto de la colmena enjambre, ella abandona la colmena.

Una vez que se han apareado con una reina, las abejas muertas mueren.

Normalmente es fácil ver qué abeja es la abeja reina cuando está rodeada por otras abejas. Ella tiene un abdomen que es considerablemente más largo que sus compañeros de colmena. Para que la búsqueda de la reina sea más rápida, muchos apicultores marcan a su reina con un poco de pintura.

El promedio de vida de la abeja reina es de dos a tres años.